Maíllo logra un acuerdo con Madrid y Valencia para la elección del líder del PP

Votarán militantes y compromisarios y a cambio todos los militantes seran compromisarios en los congresos regionales y provinciales

Garrido: El PP de Madrid, "muy contento" con la enmienda pactada con Génova

nacional

| 27.01.2017 - Actualizado: 21:57 h
REDACCIÓN
Más sobre: ppSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, ha pactado con las direcciones madrileña y valenciana del partido mantener su propuesta de doble vuelta para elegir al líder, y a cambio se permitirá la celebración de congresos asamblearios -en el que todos los militantes son compromisarios-.

Fuentes de la dirección del PP han confirmado a Efe que la propuesta inicial de la ponencia coordinada por Maillo llegará al congreso como fue planteada, con un modelo de doble vuelta en el que los militantes votan en una primera fase y los compromisarios en la segunda.

Madrid y Valencia han accedido a este sistema porque Génova ha negociado con estas organizaciones una enmienda transaccional, por la que se añade un nuevo punto a los estatutos que permitirá celebrar congresos regionales y provinciales en los que los compromisarios sean todos los militantes.

Esto permitirá así celebrar, siempre que Génova dé el consentimiento, congresos asamblearios en los que podrán votar todos los militantes, lo que convierte en directa la elección del líder.

La propuesta transaccionada será debatida por todos los compromisarios del congreso nacional en una sesión plenaria en la primera jornada de este cónclave, el próximo 10 de febrero. Según han confirmado fuentes populares, a dicho plenario llegarán vivas otras enmiendas sobre las que no se ha logrado pactar transacción, como la presentada por el dirigente madrileño Iñigo Henríquez de Luna.

La propuesta inicial de la ponencia coordinada Maillo y que se mantiene como está, salvo por la adición pactada, consiste en un modelo de doble vuelta por el que los candidatos a la Presidencia del partido se someten a una primera votación en la que pueden votar todos los militantes previamente inscritos para participar en este proceso. Los militantes, así, votan en dos urnas: en una a los candidatos y en otra a los compromisarios del congreso.

Pasarán a la segunda vuelta todos los candidatos que hayan obtenido como mínimo el 10% del total de los votos válidos de los militantes. Los compromisarios son los que encargados de votar la segunda vuelta durante el congreso del partido.

Si alguno de los candidatos obtiene más del 50% del total de los votos válidos emitidos por los militantes, y ese porcentaje lo hubiese logrado en más de la mitad de las circunscripciones y con una diferencia superior a 15 puntos sobre el resto, será proclamado ante el Congreso como candidato único a la Presidencia del Partido.

Aunque todas las organizaciones territoriales del partido valoraron la propuesta de Maillo y la consideraron un gran paso en pro de la democracia interna, la gestora del PP de Madrid, que dirige Cristina Cifuentes, buscó dar otra vuelta de tuerca al reclamar la elección directa por parte de los militantes.

En la enmienda que aprobó la propia gestora se reclamaba el cumplimiento de la premisa "un militante, un voto" en todas las fases del proceso para elegir al presidente nacional y a los regionales. Dicha propuesta respetaba la primera fase tal y como consta en la ponencia pero cambiaba la segunda vuelta para dar la última palabra a los militantes.

Mientras, el PPCV apostaba por otros cambios, y reclamaba que los compromisarios solo pudiesen cambiar la decisión de los militantes en primera vuelta si en la segunda votación el candidato ganador obtuviese las dos terceras partes de los votos.

Los 'populares' de Isabel Bonig pedían además que los candidatos tuviesen compromisarios adscritos y, finalmente, reclamaban que se pudiesen convocar congresos en los que todos los militantes fuesen compromisarios. Esta última propuesta es la que se ha incluido en el acuerdo final.

La enmienda pactada, a la que ha tenido acceso Efe, recoge la posibilidad de que la Junta Directiva que convoque un congreso pueda decidir que el número máximo de compromisarios sea el total de militantes en ese territorio. Esto permitirá que organizaciones territoriales como la madrileña y la valenciana celebren congresos asamblearios en los que puedan votar como compromisario todos los militantes.

GARRIDO CONTENDO CON LA ENMIENDA PACTADA

El presidente del Comité Electoral de la Gestora del PP de Madrid, Ángel Garrido, ha afirmado esta tarde que esta formación "está muy contenta" con la enmienda transaccional pactada hoy con Génova para aplicar la premisa "un militante, un voto" en el congreso regional de marzo.

"Podemos hoy decir a los militantes de Madrid que ellos, y sólo ellos, serán quienes elijan a su presidente", ha declarado Garrido al salir de una reunión con el fiscal superior de la Comunidad de Madrid, Jesús Caballero Klink.

El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, ha pactado con las direcciones madrileña y valenciana del partido mantener su propuesta de doble vuelta para elegir al líder nacional del partido, en la que los militantes votan en una primera fase y los compromisarios en la segunda.

A cambio, las organizaciones del PP en Madrid y Valencia podrán celebrar congresos asamblearios en los que podrán votar todos los militantes, lo que convierte en directa la elección de estos representantes. Garrido ha señalado que, con este acuerdo, se consigue "dar a la militancia" lo que la presidenta de la Gestora, Cristina Cifuentes, "había comprometido con ellos".

Según el portavoz del Gobierno regional, "lo positivo es llegar a un acuerdo" que permitirá "que todos los militantes de Madrid puedan votar" a su nuevo presidente.