UGT y CCOO: Las marchas de este mes son el inicio de más protestas

Los secretarios generales de la UGT, y de CCOO se reunen con Ciudadanos

Los sindicatos quieren combinar las movilizaciones y las negociaciones políticas por razones económicas y estratégicas

Alvarez (UGT): "Estamos absolutamente convencidos de que con las movilizaciones engrasamos de manera muy oportuna la negociación"

Líderes sindicales de CCOO y UGT

nacional

| 12.12.2016 - 12:16 h
REDACCIÓN

Los sindicatos UGT y CCOO han avisado hoy de que las próximas movilizaciones del 15 y 18 de diciembre son sólo el inicio de nuevas protestas que llevarán a cabo las organizaciones sindicales para subir los salarios y las pensiones. Los secretarios generales de la UGT, Pepe Álvarez y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, se han reunido hoy con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y con miembros de su equipo económico para trasladarles las prioridades de los sindicatos y sus próximas movilizaciones en España.

Álvarez ha señalado que la formación naranja han mostrado "comprensión hacia el papel de los sindicatos en el actual momento y hacia estas protestas", aunque han incidido en que no buscaban el respaldo de Ciudadanos a estas movilizaciones.

El secretario de Institucional de CCOO, José Campos, ha afirmado que tras el fracaso "sonoro del diálogo social es prioritario recuperar a las personas y nos sobran motivos para estas movilizaciones". Ha advertido de que los sindicatos no van a transitar por un diálogo social precario que no aborde los problemas de lo trabajadores y ha alertado de que "toca rescatar a las personas, hablar de salarios y quitar la incertidumbre con las pensiones".

Por su parte, Álvarez ha subrayado que las movilizaciones de este mes son para que los partidos políticos en el Congreso y el Gobierno se den cuenta de que hay que hacer un "cambio en las formas" y ha dicho que "si no hay vías y espacio para el dialogo social habrá más movilizaciones y presencia de los trabajadores en la calle".

El dirigente de la UGT ha sido claro al señalar que en esta legislatura los sindicatos quieren combinar las movilizaciones y las negociaciones políticas por razones económicas y estratégicas ante la nueva composición del arco parlamentario. "Estamos absolutamente convencidos de que con las movilizaciones engrasamos de manera muy oportuna la negociación", ha dicho Álvarez tras insistir en que "este binomio va a durar toda la legislatura" porque "no queremos que el Diálogo Social sea un formalismo".

Ha señalado que el inicio de la legislatura deja "un mal presagio de por donde van los tiros" y ha urgido a que el Salario Mínimo Interprofesional siga aumentando hasta alcanzar el 60 % del salario medio neto a final de la legislatura, así como revalorizar las pensiones el 1,2 % en 2017, según el incremento previsto del IPC."Subir el 0,25 %, dos euros, es un insulto a la inteligencia de los pensionistas y esto nos ha llevado al primer inicio de las movilizaciones", ha reiterada Álvarez.

Los dos dirigentes sindicales han reiterado que Ciudadanos ha manifestado su comprensión hacia las protestas de Diciembre aunque han recordado que Ciudadanos "es socio preferente del Gobierno y seguramente quiere darle tiempo". Han insistido en que el Ejecutivo debe cambiar las formas ya que las decisiones unilaterales generan decisiones autoritarias y muy pocos eficaces.

Álvarez ha afirmado que CCOO y UGT se han reunido con Ciudadanos en cinco o seis ocasiones y ha reconocido que al principio había muchísimas diferencias pero con los contactos posteriores las posiciones "se han suavizado".

Ha afirmado que hay mayor comprensión en temas como el salario mínimo o el freno a la pobreza y ha recordado que Rivera ha dicho en muchas veces que "él aceptara todo lo que salga del Diálogo Social y eso significa un respeto a todo lo que podamos plantear independientemente de que se esté más a favor o en contra".

Al respecto, el dirigente de la UGT ha criticado que la patronal no quiera sentarse a negociar con los sindicatos después de haber anulado una reunión prevista para el 15 de Diciembre y ha instado a Ciudadanos a que interceda para poder avanzar.

RIVERA COMPRENDE LAS MOVILIZACIONES SINDICALES PERO MANTIENE SU NEGOCIACIÓN CON EL GOBIERNO

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, aseguró este lunes que comprende las movilizaciones convocadas por los sindicatos pero mantiene su negociación con el Gobierno, porque considera que su papel es "forzar" un cambio de políticas desde el Parlamento.

Sin mayoría absoluta y con un Parlamento plural, Rivera cree que esta legislatura es idónea para que todos los grupos parlamentarios mantengan una relación "fluida y permanente" con los agentes sociales y trabajen conjuntamente para resolver cuestiones "urgentes" como el desempleo o la precariedad.

En ambos aspectos coinciden en que no valen "parches", sino que hacen falta reformas estructurales, y Rivera denunció el "conformismo" del Gobierno y la necesidad de ser "ambiciosos".

Sin embargo, dejó claro que el papel de unos y de otros es diferente y el de su partido es esperar a que el Gobierno "mueva ficha", por ejemplo en la adaptación de la legislación española a las sentencias europeas, y a partir de ahí promover una negociación global. A Ciudadanos, dijo, le toca "un papel de negociación".

Rivera aseguró que su partido estará "trabajando duro" para que ese diálogo fructifique en reformas del mercado de trabajo, en frenar los recortes a los servicios básicos y en promover vías de recaudación diferentes a subir impuestos a la clase media.

Ciudadanos y sindicatos reconocieron sus discrepancias en materia de salario mínimo profesional, ya que UGT y CCOO consideran "insuficiente" la subida aprobada y el partido de Rivera cuestiona esa medida y prefiere el complemento salarial. Hay coincidencia en el diagnóstico sobre la pobreza de muchos trabajadores, dijo Rivera, pero no en la solución.