Dudas e incertidumbres de los pequeños gimnasios ante las exigencias para abrir el 8 de julio

Dudas e incertidumbres de los pequeños gimnasios ante las exigencias para abrir el 8 de julio

Los empresarios del sector de gimnasios y centros deportivos aseguran que el Gobierno no es que tenga un plan sobre los gimnasios es que no contempla ningún plan para ellos.

Así de tajantes son estos emprendedores que tuvieron que suspender su trabajo y ahora ven con preocupación la viabilidad de sus empresas cuando todo vaya volviendo a la normalidad.

La Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID) ya propuso un protocolo sanitario para sus asociados, pero dentro de las fases de desescalada propuestas por el Ministerio de Sanidad los gimnasios dudan entre si podrían abrir en la segunda fase o en la tercera.

Sea en una o en la otra, preocupa al sector abrir con un tercio de capacidad y sin vestuarios. "Las limitaciones de aforo hacen inviable la apertura y no tienen mucho sentido en instalaciones deportivas donde ya suele haber protocolos y medidas de limpieza", aseguran desde el sector.

Los usuarios quieren volver al gimnasio ya

Los gimnasios confían en el retorno de sus usuarios tras el confinamiento. Cerrados durante casi dos meses y con dudas sobre en qué fase y de qué manera podrán recuperar su actividad, los gestores de gimnasios y centros deportivos confían en que sus usuarios vuelvan tras la fase aguda de la pandemia. Los datos, aparentemente, les dan la razón.

Una encuesta a más de 8.200 usuarios de gimnasios españoles dada a conocer esta semana revela que casi nueve de cada diez (87,9%) pretende seguir apuntado en su centro deportivo cuando vuelva a abrir sus puertas, e incluso un 54,3% seguiría inscrito si subieran los precios hasta un 10%.

Las razones de esa fidelidad son variadas: mejorar su salud (15%), el aspecto físico (11,3%), controlar el peso (10,8%), relajarse (10,6%), mejorar el rendimiento (10,4%) o la aptitud física (10,3%), divertirse (8,8%) o mejorar la autoestima (5,8%) son algunos de los motivos de los encuestados.

Los gimnasios piden que se les considere una actividad esencial

Actividades “cuerpo a cuerpo”, impensables

Es por eso que hoy, Bene y su socio, Emad, nos enseñan el gimnasio donde hasta hace dos meses entrenaban con pasión el boxeo, la lucha tailandesa y las artes marciales. Actividades ahora del todo impensables de manera presencial, por el “cuerpo a cuerpo”.

Llevan 3 meses abiertos en Carabanchel. La gran duda de los propietarios de ‘Black Panther’ es un futuro incierto a partir del 8 de julio, fecha prevista por ellos para empezar a abrir al público. Les limitan a un tercio del aforo y sin vestuarios “pero los pagos del alquiler se mantienen igual que antes”.

Así serán los gimnasios después del confinamiento

“Conocemos a cada uno de nuestros socios”

“Esto no es un macrocentro de 2.000 socios, conocemos a cada uno de nuestros socios” aseguran.

Con estas dudas e incertidumbre y las cuentas no les salen. No saben que van a hacer a partir del 8 de julio y si se van a poder permitir abrir el gimnasio.

Más medidas higiénicas y reducción de espacio para máquinas en los gimnasios |Archivo

Más medidas higiénicas y reducción de espacio para máquinas

Además tendrían que aumentar el personal de limpieza “y material higiénico para poder obtener el mayor nivel de seguridad y habría que quitar y desplaza máquinas o precintarlas lo cual es una situación muy complicada por las quejas de la gente” lamentan.

Han planteado entrenamientos a distancia “pero es muy complicado porque el cliente es el que paga y este gimnasio se basa en el cuerpo a cuerpo” afirman.

“Es una inversión mayor de lo que nos resulta rentable”

“Es una inversión mayor de lo que nos resulta rentable” lamentan. Se quejan de que solo les han pasado recomendaciones y no medidas firmes, “lo cual implica una inversión mayor de lo que nos resulta económicamente rentable” recalcan.

Las actividades on line no han calado

El estudio, elaborado por la consultora Más y la Universidad de Alcalá de Henares con cuestionaros a clientes de todos los grupos de edad y de un centenar de gimnasios con distintos modelos de negocio (concesiones públicas, centros de bajo coste y centros privados), refleja sin embargo que las actividades virtuales propuestas por los gimnasios no han calado entre sus abonados.

Solo el 20,4% de los encuestados respondió que durante el confinamiento siguió las actividades ofrecidas por su centro deportivo, mientras que la mayor proporción (37,4%) buscó actividades en internet de otros orígenes y un 23,9% elaboró sus propias rutinas de ejercicio.