Luchar contra la discriminación y explotación, objetivo en el Día de la Niña

Combatir la discriminación y la explotación de las niñas en todo el mundo y luchar para otorgarles la dignidad que merecen es uno de los objetivos del Día Internacional de la Niña, donde numerosas instituciones han dado a conocer datos para llamar la atención.

Unicef ha alertado de que las niñas de entre 5 y 14 años dedican un 40% más de tiempo, lo que supone 160 millones de horas al día, que los niños de su misma edad a tareas del hogar no remuneradas y a ir a buscar agua o leña.

Se trata de una de las conclusiones del informe 'Aprovechando el poder de los datos para las niñas: balance y perspectivas para 2030', presentado por Unicef con motivo del Día Internacional de la Niña, que se celebra hoy, y que incluye la primera estimación global del tiempo que las niñas dedican a las tareas domésticas, como cocinar, limpiar, cuidar a miembros de la familia o ir a recoger agua y leña.

Varios edificios oficiales en España se teñirán este martes de rosa por el Día de la Niña, entre ellos el Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid. Entre los actos programados la alcaldesa de la capital cederá el bastón de mando del Ayuntamiento a una adolescente colombiana de 15 años, embajadora del Plan Internacional para defender el derecho de las niñas de ir a la escuela.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia detalla que los datos muestran que la desproporción en el reparto de la carga de las tareas domésticas empieza pronto, cuando las niñas tienen entre 5 y 9 años y dedican un 30% más de tiempo, 40 millones de horas más al día, que los niños a tareas del hogar. Las cifras crecen a medida que las niñas se hacen mayores. Así, cuando cumplen entre 10 y 14 años le dedican un 50% más, lo que supone 120 millones de horas más cada día.

La asesora de género de Unicef Anju Malhotra explicó que el hecho de que "la sobrecarga de trabajo doméstico no remunerado empieza en la primera infancia y se intensifica cuando las niñas llegan a la adolescencia" provoca que "las niñas sacrifican oportunidades importantes de aprendizaje, crecimiento y simplemente de disfrute de su infancia".

"Esta distribución desigual de las labores entre niños y niñas perpetúa los estereotipos de género y la doble carga sobre las mujeres y las niñas de generación en generación", manifestó. Además, el informe señala que el trabajo de las niñas es menos visible y a menudo infravalorado y las responsabilidades de los adultos, como el cuidado de miembros de la familia, incluyendo el de otros niños, son impuestas a las niñas con demasiada frecuencia.

CIBELES SE TIÑE DE ROSA POR EL DÍA INTERNACIONAL DE LA NIÑA

El Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid, se teñirá de rosa a partir de las 20.30 horas con motivo del Día Internacional de la Niña, actividad en la que colabora la ONG Plan International. Allí estará presente la primera teniente de alcalde, Marta Higueras, para presidir el encendido de la fachada principal.

Con esta acción, el Consistorio madrileño se suma a una iniciativa en la que participan más de 20 ciudades españolas para defender los derechos de las niñas. Además, se iluminarán edificios tan emblemáticos como el Empire State de Manhattan (Nueva York) o el Coliseo de Roma.

MATRIMONIOS A LA FUERZA

Por su parte, Save The Children alerta de que cada siete segundos una niña menor de 15 años contrae matrimonio en el mundo, según su informe que analiza las barreras que impiden a las niñas crecer y desarrollarse seguras y en libertad.

El informe publicado este martes por la ONG con motivo del Día Internacional de la Niña, titulado Hasta la última niña. Libres para vivir, libres para aprender, libres de peligro , establece un índice de 144 países, clasificados de mejor a peor según la situación de las niñas, basado en las tasas de matrimonio infantil, educación, embarazo adolescente, mortalidad materna y el número de mujeres parlamentarias de cada país.

Entre los países peor clasificados del índice se encuentran Níger, Chad, República Centroafricana, Mali y Somalia, que tienen altas tasas de matrimonio infantil, embarazo adolescente o mortalidad materna. Entre los países mejor clasificados se encuentran Suecia, Finlandia, Noruega, Países Bajos y Bélgica.

España se encuentra en la posición número 11 del índice, por detrás de Italia y por encima de Alemania. España apenas cuenta con casos de matrimonio infantil, tiene una tasa de embarazo adolescente de nueve casos por cada mil y de mortalidad materna de cinco casos por cada 100.000, hay un 43% de mujeres ocupando escaños en el Parlamento y el 85,4% de las niñas completan la educación Secundaria básica.

"El mayor reto al que se enfrentan las niñas en nuestro país tiene que ver con la violencia. En el caso de la violencia de género, según los últimos datos de 2014, 576 chicas menores de edad tenían una orden de protección o una medida cautelar dictada a su favor por violencia de género, lo que supone un aumento del 15,4% respecto del año anterior, cuando las víctimas de maltrato que no habían cumplido los 18 años no llegaban al medio millar", indicó Andrés Conde, director general de Save the Children.

VÍCTIMAS DE VIOLENCIA Y DISCRIMINACIÓN

Son adolescentes que, sin haber llegado a la universidad, pueden dar clases magistrales de liderazgo y hablar de tú a tú a los mandatarios. Creen que las niñas y las mujeres necesitan hacer oír su voz para mejorar un mundo que, en muchos casos, hasta las aparta de las cifras oficiales y así es difícil de acertar con las políticas. En otros, la injusticia se encarga de convertirlas en víctimas de la violencia, matrimonios infantiles y la discriminación.

Con motivo del Día Internacional de la Niña, que se conmemora hoy, la ONG Plan Internacional ha traído a España a varias de esas jóvenes, a las que ha ayudado a conocer sus deberes y derechos y que ahora son líderes activistas en sus comunidades.

Es el caso de Sabina Shrestha, una joven de 17 años que vive en un pueblo al este de Nepal. Defiende los derechos de la infancia en el comité de desarrollo de su comunidad en el ámbito del trabajo social, lo que combina con el instituto. En concreto, trabaja en actividades contra la explotación y el abuso infantil, la violencia de género y el matrimonio temprano forzado.