Desaparecen todos los autobuses de Bailén y los vecinos denuncian que se han quedado “aislados”

Desaparecen todos los autobuses de Bailén y los vecinos denuncian que se han quedado “aislados”

Han desaparecido todos los autobuses: El Circular, el 148 y últimamente, y después de la peatonalización de Sol, la Línea 3, por lo que numerosos vecinos se han quedado sin autobús y esto supone un gran problema para todos y especialmente para los mayores del barrio de Palacios y de La Latina. “Nos han dejado completamente aislados", se quejan.

Los vecinos de la calle Bailén, por ejemplo, que se han quedado sin autobús alguno para comunicarse en la ciudad. “Estamos totalmente aislados, hay gente muy mayor, además tenemos un centro de mayores donde la gente ni siquiera puede ir, y antes era su referente. Hay colegios en esta zona y no tenemos tampoco ningún medio de locomoción”, dice un vecino a Telemadrid.

Autobuses necesarios

Uno de los vecinos propone que “de momento y de forma provisional se podría poner la línea 02 que va a la Puerta de Toledo, que fuera por la Gran Vía de San Francisco, que fuera por Bailén y hasta La Almudena”.

Pero creen que esto sería provisional hasta que la EMT y el concejal estudiaran otra alternativa “para que la gente pueda desplazarse”. Los autobuses son importantes y los necesitan para ir al centro de salud, de compras, o donde deseen. Pero ahora se los han quitado todos.

Piden el mismo bus con el recorrido que tenía

Marisa Díaz, de 73 años, y que está muy preocupada por esta cuestión, dice a Telemadrid que “lo que creo es que deben poner el autobús con el mismo recorrido que tenía, porque no sólo somos los mayores, es que hay gente que va a la Facultad, a los colegios, a trabajar y estamos aislados, gente que no puede coger el Metro”, porque además lo tienen casi a dos kilómetros y no tiene acceso para personas con movilidad reducida, por ejemplo.

No pueden ir ni al médico

Marisa Díaz tiene vive en un quinto piso con su esposo, cerca del Jardín de las Vistillas. Semanalmente debe acudir al centro de salud de Cortes y a su centro de rehabilitación -ubicados a casi dos kilómetros de distancia de su hogar- donde recibe terapias.

Hasta hace tres semanas, Marisa debía caminar pocos metros hasta la parada del autobús donde tomaba la línea 3 que la dejaba en los centros sanitarios. Pero ahora no tiene más opción que tomar un taxi que le puede costar entre 25 y 30 euros diarios entre ir y volver.

La peatonalización de la Puerta del Sol afectó también a diez líneas de autobús, entre ellas la 3, que dejó sin este tipo de servicio a toda la zona cercana a la Plaza de Gabriel Miró.

Los vecinos están pendientes de una reunión que mantienen sus representantes con los de la EMT y del Ayuntamiento, para pedir alternativas.