Sánchez exige una respuesta política en Cataluña: "Con la ley sólo no basta"

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha defendido este miércoles la necesidad de ofrecer "una respuesta política" en Cataluña de "envergadura semejante" al "problema político de primera magnitud" que existe, porque está convencido de que "con la ley sólo no basta". Así lo ha señalado el líder de los socialistas y candidato a la Presidencia del Gobierno en un acto en el Palacio de Neptuno en Madrid, donde ha reunido al Consejo de Política Federal de su partido, que integran todos sus 'barones'.

Aunque el objetivo de esta cita era aprobar la propuesta de reforma constitucional con la que se presentarán los socialistas a las próximas elecciones generales, Sánchez ha comenzado refiriéndose a las "circunstancias especialmente graves" que atraviesa España por la presentación en el Parlament de Cataluña de una iniciativa para iniciar un proceso unilateral de sucesión.

El secretario general ha recalcado que estamos ante "un hecho gravísimo, irresponsable y antidemocrático", una "provocación antidemocrática" que demuestra una "falta de respeto" por parte de los partidos promotores --Junts pel Si y la CUP-- al veredicto de las urnas el pasado 27 de septiembre, cuando los catalanes "demostraron que no existe una mayoría de ciudadanos a favor de la independencia".

"MERECEN LA CONDENA POLITICA MAS SEVERA"

Sánchez ha subrayado además que es un acto "irresponsable" porque busca situar a Cataluña "fuera de la legalidad" y supone "confundir una inestable mayoría parlamentaria con un salvoconducto para eludir el cumplimiento de la ley" y ha afirmado que, por ello, merecen la "condena política más severa".

Ante este desafío, Sánchez ha asegurado que el PSOE "siempre estará en la defensa de la unidad de España, de la convivencia entre españoles y en defensa de la Constitución y la legalidad", pero ha recalcado que "ante determinados problemas, con la ley sólo no basta".

Por ello, ha insistido en que la reforma de la Constitución que plantean los socialistas es la única salida y está convencido de que terminará abriéndose paso después de las próximas elecciones generales.

"Hoy nos encontramos ante un problema político de primera magnitud, del que los socialistas hemos alertado en los últimos cuatro años con escaso éxito al Gobierno, y exige una respuesta política de envergadura semejante", ha afirmado.

Sánchez ha insistido en que quienes pretenden con sus acciones "situar a Cataluña fuera de la legalidad constitucional", van a conducir a una "fractura social y política" y van a provocar más frustración a los catalanes, pero se ha mostrado esperanzado porque cree que España resolverá esta situación.

"Ni Cataluña ni el conjunto de España están en un callejón sin salida", ha señalado. En su opinión, "hay una solución frente a la confrontación y la división en Cataluña", que pasa por "la renovación del pacto constitucional" que proponen los socialistas, que considera "la única solución política que está ahora encima de la mesa".

La salida, para los socialistas, es "actualizar y mejorar" la Constitución, partiendo de "lealtad mutua, respeto, diálogo y compromiso democrático". Se trata, ha dicho, de pensar más en lo que une que en lo que "coyunturalmente pueda separar", sin que los ciudadanos tengan que "renunciar dolorosamente a sus identidades plurales".

Sánchez ha defendido que hay que respetar los sentimientos, pero ha subrayado no se puede permitir que "se exageren y desborden, conduciendo a escenarios cegados" y ha llamado a apelar a la "razón.

"Frente a quienes empujan a los ciudadanos a un callejón sin salida, somos más los que creemos que hay alternativa", ha remachado, insistiendo en que la salida es esa reforma constitucional que "garantice niveles de autogobierno y un gobierno central de calidad".

RECONOCER SINGULARIDADES EN UN MARCO DE "UNIDAD E IGUALDAD"

Sánchez ha explicado que la propuesta de su partido contempla el reconocimiento de las "singularidades de los distintos territorios", en un marco de "unidad e igualdad" entre todos los españoles. Así consta en el documento que han aprobado este miércoles los socialistas, una propuesta que busca garantizar derechos y libertades "hasta ahora no recogidos" en la Carta Magna, modernizar las instituciones y actualizar el pacto de convivencia entre españoles.

Y aunque ha reconocido la gravedad del momento político, ha remachado que los socialistas no van a "renunciar a mejorar la Constitución por la amenaza secesionista". "Que quede claro, no estamos condenados a elegir entre seguir como estamos o ver cómo los secesionistas empujan a nuestros compatriotas catalanes a la radicalización de un proceso secesionista al margen de la legalidad" ha remachado.

Sánchez ha insistido en que no se puede permitir que estos dirigentes "lleven al absurdo choque de identidades, a la fractura y al conflicto", cuando todos los territorios de España persiguen lo mismo, el desarrollo económico, social y político.

"CON LA LEY Y CON LOS VOTOS GANAREMOS AL DESAFIO"

Por eso, ha hecho hincapié en que hace falta un "acuerdo fundamental" desde "la centralidad política" que después deberá ser "ratificado por el voto de la ciudadanía en su conjunto". "Con la ley y con los votos ganaremos al desafío secesionista", ha remachado. Y ha llamado a "trasladar esa confianza" a todos los ciudadanos, porque "con la fuerza de la ley y la política, con la fuerza del diálogo y la convivencia" se puede ganar a los secesionistas y sus iniciativas "ilegales y antidemocráticas".

Sánchez ha insistido en que es el momento de "recuperar el pulso reformista" y de "modernizar" la Constitución. No se trata, ha dicho, de "hacer tabla rasa", sino de "restaurar" y no "destruir" el pacto de convivencia entre españoles.

En la situación actual y de cara a la próxima legislatura, ha dicho, los dirigentes políticos tienen que "demostrar altura política" y poner en primer plano esas reformas que sirvan de "instrumento idóneo" para construir la España del siglo XXI.

Los socialistas quieren que esta reforma sirva, además de para mejorar la organización territorial para que todas las comunidades se sientan "reconocidas, respetadas e integradas", para combatir las desigualdades y desarrollar un modelo de bienestar social.

"PROPUESTAS REALISTAS, CLARAS, SENSATAS Y VIABLES"

Según ha explicado, el objetivo no es abrir un proceso constituyente, sino "hacer propuestas realistas, claras, sensatas y viables" de reformas de la Constitución que puedan ser compartidas por el resto de fuerzas políticas, porque el resultado sólo puede ser "fruto del pacto".

Por eso, ha explicado, y aunque pretenden hacer propuestas "ambiciosas", ha asegurado que los socialistas mantendrán la "sensatez" y la "cautela" que exige hacer "planteamientos autocontenidos".

Y se ha mostrado convencido de que la reforma se abrirá paso porque la propuesta del PSOE "ofrece respuestas claras, precisas, realistas y viables a las necesidades, retos y problemas actuales que sufre la sociedad española".