Primera noche en prisión de Ana Julia, la asesina confesa de Gabriel Cruz

Ana Julia Quezada ha pasado su primera noche en el módulo de mujeres del centro penitenciario de El Acebuche de Almería, después de que el juez ordenara ayer su ingreso en prisión acusada del asesinato del niño Gabriel Cruz, además de los delitos de detención ilegal y contra la integridad moral.

Tras su declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, Quezada fue trasladada ayer por la tarde a la cárcel de la capital almeriense, donde el protocolo dicta que a su llegada sea reconocida por el servicio médico y entrevistada por un equipo técnico formado por diferentes profesionales, como son educador, trabajadora social o psicólogo.

Según este protocolo, la asesina confesa del pequeño Gabriel permanecerá en el denominado módulo de ingresos de El Acebuche hasta hoy. Quienes han visto a Ana Julia en la cárcel aseguran que está tranquila. Instituciones Penitenciarias la ha incluido en un protocolo de prevención de suicidios ya que, según dicen, "cumple los requisitos". Los familiares de las presas aseguran que no la quieren en El Acebuche.

El auto de su ingreso en prisión recoge que de la investigación se infiere una malvada voluntad dirigida a asegurar la comisión del crimen y que llevó al niño a la finca para llevar a cabo su macabro plan criminal, asfixiándolo con sus propias manos, desnudándolo parcialmente y trasladándolo hasta el jardín, lugar donde previamente había hecho un hoyo con una pala.

Preguntado el abogado sobre si Ana Julia realizó el hoyo antes de llegar a la finca con Gabriel dice que "esas no han sido sus declaraciones". En el auto se refleja la intención de Ana Julia por deshacerse del cuerpo en un invernadero, vertiendo mientras lo desenterraba expresiones vejatorias que acrecientan la carga de las pruebas incriminatorias contra la detenida y que revelan, presuntamente, una falta de sentimiento y humanidad.

Respecto al porqué lo hizo dice su abogada que "sus motivaciones no las sabemos". El abogado de Ana Julia ha pedido que la presión mediática sobre el caso, no interfiera en un juicio justo.

EL AUTO DEL JUEZ

En el auto en el que ordena el ingreso en prisión, el juez Rafael Soriano dice que Ana Julia Quezada asfixió al niño con sus manos siguiendo una "malvada voluntad" y señala que el hecho de que la detenida sea originaria de la República Dominicana, con familia en dicho país, "hace evidente un elevado y patente riesgo de fuga caso de quedar en libertad".

Incide además en que es "preciso evitar que por la detenida puedan destruirse pruebas o indicios que aún no han sido descubiertos por los investigadores judiciales".

El juez asegura que resulta "incuestionable" la participación de la detenida en la muerte del menor, "por cuanto no sólo es que ella misma haya reconocido tan luctuoso suceso, sino de que de las intervenciones acordadas judicialmente y pruebas recopiladas, se infiere una malvada voluntad dirigida especialmente a asegurar la comisión del crimen".