Repasamos las últimas ayudas sociales del Ayuntamiento de Madrid con el delegado del área, José Aniorte

En el programa Buenos Días Madrid, de Onda Madrid, que presenta Ely Del Valle, el delegado del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social ha detallado las medidas de diferentes programas que su departamento ha puesto en marcha destinadas especialmente a los ciudadanos más vulnerables.

Uno de ellos es el programa “No Second Night”, creado como una herramienta de apoyo a mujeres sin hogar, -en algunos casos víctimas de violencia-, que, debido la actual pandemia se han visto sin trabajo y durmiendo en la calle. Con este proyecto, -inspirado en otros puestos en marcha en Londres o en los Países Bajos-, además de brindar a estas mujeres alojamiento en pequeños pisos o pensiones, también reciben ayuda laboral y psicológica. Se trata de un apoyo integral fundamental para un colectivo, “el más invisibilizado del sinhogarismo” que cuenta, de momento, con 30 plazas. La clave, afirma Aniorte es la atención temprana. Se trata, sostiene el delegado, “de atender a estas mujeres lo antes posible, porque cuanto antes se aborda el problema es más fácil que salgan de esa exclusión”.

Aniorte también se ha referido a la “tarjeta familia”, una ayuda que va de 125 euros a 600 euros y que puede solicitarse desde principios de mes en los servicios sociales.

“Son tarjetas monedero que suponen un paso innovador para dignificar a las personas ya que, con ellas, las familias pueden ir a comprar a cualquier comercio”. Para cualquier petición de ayuda es preciso estar empradronado, recordaba el delegado, de ahí que, desde el consistorio, se estén homogeneizando los criterios del padrón en los 21 distritos.

También ha dado más detalles del “Plan B.Concilia” creado para ayudar a las familias usuarias de las escuelas infantiles municipales en el caso de que sus hijos deban volver a casa por el cierre del centro o por un caso positivo en su grupo burbuja. Este servicio de acompañamiento domiciliario dará prioridad a las familias que no puedan teletrabajar para que los menores estén atendidos en ausencia de sus padres.