La Consejera de Transportes califica de "medida unilateral e insolidaria" los semáforos de la A-5

La Consejera de Transportes madrileña, Rosalía Gonzalo, se ha mostrado contraria a la medida del Ayuntamiento de la capital de instalar semáforos en la A5 en una entrevista con Juan Pablo Colmenarejo en el programa Buenos Días Madrid de Onda Madrid.

Una medida unilateral que ha llevado a la Consejera a enviar una carta a la delegada municipal Inés Sabanés, solicitando su paralización. "Es -dice Gonzalo- una decisión insolidaria para quienes no viven en Madrid capital".

Madrileños atrapados

“Han apostado, señala, por el inmovilismo y no han contado con los ciudadanos sino a pesar de los ciudadanos”. La transformación de la autovía en una vía urbana, como lo ha denominado el Ayuntamiento de Manuela Carmena, necesita de un plan integral de movilidad que no ha contado con el visto bueno de la Comunidad de Madrid, desvela Gonzalo.

“Las experiencias piloto, añade Rosalía Gonzalo, no se pueden poner en marcha atrapando a miles de madrileños”.

Carta para que se paralice la medida

Gonzalo,mandó una carta ayer lunes a la delegada municipal, Inés Sábanés, en la que le pide la "paralización" de la puesta en marcha de los semáforos de la A-5 y que le remita "toda la información y documentación" relativa a la medida.

La titular de Transportes asegura en su misiva que en el Gobierno regional han tenido conocimiento por los medios de comunicación del funcionamiento de estos semáforos y aseguran que ni ellos ni el Consorcio Regional de Transportes han recibido "documentación alguna relativa a esta actuación".

Gonzalo ha hecho hincapié en que en el tramo de la A-5, entre la M-40 y el Intercambiador de Príncipe Pío, circulan 22 líneas diurnas y 5 líneas nocturnas de autobuses interurbanos, con un total de 2.845 expedientes en un día laborable, la mitad aproximadamente de las cuales son de entrada a Madrid.

Consecuencias imprevisibles

Así, ha recordado que la demanda media diaria en día laborable de estas líneas supera los cien mil viajeros. Un tráfico de vehículos y de usuarios de transporte público que, según la consejera, "se verán afectados por la puesta en marcha de la medida".

Por ello, hacen esta solicitud de paralización y de documentación con el fin de evaluar los posibles efectos de la medida sobre el transporte público, "con carácter previo a la adaptación de cualquier decisión". No ha sido así, ya que este martes los semáforos están activos desde las 11 horas.

Gonzalo, que califica la iniciativa de "mal tomada" cree que va a tener "consecuencias imprevisibles" porque "no se han realizado los informes previos oportunos". "Tiene el rechazo de los ciudadanos. No cabe una decisión que afecta a tantísimas personas y que va a suponer que no habrá normalidad", ha censurado la consejera.