Ana Julia confiesa que golpeó con un hacha a Gabriel y luego lo asfixió

Ana Julia Quezada, la detenida por la muerte de Gabriel Cruz, se ha derrumbado en el interrogatorio que se ha llevado a cabo este martes ante especialistas de la Guardia Civil y ha confesado que mató al niño de ocho años al que se buscaba en Almería desde su desaparición el 27 de febrero, han confirmado a Europa Press fuentes de la investigación.

Ana Julia Quezada, detenida como presunta autora de la muerte de Gabriel Cruz, ha confesado hoy ante la Guardia Civil que, durante una discusión, golpeó al niño con la parte roma de un hacha y que luego lo asfixió.

La confesión se ha producido en la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, donde Quezada ha prestado declaración durante casi dos horas ante los agentes de la investigación, a quienes también les dijo que había cometido el crimen ella sola.

Ha sido entonces cuando ha reconocido que durante una discusión con el pequeño el mismo día de su desaparición, Gabriel la agredió y ella respondió con un fuerte golpe con la parte roma de un hacha. La autopsia muestra signos de que el pequeño murió por estrangulamiento.

Quezada pudo actuar movida por los celos al rechazar el padre del pequeño irse con ella a su país, República Dominicana, donde quería instalarse, según la hipótesis con las que se trabaja en la investigación.

CONDUCIDA DE NUEVO A NIJAR

Tras su confesión, la presunta autora de la muerte del hijo de su pareja, ha vuelto a ser trasladada a la localidad de Rodalquilar, en Níjar (Almería), para una reconstrucción de los hechos dirigida por los agentes que coordinan la investigación de la Guardia Civil y esta previsto que la arrestada pase mañana a disposición judicial.

Los agentes y la investigada, asistida por su letrada, han realizado los trabajos sobre el terreno durante unos 40 minutos, tras lo que han abandonado el lugar, una finca de la familia del padre de Gabriel en la que se encuentra el pozo en el que presuntamente permaneció el cuerpo del niño tras su desaparición.

EL JUEZ PROHIBE LA INCINERACIÓN DEL CADAVER DE GABRIEL

Por su parte, el titular del Juzgado de Instrucción 5 de Almería, Rafael Soriano, ha prohibido la incineración del cadáver del menor por si fuera necesario practicarle más pruebas.

Los avances en la investigación se ha producido horas después de que comenzará el funeral de Gabriel, el niño de 8 años que desapareció en Las Hortichuelas de Níjar (Almería) el 27 de febrero y cuyo cadáver apareció este domingo en el coche de Ana Julia, pareja de su padre.

LA POLICÍA REMITE AL JUZGADO LAS ACTUACIONES POR LA MUERTE DE LA HIJA DE ANA JULIA EN 1996

El Juzgado de Instrucción número 4 de Burgos ha ordenado hoy el traslado a la Policía de una copia de las actuaciones practicadas en el caso de la muerte en 1996 de una hija de Ana Julia Quezada, tras caer por una ventana y que se consideró accidental. Según ha informado hoy el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL), la decisión del Juzgado de Instrucción número 4 es consecuencia de una petición en este sentido de la Policía Nacional.

El juzgado de primera instancia e instrucción numero 6 de Burgos abrió en marzo de 1996 unas diligencias previas por la muerte de una niña de 4 años, al caer desde la ventana de su casa, que resultó ser hija de Ana Julia Quezada, detenida el pasado domingo en Almería por la muerte del niño Gabriel Cruz. Entonces, en 1996, el juzgado burgalés archivó las diligencias abiertas con el aval de la Fiscalía "por no ser constitutivos de delito", lo que supuso el sobreseimiento libre con fecha de junio de 1996.

Dicho archivo, que no fue recurrido, se hizo tras recibir los informes de la Policía Nacional y del Instituto Anatómico Forense que concluyeron que la muerte fue accidental y tras practicarse las diligencias oportunas como la toma de declaración, en calidad de testigos, de la madre, Ana Julia Quezada, y del padre y de otros familiares.

En 2001, los juzgados de Primera Instancia e Instrucción de Burgos se desdoblaron y el número 6 pasó a ver únicamente procedimientos civiles y ahora, según el TSJCyL, carece de competencia penal.

Después de que la Policía Nacional solicitara una copia de las actuaciones, el procedimiento, que permanecía en el archivo de expedientes judiciales de Zaragoza, ha sido remitido al Servicio Común de los Juzgados, que ha procedido al reparto del caso, que ha recaído en el Juzgado de Instrucción número 4 de la capital burgalesa.

Como primera iniciativa, el Juzgado ha ordenado que se dé a la Policía una copia de las actuaciones practicadas en 1996 y que no supone que el caso se haya reabierto.