Rocio Mora, directora de APRAMP: “Los puteros han hecho de todo por tener “servicios” en el confinamiento

En el programa “Buenos Días Madrid”, analizamos el impacto que ha tenido esta pandemia en la prostitución de la mano de RocÍo Mora, directora de APRAMP, la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida.

En una entrevista con Ely Del Valle, Mora explica que esta crisis ha provocado una situación de absoluta vulnerabilidad para las mujeres que ejercen la prostitución. Carentes de productos de primera necesidad, han visto aumentadas sus deudas, han sido abandonadas en cualquier lugar, han soportado una mayor violencia física y psicológica, todo, en muchas ocasiones bajo el control férreo de mafias que las sometían a un aislamiento total.

Según datos de APRAMP, “tendríamos que haber atendido desde que se decreta el estado de alarma hasta ahora a un total de 4.658 mujeres y hemos perdido a 3.405, es decir, más del 73%. Eso significa que “3 e cada 4 mujeres han desaparecido de los espacios habituales y han sido invisibilidades e imposibles de localizar”. Ahora, sostiene, “estamos recuperando a ese 73% que habíamos perdido” que están volviendo lugares donde se suele ejercer la prostitución como la zona de Colonia Marconi.

Y es que, asegura Rocío, pese al confinamiento la actividad no ha cesado. Las mafias, los proxenetas y sobre todo los puteros “han buscado todo tipo de métodos durante el confinamiento para tener el servicio a costa de lo que sea”.

A todo esto hay que sumarle el miedo al contagio de una enfermedad que algunas han pasado sin tratamiento y sin acudir a ningún centro sanitario por miedo a verbalizar su situación.

Y el Covid-19, más allá de sus riesgos sanitarios, ha dado el traste con la inserción laboral que ya había puesto en marcha APRAMP con muchas de estas mujeres que habían dejado de ejercer y que, ahora, han perdido sus nuevos puestos de trabajo.

La situación económica para la mayoría es crítica. Muchas nos llaman para interesarse por las ayudas que se están publicitando y que deben ponerse en marcha de manera urgente. “Estamos a la espera de un desarrollo reglamentario de ese ingreso mínimo vital porque es verdad que la trata y la explotación sexual es una excepción, pero las mujeres llevan mucho tiempo en esta situación”.

También se ha referido a su intervención del lunes pasado en el Congreso de los Diputados donde puso de manifiesto que "el porno es la puerta de entrada a la explotación sexual".

Una cuestión que la directora de APRAMP abordó en el grupo de trabajo de Políticas Sociales y Sistema de Cuidados de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica de la cámara baja donde puso de manifiesto la importancia de señalar a los puteros y penalizar toda clase de proxenetismo para acabar con la trata y la explotación sexual de mujeres sometidas por mafias.

“Los puteros son cómplices y también culpables de la explotación sexual de mujeres”

Para Mora, “estamos en un momento en el que no podemos dar un paso atrás” y en el que el legislador es pieza clave para acabar con esta situación o al menos para dotar de herramientas para hacerlo”.