Mas defiende la vía soberanista como respuesta a los agravios del Gobierno

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha remarcado la trascendencia "histórica" de la votación de hoy en el Parlament de una declaración de soberanía a favor del derecho a decidir, aunque ha admitido que no resolverá "en 24 horas" los problemas actuales de la sociedad catalana.

Mas ha defendido la legitimidad del Parlament para debatir una declaración de estas características y ha apelado de nuevo al consenso de los grupos, en alusión al PSC, pese a que ve "lógico" que en asuntos de esta magnitud se produzcan "tensiones" internas.

"Sobre la declaración de soberanía, soy testigo de que hay formaciones que han hecho renuncias significativas en aras del acuerdo, pero al margen de las tensiones, si alguien está dispuesto a ceder podemos llegar a unos consensos", ha remarcado Mas.

Mas ha remarcado que el reto del derecho a decidir va "íntimamente ligado" a los otros objetivos del Govern de la Generalitat: la recuperación económica y del mercado laboral y el mantenimiento de la cohesión social. "En tiempos difíciles, depender de otros que no actúan con lealtad acaba siendo negativo para la sociedad catalana", ha justificado el jefe del Govern en alusión al Gobierno central.

REPROCHES DE LA OPOSICIÓN

Los partidos que se oponen a una eventual independencia de Cataluña, PSC, PPC y Ciutadans, han reprochado al presidente de la Generalitat, Artur Mas, en el primer pleno del año en el Parlament que dé prioridad a su proyecto soberanista a las políticas para salir de la crisis.

La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha subrayado que la prioridad para Mas debería ser negociar con el Gobierno un nuevo modelo de financiación en lugar de estar "obsesionado con la independencia". También el líder del PSC, Pere Navarro, ha acusado a Mas de utilizar el soberanismo para "tapar" sus carencias. Albert Rivera, de C's, ha lamentado que Mas empiece la legislatura "saltándose leyes".

En su intervención, el líder de ERC, Oriol Junqueras, ha pedido al Ejecutivo que "se deje ayudar" por la oposición, y a la oposición que demuestre la responsabilidad de querer colaborar con el gabinete de Mas. Joan Herrera, de ICV-EUiA, ha dicho que el Govern no ofrece alternativas al "fundamentalismo de la austeridad".