La izquierda abertzale sigue su "hoja de ruta" tras promover su conferencia de paz

Camacho: la democracia ha ganado y el Gobierno exige a ETA que cese actividad

Rajoy se niega a aprticipar en lo que califica una "ceremonia de la confiusión"

Rubalcaba pide unidad porque "estamos ante el final del terrorismo"

nacional

| 18.10.2011 - 13:12 h
REDACCIÓN

Tras el comunicado de los "mediadores" en la denominada Conferencia de Paz de San Sebastián, dirigentes de la ilegal Batasuna y etarras con pasado sanguinario han dado el siguiente paso. Se adhieren a la "hoja de ruta" que ellos mismos han promovido. Este segundo capitulo podría tener como cierre un comunicado de ETA que también se sumará al texto firmado ayer. El entorno de los terroristas escenifica una propuesta de paz sin vencedores ni vencidos. El apoyo del PSOE a esta estrategia y la tibieza del Gobierno han recibido críticas incluso desde las filas socialistas.

La izquierda abertzale ha expresado su adhesión a "todas y cada una" de las conclusiones de la conferencia internacional sobre el final del terrorismo en el País Vasco, cuyo primer punto reclama el "cese definitivo" de la violencia de ETA.

La antigua Batasuna ha respaldado los cinco puntos de la declaración final de la conferencia en una rueda de prensa calificada de "solemne" y a la que han acudido decenas de militantes, algunos de ellos históricos de la izquierda abertzale como Joseba Permach, Joseba Ávarez, Tasio Erkizia, el exdirigente de ETA Eugenio Etxebeste "Antxon" y el expreso de la organización terrorista Jon Agirre Agiriano, entre otros.

Los dirigentes Maribi Ugarteburu y Rufi Etxeberria han leído, en euskera y castellano, una declaración en la que han destacado la "dimensión histórica" de la conferencia y han expresado su apoyo "total y decidido" a los cinco puntos incluidos en las recomendaciones de los mediadores internacionales.

Etxeberria ha afirmado además, en el turno de preguntas, que la izquierda abertzale espera una "respuesta positiva" de ETA a las demandas de la conferencia internacional, aunque ha asegurado que desconoce cuándo lo hará.

La izquierda abertzale ha evitado formular explícitamente la petición a la banda de que deje las armas definitivamente y se ha limitado a manifestar su apoyo a las conclusiones, "tanto la dirigida a ETA como a los estados y a los partidos".

"Efectivamente, hacemos causa común con todas y cada una de las resoluciones. Son bien explícitas al respecto, asumimos y apoyamos todas las resoluciones hechas públicas ayer", ha insistido.

Tras afirmar que la situación de Euskadi, "el último conflicto de Europa", se ha situado en la agenda internacional "con mayúsculas", el dirigente independentista ha asegurado que las conclusiones de la conferencia inauguran "un nuevo tiempo" en el País Vasco y "abren las puertas a un nuevo escenario donde todos podemos y debemos ser ganadores".

A su juicio, las conclusiones de la conferencia "asientan las bases para afianzar un escenario de mínimos democráticos compartidos en Euskal Herria", que permita "impulsar la resolución democrática incluyente del conflicto político en todas sus vertientes, tanto las causas como las consecuencias".

RAJOY EQUIPARA LA CONFERENCIA DE PAZ A UNA "CEREMONIA DE LA CONFUSIÓN"

Por el contrario, el líder del Partido Popular y candidato a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, equiparó la Conferencia de Paz celebrada en San Sebastián con una "ceremonia de la confusión" y recalcó que el único mensaje válido sobre la banda terrorista ETA es un comunicado en el que anuncie "que abandona de forma definitiva su actividad criminal".

"No voy a contribuir a todo lo que está pasando estos días", dijo al ser preguntado por los periodistas. "Hay que ir a lo importante. Yo haré una declaración cuando exista un comunicado de la banda didiendo que abandona de forma definitiva su actividad criminal".

Rajoy aseveró que "no tiene sentido entrar" en debates sobre el final del terrorismo de ETA hasta que la propia banda emita un comunicado que anuncie el abandono de la violencia. Mientras llegue ese momento, señaló que "desde la ley, el Estado de Derecho y la fuerza de la democracia se puede derrotar a una organización terrorista" como ETA que ha causado casi un millar de muertos a lo largo de cuarenta años.

Por su parte, el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha ha pedido "firmeza, unidad y prudencia" porque se está "ante el final del terrorismo".

Rubalcaba ha rechazado en todo momento comentar las conclusiones de ese encuentro o los participantes en el mismo. "Estamos recorriendo los últimos tramos de un camino largo de lucha contra el terrorismo, tenemos que ser firmes, prudentes, estar unidos y pedirles todos juntos a ETA que abandone definitivamente la violencia", ha reiterado.

El ministro de Fomento y portavoz del Ejecutivo, José Blanco, ha rehusado evaluar la conferencia sobre el final del terrorismo celebrada ayer en San Sebastián y se ha limitado a afirmar que lo "realmente relevante" es que "ETA abandone definitivamente las armas sin más". "El Gobierno no hace una valoración sobre una conferencia en la que no ha participado ni ha organizado".

Más explícito ha sido el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, quien ha asegurado que el Gobierno no se siente concernido, ni siquiera interpelado por la conferencia internacional de ayer en San Sebastián, cuyo documento final ha calificado de "un papel más". Jáuregui ha reconocido que en el texto hay un pronunciamiento rotundo para que ETA deje definitivamente las armas y ha dicho que esto es lo único importante, mientras que el resto es "relativamente decepcionante".

Ha insistido en que la conferencia forma parte de un guión o de la liturgia con la que ETA quiere justificar ante los suyos su abandono de la violencia y, en ese sentido, ha dicho: "siempre ha sido su deseo esta especie de intervención internacional".

El Gobierno Vasco no se plantea hacer "ningún movimiento" hasta que ETA anuncie el cese definitivo de su actividad terrorista y considera que la "auténtica" verificación del abandono de las armas no corresponde a grupos internacionales sino a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Así se ha expresado la portavoz del Gobierno Vasco, Idoia Mendia, quien ha dejado claro que el Ejecutivo que preside Patxi López "no se plantea ningún movimiento" hasta el fin de ETA y "no se siente concernido" por el llamamiento de la izquierda abertzale para que los gobiernos implicados acepten una posterior negociación con la banda terrorista.

MAYOR OREJA: DESAFÍO NACIONALISTA

En este sentido el portavoz del grupo popular en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja, ha manifestado en declaraciones a la Cope que ha subrayado que el Gobierno ha avalado la existencia de la Conferencia que se celebró ayer en San Sebastián, "no en el contenido, pero sí en su realización", lo que, en su opinión, supone una "indignidad y una humillación" para las víctimas.

"Este proceso arrancó con una gran mentira, que ETA y la izquierda abertzale son dos cosas distintas cuando son lo mismo, y acabará también con otra gran mentira, que es la supuesta derrota de ETA", ha señalado.

Ha advertido de que ahora ETA, por primera vez en su historia, va a tener la posibilidad de competir por el poder político en el País Vasco, porque "las elecciones legislativas van a ser unas primarias dentro del nacionalismo vasco". "Por primera vez Bildu está a punto de competir por el poder con el PNV", ha comentado Mayor Oreja, antes de añadir que esto forma parte de un proceso, de una hoja de ruta pactada "entre ETA y el Gobierno", que ni siquiera va a servir para su "capitalización electoral".

Según Mayor Oreja, el Ejecutivo no pensaba que la situación política se le iba a ir de las manos, pero

ahora se crea "un desafío nacionalista de una envergadura máxima".