El padre Ángel niega el aumento de delincuencia en Chueca por la Iglesia de San Antón

El padre Ángel niega el aumento de delincuencia en Chueca por la Iglesia de San Antón

Robos, amenazas y menudeo de drogas. Es lo que denuncian vecinos de Chueca, señalando como epicentro del conflicto la Iglesia de San Antón, la del padre Ángel, fundador de la ONG Mensajeros de la Paz.

Denuncian que la labor social que desarrolla allí la fundación se ha desvirtuado y algunas personas que acuden al templo provocan peleas y conflictos en las calles.

Argumentan que muchas de las personas acogidas están vinculadas al mundo de la droga. Hablan de una situación de inseguridad calificada de insostenible para el barrio. Sin embargo, desde Mensajeros de la Paz no reconocen estos hechos.

El padre Ángel niega cualquier vinculación con estos actos. "Al contrario, esta iglesia alivia esa sensación de inseguridad. Antes de existir esta iglesia existían estas calles y estas personas, muchas de ellas enfermas, hay que intentar curarlas", indica a Telemadrid.

"Esta iglesia lo que hace es darle un café, un cariño, pueden venir a rezar. En todas las calles puede haber de eso, no hemos hecho una iglesia para vender o hacer como algunos de ellos. Estamos muy tranquilos, los que están aquí no son delincuentes", señala el clérigo, quien asegura estar en permanente contacto con la policía aunque reconoce que "aquí vienen más ambulancias".