El camino al éxito de Camilo Sesto

El camino al éxito de Camilo Sesto

Los Beatles lanzan a Camilo Blanes Cortés a la aventura. En 1960 forma con amigos el grupo Los Dayson. Cantan en bodas y bautizos y acuden al concurso de TVE ‘Salto a la fama’.

Su repertorio se limita a ‘Flamenco’ de Los Brincos, la canción de moda de 1964.

La experiencia los lleva a mudarse a Madrid en busca del éxito. Actúan en clubs por apenas 500 pesetas de la época. 3 euros que obligan a Camilo a pintar y vender todos sus cuadros para poder sobrevivir.

Dos años después, en 1966, el grupo se separa y Camilo se integra en Los Botines con los que logra cierta popularidad. Graba un disco y participa en la película ‘Hamelin’.

En 1967 vuelve al cine. En ‘Los chicos del Preu’ interpreta a un mal estudiante cuya pasión por la música lo enfrenta a su padre, José Luis López Vázquez.

El padre de Camilo, electricista de profesión, siempre ha recelado de la vocación artística de su hijo. Al final acaba apoyándolo sin fisuras.

Estaba a punto de iniciar su carrera en solitario. Un camino que terminará coronando con su primer gran éxito en 1971 extraído de su primer álbum, ‘Algo de mí’.