Caja Madrid prestó a Blesa 421.000 euros incumpliendo la Ley de Cajas

Blesa deja la cárcel al pagar la fianza por irregularidades compra banco CNBF

Blesa sale de la cárcel (Blesa sale de la cárcel)

nacional

| 18.05.2013 - 11:17 h
REDACCIÓN

Caja Madrid concedió en 2004 un préstamo de 421.000 euros a su presidente, Miguel Blesa, incumpliendo lo dispuesto en la Ley de Cajas, que exige la "previa autorización expresa" de la Comunidad de Madrid para que los miembros del Consejo de Administración obtengan un crédito.

Así se desprende de la documentación aportada por la propia caja el pasado 15 de febrero al juez Elpidio José Silva, según la cual el préstamo se concedió mediante escritura pública el 30 de noviembre de 2004, mientras que la autorización del Gobierno regional no llegó hasta el 27 de diciembre de ese año.

El artículo 56.1 de la Ley 4/2003 de Cajas de Ahorros de la Comunidad de Madrid establece que los consejeros de éstas "no podrán obtener créditos, avales ni garantías de la Caja (...) sin previa autorización expresa del Consejo de Administración de la Caja y de la Consejería competente de la Comunidad de Madrid".

Éste no fue el único préstamo que Blesa obtuvo de la entidad que presidía, según la documentación aportada por ésta al juez Silva, que el pasado jueves ordenó su ingreso en prisión provisional -eludible bajo fianza de 2,5 millones- en la causa en la que investiga un préstamo fallido de 26,6 millones al exdueño del Grupo Marsans Gerardo Díaz Ferrán, también consejero de Caja Madrid.

Así, el 21 de abril de 2008 la entidad le otorgó un crédito de 275.000 euros, para el que Blesa aportó como garantía una vivienda tasada en 540.116 euros.

Un informe pericial de la consultora KPMG incorporado a la causa señala que "se trata de una práctica habitual la concesión por la Caja de créditos a los Consejeros de Caja Madrid o a entidades controladas por estos mismos".

De hecho, a fecha de 31 de diciembre de 2008 Caja Madrid tenía concedidos préstamos a sus consejeros por más de 900 millones de euros, según la lista que la caja remitió en esas fechas a la Consejería de Hacienda de la Comunidad de Madrid.

El grueso de esa cantidad -812,6 millones- correspondía a créditos otorgados a José Manuel Fernández Norniella en su calidad de consejero de Iberia, ya que los destinatarios eran Iberia Líneas Aéreas de España S.A. y Telvent Git S.A.

Díaz Ferrán -que entre 2003 y 2010 llegó a obtener préstamos de 131 millones- disponía en esa fecha de algo más de 43 millones en créditos, concedidos a las sociedades Holdisan Inversiones, Hotetur Club y Newco Airports Services, a su mujer Raquel Santamaría y a su hijo Gerardo.

En la lista también figuran con cantidades importantes el exconsejero Ramón Espinar (24 millones) y los ex vicepresidentes José Antonio Morán Santín y Estanislao Rodríguez-Ponga (18,7 y 5,3 millones, respectivamente), mientras que Blesa tenía concedidos a su favor créditos por importe de 306.000 euros.

IRREGULARIDADES EN LA COMPRA DEL CITY NACIONAL DE FLORIDA

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa ha abandonado ayer por la tarde la cárcel madrileña de Soto del Real, en la que ingresó el jueves por la supuesta comisión de varios delitos en la compra en 2008 de City National Bank de Florida (CNBF), respaldada por todo el consejo de administración de la caja.

Blesa ha pasado en el centro penitenciario menos de un día tras abonar la fianza de 2,5 millones de euros que le impuso ayer el titular del juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, Elpidio José Silva, para poder quedar en libertad, de acuerdo con fuentes jurídicas y penitenciarias.

Tras reunir esa cantidad con la ayuda de sus allegados poco después del mediodía, su abogado ha comenzado a tramitar la validación de la fianza, que ya ha hecho efectiva.

Su círculo íntimo empezó las gestiones para reunir el importe de la fianza después de que el magistrado madrileño, que también le retiró el pasaporte, notificara a Blesa pasadas las 20.00 horas de ayer que había dictado la orden de su ingreso en prisión.

El juez adoptó esa medida cautelar ante los "indicios racionales de responsabilidad criminal" en la actuación de Blesa, imputado por un delito societario de administración desleal o bien de uno de apropiación indebida en concurso con otro de falsedad de documento público por las presuntas irregularidades en la compra del City National Bank de Florida, con sede en Miami (Estados Unidos).

La compra de la entidad estadounidense fue defendida por Blesa en su declaración ante Silva porque contaba con la autorización expresa del Banco de España e iba precedida con los informes favorables de analistas, dado que la caja tenía una oficina en Miami (EEUU) desde el año 2000.

La adquisición de esta entidad estuvo respaldada unánimemente en su día por todo el consejo de administración de Caja Madrid, órgano de gobierno compuesto por veintiún vocales, representantes del PP, PSOE, IU y los sindicatos CCOO y UGT.

El magistrado, en el auto de ingreso en prisión, señalaba que "no se entiende" por qué se fraccionó el pago de CNBF y, "menos aún, por qué en tan poco tiempo sufrió tal merma de valoración", ni por qué se compró "en momentos tales que, en realidad, resultan indiferentes tales cualidades de optimización bancaria".

Además, Silva achacó al expresidente de Caja Madrid una conducta "aberrante" por "la ausencia total de la mínima diligencia en la gestión y destino proyectado para los fondos de Caja Madrid", lo que, unido a la crisis económica, "posiblemente condujo al colapso" de la entidad.

Sin embargo, la operación que ha llevado a Blesa a la cárcel contaba con la aprobación del consejo de administración de Caja Madrid, controlado por el PP bajo la tutela de la Comunidad de Madrid.