Margallo dice que Argentina "se ha pegado un tiro en el pie"

Anuncia medidas para el viernes y traslada al embajador argentino su condena

Apoyo de los grupos parlamentarios al Gobierno excepto IU y ERC

Comparecencia de Margallo en el Senado

nacional

| 17.04.2012 - 09:05 h
REDACCIÓN

Argentina "se ha dado un tiro en el pie" al decidir expropiar el 51 por ciento de las acciones que Repsol tiene en YPF, lo que le puede causar un perjuicio "irreparable", ha advertido este martes el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García Margallo.

En declaraciones a los medios de comunicación antes de intervenir en un foro organizado por el diario ABC, García-Margallo no ha revelado qué medidas tomará España en represalia porque "las medidas no se anuncian, se adoptan", y en este caso las tendrá que adoptar el Consejo de Ministros, si bien hoy mismo ya ha habido una reunión técnica para prepararlas.

Ha advertido, no obstante, de que "la sanción más efectiva" que Argentina podría recibir en un mundo globalizado como este, "en el que el ahorro y la inversión se desplazan tocando una tecla de un ratón en un ordenador", es "perder la confianza del mundo de las inversiones y perder el ahorro y la inversión que Argentina, como España, necesita para crecer, crear empleo y mejorar el bienestar de sus ciudadanos".

El ministro ha señalado que el Gobierno busca la colaboración de gobiernos amigos como Estados Unidos y los países del G-20 así como la defensa de la UE en la expropiación a Repsol porque éste es un Gobierno "serio, que pesa en el mundo y que tiene la colaboración y amistad de muchos gobiernos amigos, que saben que hoy ha podido tocarle a una empresa española, pero que mañana le puede tocar a cualquier inversor internacional".

Como Repsol es una empresa española, y por tanto europea, "la UE tiene que tomar cartas en el asunto", si bien no ha apuntado en qué sentido.

En opinión de García-Margallo, lo que ha hecho el Gobierno argentino con la expropiación a Repsol es "intentar resolver los problemas del cuarto de hora que viene sin tener en cuenta las consecuencias que esto puede representar para el pueblo de Argentina".

CREDITO ARGENTINO

"Argentina, en estos momentos, tiene que afrontar unas necesidades de financiación de unos 36.000 millones de dólares, puede que vea cortado el acceso al crédito internacional", ha alertado, por lo que "la presidencia tendrá que explicar cuáles son las consecuencias de haber perdido la confianza, que es la clave del sistema en este mundo, y tendrá que explicar dentro de dos o tres meses que estas medidas sirven para que tengan más energía y a un precio más barato".

García-Margallo ha recibido este mediodía en el Palacio de Santa Cruz por segunda vez en menos de una semana al embajador de Argentina en España, Carlos Bettini, a quien le ha transmitido que la expropiación a Repsol "supone el corte, o por lo menos la desconfianza, en unas relaciones" entre España y Argentina que han sido "realmente fraternales durante muchísimo tiempo".

También le ha advertido de que esta decisión constituye "una mala noticia para España" y una "pésima noticia para Argentina", y en particular para el pueblo argentino, "que es lo que nos debe preocupar a todos".

El ministro de Asuntos Exteriores se había reunido previamente durante media hora en la sede de su departamento con el embajador argentino, Carlos Bettini, para trasladarle personalmente el malestar del Gobierno con la decisión de las autoridades de su país de expropiar el 51 por ciento de YPF.

EL GOBIERNO AVANZA RESPUESTAS A TRAVES DE ORGANISMOS INTERNACIONALES

Por su parte, el ministro de Industria, Turismo y Energía, José Manuel Soria, ha asegurado que este martes que "le gustaría mucho como ministro y como español" que el Gobierno argentino diera marcha atrás en su decisión de expropiar el 51% de las acciones de Repsol en YPF, pero ha añadido que "ve poco margen para la esperanza" teniendo en cuenta "las formas y los modos" con que se ha llevado a cabo esta expropiación.Soria, en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, ha indicado que la decisión del Gobierno argentino "no se ajusta a derecho, ni al derecho argentino ni internacional", si bien ha advertido de que eso "no quiere decir" que no se tomen medidas como ésta con otras empresas españolas que operan en el país latinoamericano. "Una vez abierta esa puerta, es una puerta difícil de cerrar", ha admitido.

El ministro ha avisado a la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, que la expropiación de las acciones de Repsol en YPF tendrá consecuencias en los planos "diplomático, energético e industrial", aunque no ha querido precisar cuáles y se ha limitado a señalar que se conocerán "en los próximos días".

Soria ha calificado la expropiación de las acciones de Repsol en YPF como una "decisión arbitraria y doblemente discriminatoria", porque, a pesar del discurso de Kirchner de recuperar para Argentina la producción de hidrocarburos, sólo se ha tomado esta medida sobre una empresa española de este ramo, cuando hay más operando en el país. Y también es discriminatoria, ha dicho, en relación al propio accionariado de YPF, pues sólo se ha alterado el de Repsol.

Asimismo, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha calificado este martes la nacionalización de la empresa YPF por parte del Gobierno argentino como "un error político extraordinario" y ha adelantado que el Estado español responderá "a través de organismos internacionales" y en sus relaciones bilaterales.

En opinión de Ruiz-Gallardón el Ejecutivo argentino ha antepuesto en este caso "las razones políticas a las razones de equidad" y ha lanzado "un mensaje negativo a la hora de ser seleccionado como uno de los actores importantes" del panorama internacional.

El ministro de Justicia ha destacado que el Gobierno español ha estado y estará al lado de Repsol en este trance dado que se trata de una empresa española y que se siente obligado a respaldar a los accionistas minoritarios afectados por la expropiación.

APOYO DE LOS GRUPOS PARLAMENTARIOS

La portavoz parlamentaria del PSOE, Soraya Rodríguez, ha reiterado hoy el apoyo de los socialistas a las actuaciones del Gobierno para defender los intereses de Repsol en Argentina y ha confiado en que las medidas que se apliquen sean "enérgicas, prudentes, responsables e inteligentes". Rodríguez ha dejado claro que el PSOE no actuará como el PP cuando estaba en la oposición y se produjeron crisis similares a la de Repsol.

Por contra, ha asegurado, el PSOE ha apoyado y apoya al Gobierno en la defensa de las empresas españolas que invierten fuera de España como es el caso de Repsol.

Asimismo, el portavoz económico de CiU en el Congreso, Josep Sánchez Llibre, ha trasladado este martes al Gobierno todo el apoyo de su grupo parlamentario para actuar "con la máxima contundencia y rigor" ante la decisión de Argentina nacionalizar el 51 por ciento de la petrolera YPF, participada mayoritariamente por Repsol, en una acción que considera "impropia del siglo XXI". Sánchez Llibre ha calificado de "totalmente impropia e injustificada" la decisión del Gobierno argentino y ha garantizado que CiU dará "total soporte" a las actuaciones y planteamientos que ponga en marcha el Ejecutivo de Mariano Rajoy para defender los intereses españoles.

"Lógicamente vamos a apoyar todas las acciones que pueda poner en marcha el Gobierno español", ha insistido antes de apostar por también por un apoyo de la Unión Europea "para que conjuntamente se pueda dar una solución digna a este procedimiento que es impropio del siglo XXI".

También el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, ha mostrado su apoyo al gobierno. Ha asegurado que su partido apoyará todas las medidas que adopte el Gobierno de Mariano Rajoy siempre que se muestre "firme" y "contundente" en exigir al Ejecutivo del país suramericano que cumpla los compromisos adquiridos con las empresas españolas. Erkoreka ha señalado que la decisión de la Administración de Cristina Fernández de Kirchner constituye un "pésimo" precedente" que deja "muy mal" a Argentina como territorio para hacer inversiones en el futuro. Para el nacionalista vasco, la medida unilateral del país iberoamericano requiere una respuesta "contundente" por parte del Gobierno que, además, de explicar "hasta los últimos detalles" qué es exactamente lo que ha ocurrido, ha de saber implicar en este asunto a la Unión Europea, cuya colaboración, ha apuntado, es "imprescindible".

En la misma línea, el diputado de UPyD Carlos Martínez Gorriarán pidió hoy al Gobierno de Mariano Rajoy que dé una "respuesta política de Estado y europea". Gorriarán manifestó en rueda de prensa en el Congreso de los Diputados el apoyo de su partido a las medidas que adopte el Ejecutivo para defender los intereses de España en Argentina y le ofreció su respaldo para que dé "una respuesta de Estado". Además, emplazó al PSOE a que sea "responsable" en este caso al entender que "no es el momento de salir con la escopeta cargada" contra Mariano Rajoy, dado que la nacionalización de YPF es culpa "cien por cien del Gobierno argentino".

LA IZQUIERDA DEFIENDE LA NACIONALIZACION

Las voces discordantes han procedido desde la izquierda. El diputado de ERC en el Congreso Joan Tard ha asegurado que entiende "perfectamente" la decisión de la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, de nacionalizar el 51% de YPF, empresa petrolera controlada por la española Repsol. En una tertulia en La Sexta recogida por Europa Press, ha añadido que le hace falta ver más detalles para saber si comparte "mucho mucho o mucho poco" la nacionalización. Según él, lo que hace Kirchner es "un acto de soberanía" desde un Estado democrático como es Argentina.

Los portavoces de Izquierda Plural en el Congreso, José Luis Centella (IU) y Joan Coscubiela (ICV), han censurado este martes que el Gobierno "confunda" los intereses españoles con los de la empresa privada Repsol, que han recordado que tiene más de un 50 por ciento de capital extranjero y sólo declara en España alrededor del 25 por ciento de sus beneficios totales.

En rueda de prensa, Centella ha rechazado que se den "lecciones" al Gobierno de Argentina y ha anunciado que el grupo parlamentario de Izquierda Plural ha pedido la comparecencia en el Congreso del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, para que detalle las acciones del Gobierno tras el anuncio de Argentina de nacionalizar el 51 por ciento de la petrolera YPF, participada mayoritariamente por Repsol.

LA CEOE TEME QUE PERJUDIQUE SERIAMENTE A LAS RELACIONES COMERCIALES

Mientras, la patronal de empresarios CEOE ha asegurado que la decisión del Gobierno argentino perjudica "seriamente" a los intereses de la empresa española y a las relaciones comerciales y económicas entre ambos países.

En un comunicado, la CEOE ha manifestado su rechazo a dicha expropiación y su especial apoyo a REPSOL y a su equipo directivo, "que han mantenido en estos últimos meses una intensa actividad negociadora para evitar esta situación".

Para la patronal, la decisión del Ejecutivo de Argentina afecta de forma "significativa" a los intereses tanto del proyecto empresarial petrolero hispano-argentino, como a las relaciones económicas y al marco de inversiones y seguridad jurídica existente en aquel país.

La CEOE ha mostrado su respaldo al Gobierno español y a la Unión Europea a través de la pertenencia a la Organizacion Businesseurope, en todas aquellas gestiones políticas que puedan reconducir este proceso expropiatorio y restablecer el clima de confianza imprescindible para potenciar las relaciones comerciales entre los dos países.