Prisión incondicional para Ana Julia Quezada por asesinato, detención ilegal y contra la integridad

El juez ordena su ingreso en prisión, tras pedir la Fiscalía prisión incondicional como presunta autora de la detención ilegal y el asesinato del niño Gabriel Cruz

El abogado de Ana Julia Quezada no descarta que se pida prisión permanente revisable contra ella

Ana Julia Quezada ha ingresado en el centro penitenciario de El Acebuche, aunque permanece aislada

sociedad

| 15.03.2018 - Actualizado: 21:10 h

Redacción Agencias

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, Rafael Soriano, ha decretado este jueves prisión provisional comunicada y sin fianza para Ana Julia Quezada, la mujer de origen dominicano y de 43 años presunta autora de la muerte de Gabriel Cruz, el niño de ocho años al que se le perdió la pista el pasado 27 de febrero en Las Hortichuelas de Níjar. La detenida ha sido trasladada ya a la cárcel donde hoy pasará su primera noche tras pasar por un reconocimiento médico.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía han concretado que a la detenida, que declaró por primera vez este miércoles durante cerca de hora y media antes de que el magistrado prorrogara su detención por otras 24 horas para la práctica de una diligencia de prueba de carácter secreto, se le imputa la presunta comisión de delitos de asesinato, de detención ilegal y contra la integridad moral, los dos primeros conforme ha solicitado la Fiscalía de Almería.

La detenida se ratificó durante su primera comparecencia ante el juez en la declaración ofrecida ante la Guardia Civil, en la que señaló que hubo una discusión y un forcejeo por un hacha previamente a que asfixiara al menor para acabar con su vida y ocultar su cadáver en la finca de Rodalquilar a la que trasladó al pequeño. Esta versión ue ha sido parcialmente desmontada por los investigadores en su relato oficial de los hechos, en el que han calificado de "manipuladora" a la detenida.

A su llegada a la Ciudad de la Justicia para asistir en su defensa a Ana Julia Quezada, el abogado Esteban Hernández Thiel ha trasladado su confianza en que en el centro penitenciario provincial de El Acebuche, al que ha sido trasladada, "velarán perfectamente" por su "seguridad, como hacen con cualquier interno" y ha destacado la "profesionalidad" de los funcionarios.

Tras su llegada a esta cárcel de la capital almeriense, Ana Julia Quezada permanece en el denominado módulo de ingresos hasta mañana, cuando pasará previsiblemente al módulo de mujeres. En estas primeras horas se le ha prácticado un reconocimiento médico y ha sido entrevistada por un equipo técnico formado por diferentes profesionales, como son educador, trabajadora social o psicólogo.

Hernández Thiel, quien ha acudido pasadas las 12,00 horas acompañada de su socia en el bufete, la letrada Beatriz Gámez, ha señalado, asimismo, que "un poquito más de mesura mediática sería deseable", sobre todo, según ha remarcado, porque hay una familia "que se está viendo afectada". Posteriormente, ha asistido a la segunda declaración judicial de su defendida, que ha arrancado a las 13,05 horas y se ha extendido durante 45 minutos.

El juez prorrogó ayer durante 24 horas la detención de la mujer para realizar nuevas pruebas judiciales, por lo que la arrestada volverá a responder a las preguntas de Soriano al mediodía, en un nuevo interrogatorio en el que también participarán el Ministerio Fiscal y sus abogados.

Ana Julia ha llegado a los juzgados en un furgón del Instituto Armado desde la Comandancia de Almería, en cuyos calabozos ha permanecido desde que fue detenida el pasado domingo en Vícar tras ser sorprendida con el cadáver de Gabriel en el maletero de su coche.

"RIESGO DE FUGA" Y VEJACION A LA FAMILIA DE GABRIEL

El juzgado ha señalado que la causa en la que se investiga la muerte del menor "continúa bajo secreto de sumario", de forma que la medida cautelar de ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, interesada por la Fiscalía en la vistilla del artículo 505 al apreciar asesinato con alevosía y detención ilegal, obedece a la "gravedad del delito, la posibilidad de eliminación de pruebas y el riesgo de fuga" de la sospechosa.

El magistrado ha incluido entre los delitos cuya presunta comisión se le atribuyen inicialmente a Ana Julia el de contra la integridad moral, en relación también a su comportamiento con respecto a los padres de Gabriel, Angel y Patricia, durante los 12 días en los que el niño estuvo en paradero desconocido. Este delito castiga en su apartado segundo la violencia física o psíquica sobre quien sea o haya sido su cónyuge o sobre persona que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, o sobre los descendientes, ascendientes o hermanos por naturaleza, adopción o afinidad, propios o del cónyuge o conviviente.

A su salida de la Ciudad de la Justicia, el letrado defensor ha señalado que Ana Julia Quezada ha continuado su declaración en base a las preguntas planteadas por el instructor y la Fiscalía, de modo que la prórroga de su detención tenía como fin proseguir con el interrogatorio bajo aspectos "que ya había en el procedimiento", con lo que "ha mantenido" la versión dada ante la Guardia Civil. Interpelado sobre si la citada prórroga podría tener relación con unas intervenciones telefónicas incorporadas a las actuaciones, ha declinado entrar en el detalle apelando al secreto de sumario aunque ha matizado que no "va mal encaminado" y ha precisado que el interrogatorio al que se ha sometido este jueves a su patrocinada estaba destinado "en esencia a aclarar algunas cosas de su declaración".

RELEVANCIA DEL HACHA

En su versión original ante los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, Ana Julia Quezada apuntó que ella y el niño discutieron y que de ahí pasaron a un forcejeo en el que el niño cogió un hacha con el que se habría terminado dando un golpe en la cabeza, antes de asfixiarle. No obstante, fuentes de la investigación ha señalado a Europa Press que, según sus averiguaciones, el papel del hacha en el escenario del crimen no tendría la relevancia que le atribuye la acusada, al tiempo que el relato oficial de los hechos, ofrecido este jueves en rueda de prensa por los mandos de la Guardia Civil, ha obviado este extremo.

El abogado, quien ha afirmado que la sospechosa está "muy afectada" por la "dura" situación, no ha entrado a valorar la versión ofrecida este jueves por la Guardia Civil y ha indicado que, de dilatarse "mucho" el secreto sumarial, se interpondrían los "recursos correspondientes" por parte de la defensa, al tiempo que ha manifestado su "respeto" a la labor que está realizado el magistrado instructor, Rafael Soriano.

"NO ESTAMOS NI EN LA PREHISTORIA NI EN LA EDAD MEDIA"

Hernández Thiel ha pedido la "cooperación y colaboración" de los medios de comunicación a la hora de formar a la opinión pública ante "algunas reacciones" ciudadanas que se han visto estos dos últimos días ante la Ciudad de la Justicia, donde se han congregado centenares de personas reclamando "justicia" al grito de "asesina". "Estamos en 2018 y no en la Prehistoria ni en la Edad Media, y las sociedades modernas se han dotado de un procedimiento penal para un juicio justo en el que se determine la culpabilidad o no y el grado de culpabilidad de la persona que está acusada", ha añadido el letrado, quien ha recordado la "obligación legal" que le ocupa asistir a Ana Julia Quezada en el procedimiento que se sigue en su contra y que no debe imperar "el tomarse la justicia por su mano".