Los taxistas de Madrid instalan mamparas desmontables y flexibles para evitar contagios

Los taxistas de Madrid instalan mamparas desmontables y flexibles para evitar contagios

Los taxistas madrileños podrán usar pantallas plásticas, flexibles y desmontables para protegerse de contagios de coronavirus, al contar desde este miércoles día 6 de mayo con una autorización del Ayuntamiento de Madrid.

Podrán colocar pantallas de plástico flexibles para separar la zona del habitáculo de los pasajeros de la de la del conductor y así estar menos expuestos a posibles contagios. Esta demanda fue defendida por la Asociación Gremial del Taxi de Madrid y estará en vigor mientras dure la crisis del coronavirus.

"Nos sentimos más seguros"

Juan Carlos, taxista de Madrid, ha sido de los primeros en instalar esta protección y manifiesta a Telemadrid que con ella se siente "más seguro”.

La forma de instalar estas mamparas es sencilla, explica Juan Carlos: “Tu vas a la cooperativa y te la instalan, tienes salida para el cambio y para la tarjeta. Es fácil de instalar y sencillo para oír al cliente”.

A su juicio esta medida es importante “porque conductor y cliente estamos más protegidos”. En el taxi es obligatorio usar mascarillas y los usuarios son dos personas a la vez como máximo y en el asiento posterior “delante no podemos llevar a nadie”, dice.

Mamparas desmontables

La instalación de las mamparas no es fija, y pueden ser "instaladas y desinstaladas sin necesidad de herramientas". Deben estar fabricadas con un material "flexible" para que "no afecte al normal funcionamiento ni de los airbags de seguridad ni de los sistemas de retención del vehículo". Además, debe ser transparente y asegurar la comunicación verbal y el pago del servicio desde el interior del vehículo.

En la autorización, publicada este miércoles en el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid, se indica que su colocación es voluntaria y que depende de los titulares de las licencias su instalación y retirada.

Supone una excepción durante la crisis sanitaria a la prohibición de añadir elementos en el interior o el exterior de los taxis y es una alternativa a las mamparas de separación fijas, que deben seguir la legislación vigente.