Sánchez se somete desde este lunes a la sesión de investidura

Sánchez se somete desde este lunes a la sesión de investidura
Sánchez se somete desde este lunes a la sesión de investidura

El candidato a la Presidencia del Gobierno propuesto por el rey Felipe VI, el socialista Pedro Sánchez, se somete desde este lunes a la sesión de investidura. Las dos jornadas del debate (22 y 23 de julio) podrán seguirse en directo desde La Otra.

La intervención de Pedro Sánchez pueden seguirla a partir de las 12:00 de la mañana de este lunes en el Especial Informativo de la cadena, en la que el candidato a presidente del Gobierno, que expondrá ante la Cámara el programa del Gobierno que pretende formar y solicitará al Congreso la confianza para hacerlo.

También podrán ver al completo la réplica de los grupos de la oposición así como la segunda jornada del debate y la votación de la investidura que tendrá lugar el próximo martes 23.

Negociación para salvar la investidura

Precisamente, este sábado, la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, ha asegurado que el Gobierno ya está negociando con Unidas Podemos el programa y las áreas de gobierno, pero evita pronunciarse sobre el número de carteras que pueda tener la formación morada en la XIII Legislatura.

Tras la renuncia de Pablo Iglesias a sentarse en el Consejo de Ministros, varios han sido los nombres que se barajan como futuribles ministros de Unidas Podemos, entre los que se encuentran los de Irene Montero, Pablo Echenique o el propio Alberto Garzón de IU.

Calvo ha explicado que ella misma, la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, y la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, forman parte del equipo negociador socialista, que según ha indicado está manteniendo este fin de semana reuniones físicas con la contraparte negociadora en Podemos con "diligencia, prudencia y capacidad de llegar al final".

El veto a Iglesias

Pedro Sánchez avanzó la pasada semana que escuchará las propuestas que le haga Unidas Podemos pero pide que no haya "vetos ni imposiciones" y que las conversaciones empiecen por los "contenidos". Las fuentes socialistas destacaron entonces en un texto enviado a los medios de comunicación que el presidente en funciones será que decida su equipo.

Ya a finales de mayo, el presidente del Gobierno aseguró desde Bruselas que había ofrecido a Unidas Podemos representación en la "Administración Pública" frente a la petición de ministerios que ha venido reiterando Pablo Iglesias desde las elecciones. Un ofrecimiento que reiteraría en posteriores encuentros este pasado mes de junio, en el que se llegó a hablar de gobierno de cooperación.

En un cuarto encuentro de Sánchez con Iglesias, el 24 de junio, éste insiste en su exigencia de formar un gobierno de coalición y no descarta votar en contra de su investidura.

La nueva ronda de contactos ya en el mes de julio no dan frutos y el día 9, fuentes socialistas desvelan que Iglesias exigió a Sánchez una vicepresidencia.

Las conversaciones entre los dos líderes, esta vez por teléfono, tampoco dieron frutos, dando Sánchez por rota las negociaciones, tras anunciar Podemos una consulta a sus bases para que se pronuncien sobre si prefieren un Gobierno de coalición o uno monocolor del PSOE.

Con estos mimbres, se llega a esta última semana en que Sánchez afirma que Iglesias y su exigencia de formar parte del Gobierno es el principal "escollo" para desbloquear las negociaciones, mientras que Podemos impide que el PSOE gobierne en La Rioja.

Será el 19 julio cuando Iglesias renuncia a entrar en el Gobierno si Podemos elige a sus ministros, retomándose las negociaciones.

El no del PP y Ciudadanos

Estos últimos movimientos entre PSOE y Podemos los ha visto el presidente del PP, Pablo Casado, con preocupación porque, en su opinión, la "incierta investidura" de Sánchez pueda "cerrarse de mala a manera".

Para Casado, este acercamiento es como una "simulación de novedad para hacer lo previsible: que el PSOE pueda pactar con quien lleva pactando todo el mes".

El líder popular ha insistido reiteradas veces desde la celebración de las elecciones que no se abstendría en la votación a la investidura de Sánchez.

Para la portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, se está produciendo una pelea "por sillones" y Sánchez e Iglesias protagonizan "el culebrón del verano".

Ciudadanos también, desde un primer momento ha rechazo la abstención y votarán en contra de la investidura. Una decisión que adoptó antes de las elecciones generales y de la que no se ha movido ni un milímetro a pesar del coste interno que ha tenido, con bajas importantes como la del portavoz económico, Toni Roldán, la salida de la Ejecutiva del eurodiputado Javier Nart o la marcha de Francesc de Carreras, uno de los fundadores de Cs.

Mayoría absoluta en primera votación

En la primera votación de este martes, el candidato socialista necesitará el apoyo de la mayoría absoluta de la Cámara, es decir, 176 diputados, para ser elegido presidente del Gobierno. Si no la obtiene, se realizará una nueva votación pasadas 48 horas.

En este segundo debate, que tendría lugar, en su caso, el jueves 25, el candidato tendrá 10 minutos para pedir el respaldo de la Cámara, y los representantes de los grupos parlamentarios dispondrán de cinco minutos. En esta votación, el candidato será investido presidente si obtiene mayoría simple, más votos a favor que en contra.

En caso de que Sánchez no obtuviera la confianza de la Cámara podrían tramitarse sucesivas propuestas siguiendo el mismo procedimiento: el Rey, tras consultar a los representantes de las formaciones con escaño en el Congreso, propondría candidato a través de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.

Si en dos meses desde la primera votación no se hubiera investido presidente del Gobierno, el Rey disolvería ambas Cámaras y convocaría nuevas elecciones con el refrendo de la presidenta del Congreso.