Sánchez dice que Rajoy "miente" cuando promete una bajada de impuestos

Sánchez reitera rechazo a gran coalición y subraya que España no es Alemania

Susana Díaz insiste en que Sánchez tiene que ganar para ser presidente

nacional

| 18.05.2016 - 14:19 h
REDACCIÓN

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, dijo que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, "miente" cuando promete una bajada de impuestos, ya que la "herencia" que deja el Ejecutivo del PP es "una multa por incumplir los objetivos de déficit".

El líder socialista hizo estas declaraciones en Berlín (Alemania), donde visitó dos centros de refugiados y se entrevistó con el vicecanciller alemán y presidente del SPD, Sigmar Gabriel.

Sánchez, que conoció así de primera mano cómo se está acogiendo a refugiados en Alemania, garantizó que si el PSOE gana las próximas elecciones, España "será un país de acogida". "Vamos a decir sí a una política común de asilo, a la cooperación de comunidades autónomas y ayuntamientos", aseguró, para agregar que España es el segundo país con mayores niveles de desigualdad.

Pidió por este motivo "fortalecer" el Estado de bienestar y las políticas sociales "y mejorar nuestras condiciones de crecimiento", con la subida del Salario Mínimo Interprofesional, entre otras medidas. "Rajoy no ha sido solidario con la gestión de las cuentas públicas.

Los incumplimientos de Rajoy los pagamos todos los españoles. La herencia que nos va a dejar es una multa por incumplir los objetivos de déficit", dijo Sánchez, para subrayar después que el jefe del Ejecutivo en funciones "miente, como siempre", cuando promete una bajada de impuestos.

Paralelamente, Pedro Sánchez, acusó al jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, de incumplir sus promesas y dejar al país "con más deuda, mas déficit y también una multa" que deberán pagar todos los españoles.

Sánchez hizo estas declaraciones a los medios en Berlín, tras reunirse con el ministro alemán de Economía, Sigmar Gabriel, y después de que la Comisión Europea (CE) propusiera dar un año de margen extra a España para situar por debajo del 3 % del PIB el déficit público y aplazase a julio la decisión sobre una eventual sanción por el incumplimiento.

"Rajoy prometió cuadrar las cuentas públicas y la herencia que nos va a dejar es más deuda, más déficit y también una multa que tendremos que pagar los españoles porque ha incumplido con los objetivos de déficit público", manifestó el líder socialista. En opinión de Sánchez, Rajoy no ha sido ni eficaz ni solidario en la gestión de las cuentas públicas, lo que ha situado a España como el segundo país en términos de desigualdad dentro de la Unión Europea.

SUSANA DÍAZ INSISTE EN QUE SÁNCHEZ TIENE QUE GANAR PARA SER PRESIDENTE

La presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz, ha insistido en que el PSOE tiene que salir a ser la primera fuerza el próximo 26 de junio y ha asegurado que quiere asistir "cuanto antes" a la investidura del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, "porque haya ganado las elecciones". Y para eso, ha dicho, su federación será su "principal apoyo" y así lo verá esa misma noche en número de votos.

Así lo ha asegurado la también secretaria general del PSOE de Andalucía durante un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Forum, al que ha asistido una amplia representación de su Gobierno. En representación de la dirección federal ha estado el secretario de Organización, César Luena.

Díaz ha insistido en que el PSOE tiene que salir a ganar porque "no sabe hacer otra cosa" y ha garantizado que ella se implicará al máximo para que haya un buen resultado, porque lo que le preocupan, ha recalcado, son los españoles. Y se ha mostrado dispuesta a coincidir con el candidato a La Moncloa en todos los actos que quiera.

De hecho, ha recalcado que el "principal apoyo" que tiene Sánchez para ser presidente del Gobierno es el PSOE andaluz y para eso no hay "nada más que ver los votos" que aporta. "Me atrevería a decir que el próximo 26 de junio por la noche lo comprobarán, donde más respaldo, apoyo, encontrará el candidato socialista será en Andalucía", ha remachado, para después asegurar que "cuando se produzca esa investidura, al ganar las elecciones", seguirá siendo así.

CADA UNO HACE SUS EQUIPOS

Así ha respondido cuando se le ha preguntado qué le parece que en el 'gobierno en la sombra' designado por Sánchez no haya representantes de su federación. Díaz ha recalcado que cada uno nombra sus equipos de trabajo, pero ha insistido en que el "el principal apoyo que tiene Pedro Sánchez es Andalucía".

A partir de aquí, Díaz no ha querido pronunciarse sobre qué ocurriría si el PSOE es la segunda fuerza política y ha evitado contestar si cree que los socialistas deberían facilitar con su abstención un gobierno del PP, emplazando a hacer la misma pregunta al partido de Mariano Rajoy.

De la misma forma, ha rechazado entrar en cuestiones internas de su partido y, de hecho, ha defendido que en la campaña sólo hay que hablar de los problemas de la gente. Eso sí, preguntada acerca de si está dispuesta a presentarse al próximo congreso del partido, ha reconocido que el PSOE ha "aplazado un debate orgánico" porque ahora "no tiene sentido" hablar de sus asuntos internos.

Lo contrario, ha dicho, sería "injusto y poco generoso con los ciudadanos". "Ahora hay que hablar de España y de qué ofrecemos a España y una vez pasen las elecciones, y yo quiero estar en esa investidura de Pedro como presidente cuando gane las elecciones, el PSOE tendrá un proceso de reflexión interna y lo haremos como en otras ocasiones, nos escucharemos todos", ha remachado.

"QUIEN CIERRA LA PUERTA AL DIALOGO, ABRE LA PUERTA A LA INESTABILIDAD"

A partir de aquí, y para el 26 de junio, ha defendido que la lección que se debe tener en cuenta después de esos seis meses es que "quien cierra la puerta al diálogo y al acuerdo abre la puerta a la inestabilidad".

Y ha apuntado que aunque sería muy "nocivo", no es "impensable" que pueda haber unas terceras elecciones si la actitud de los partidos políticos no cambia. "Espero que seamos capaces de encontrar al menos esos mínimos consensos que nos permitan avanzar", ha defendido.