El meteorito de Cheliabinsk (Rusia) chocó con un objeto celeste o pasó muy cerca del Sol | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

El meteorito de Cheliabinsk (Rusia) chocó con un objeto celeste o pasó muy cerca del Sol

(Archivo)

sociedad

| 28.08.2013 - 09:37 h
REDACCIÓN

El meteorito que cayó este año sobre Cheliabinsk (Rusia) chocó con otro cuerpo del sistema solar o llegó demasiado cerca del Sol antes de que cayera en la Tierra, según un estudio de un equipo del Instituto de Geología y Mineralogía (IGM) en Novosibirsk (Siberia, Rusia), presentado en la conferencia de Goldschmidt que se celebra en Florencia (Italia). Los investigadores analizaron fragmentos del meteorito, cuyo cuerpo principal cayó al fondo del lago Chebarkul, cerca de Cheliabinsk, el pasado 15 de febrero.

A pesar de que todos los fragmentos están compuestos de los mismos minerales, la estructura y la textura de algunos muestran que el meteorito había sido sometido a un intensivo proceso de fusión antes de que estuviera bajo temperaturas extremadamente altas al entrar en la atmósfera de la Tierra.

"El meteorito que cayó cerca de Cheliabinsk es de un tipo conocido como condrita LL5 y es bastante común que esta clase sea sometida a un proceso de fusión antes de caer a la Tierra --dice el doctor Victor Sharygin, del IGM--. Esto seguramente significa que hubo una colisión entre el meteorito Cheliabinsk y otro cuerpo en el sistema solar".

En base a su color y estructura, los investigadores del IGM han dividido los fragmentos de meteoritos en tres tipos: ligeros, oscuros e intermedios. Los más ligeros son los más comúnmente encontrados, pero los fragmentos oscuros se encuentran en un número creciente a lo largo de la trayectoria del meteorito, con la mayor cantidad hallada cerca del lugar donde impactó con la Tierra.

Los fragmentos oscuros incluyen una gran proporción de material de grano fino y su estructura, textura y composición mineral muestra que se formaron por un proceso de fusión muy intenso, probablemente por una colisión con otro cuerpo o por proximidad al sol. Este material es distinto del de la corteza de fusión, la capa delgada de material en la superficie del meteorito que se funde y, a continuación, se solidifica a medida que viaja a través de la atmósfera de la Tierra.

"De los muchos fragmentos que hemos estado analizando, sólo tres muestras oscuras muestran fuertes evidencias de metamorfismo anterior y fusión", destaca Sharygin. El material de grano fino de los fragmentos oscuros también difiere de las otras muestras, ya que contiene "burbujas" esféricas que o bien están incrustadas de cristales perfectos de óxidos, silicatos y de metal o están llenas de metal y sulfuro.

Sorprendentemente, el equipo de IGM también halló pequeñas cantidades de elementos del grupo del platino en la corteza de fusión del meteorito. El equipo sólo fue capaz de identificar estos elementos como una aleación de osmio, iridio y platino, pero su presencia es inusual, ya que la corteza de fusión se forma durante un periodo demasiado corto de tiempo en el que estos elementos se acumulan fácilmente.

"Creemos que la aparición (formación) de este grupo del platino mineral en la corteza de fusión puede estar relacionada con cambios en la composición de metal líquido sulfuro durante los procesos de refusión y oxidación mientras el meteorito entró en contacto con el oxígeno del aire", explica el doctor Sharygin.