PP y Podemos se acusan mutuamente de útilizar Venezuela para tapar la corrupción

Amigos y familiares de presos Venezolanos, ante el Congreso de los Diputados

nacional

| 09.05.2017 - 20:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

El PP y Podemos se enfangaron este martes en una agria discusión a costa de la crisis institucional que se vive en Venezuela. Los populares exigieron a la formación morada que "rompan con el régimen que les dio de comer" mientras que el partido de Pablo Iglesias acusó al PP de utilizar al país caribeño para desviar la atención de la "ciénaga" de corrupción en la que viven.

El Pleno del Congreso debatió una iniciativa del PP, defendida por Fernando Martínez-Maíllo, por la que se insta al Gobierno a exhortar a las autoridades venezolanas a asumir las responsabilidades que sean necesarias para lograr el respeto de la democracia y el diálogo efectivo entre los poderes venezolanos; a reclamar la separación de poderes, las libertades, los principios democráticos y los derechos humanos.

También reclama fijar un calendario electoral en el país caribeño; continuar impulsando la colaboración con los distintos actores internacionales y regionales en la búsqueda de soluciones a la crisis institucional en Venezuela; y a exigir la liberación de todos los presos políticos.

Maíllo utilizó la situación en Venezuela como subterfugio para acusar a Podemos de tibieza y complicidad con el Gobierno de Nicolás Maduro. De este modo, afirmó que mientras "algunos no quieren hablar" de Venezuela, el PP seguirá denunciando lo que ocurre en ese país porque "llevamos en el ADN la libertad, la defensa de los derechos humanos y la democracia".

Afirmó que la mayoría de grupos parlamentarios apoyan todas las iniciativas que denuncian la situación en Venezuela. "Casi todos los grupos", precisó, porque "algunos han mantenido su apoyo" a las autoridades del país venezolano.

En este punto interpeló de la siguiente manera a la bancada de la formación morada: "señores de Podemos, ha llegado el momento de que rompan los anclajes, las ataduras, y suelten la mano que les dio de comer en su momento".

CORRUPCIÓN Y VENEZUELA

Por su parte, Pablo Bustinduy (Podemos) hizo una "cronología" para demostrar que el PP utiliza la crisis en Venezuela para desviar la atención de los casos de corrupción que le afectan.

Indicó que la reacción de los populares a la detención del expresidente de la Comunidad de la Madrid Ignacio González y de la dimisión de Esperanza Aguirre como portavoz y concejal del PP en el Ayuntamiento fue la publicación de sendos 'tuits' del portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, y del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mostrando su preocupación por la situación en Venezuela. "Me pregunto si cuando Rajoy salga de declarar publicará un tuit sobre Venezuela", espetó.

Además, acusó a los populares de que este juego es una "profunda irresponsabilidad", porque la situación en Venezuela es "gravísima", lo que le permitió pedir al Gobierno que ejerza de mediador entre el Gobierno de Maduro y la oposición venezolana.

"ODIO, NO; FRATERNIDAD, SI"

La Cámara se dividió entre los partidos que votarán a favor y en contra de esta iniciativa del Partido Popular. Desde ERC, Joan Tardá acusó a los populares de practicar la "hipocresía" al denunciar la crisis institucional en Venezuela cuando "manipularon, manipulan y manipularán" al Tribunal Constitucional y pese a ser el "partido más corrupto de Europa", un "cáncer para la democracia".

También afeó al PP que apele al diálogo en Venezuela y no respete "el mandato democrático" del pueblo de Cataluña. "Menos demagogia y en vez de odio, fraternidad. Odio, no; fraternidad, sí", exclamó.