Rivera saca el tema de la financiación de Venezuela en el Congreso y Podemos rechaza la acusación

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha aprovechado su intervención en el Pleno del Congreso este miércoles para acusar al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, de no defender los derechos humanos en aquellos países que "financian a su partido", como Venezuela.

Mientras defendía la postura de Ciudadanos sobre cómo afrontar la llegada de refugiados a territorio europeo, Rivera ha dicho que Iglesias, en su intervención, ha mezclado la Ley de Extranjería con el asilo político. "Eso es no tener ni idea de cómo funciona el ordenamiento jurídico", ha concluido, acusándole además de hacer "demagogia de laboratorio".

Tras recomendar Iglesias que repase sus apuntes de Derecho, ha indicado que él hizo la carrera en Barcelona y Helsinki y se ha preguntado dónde estudió el líder de Podemos.

"Usted ha dado clases con esa fundación de Venezuela. Es distinto el concepto el concepto de derechos humanos. Su concepto de derechos humanos en donde usted y sus compañeros impartían clase es distinto al mío, el mío es el de las universidades publicas y concertadas de España y el suyo es el de Venezuela e Irán", ha manifestado.

A continuación, ha dicho a Iglesias que "a ver si es verdad" que defiende los derechos humanos "en todo el mundo", también "donde tiene gente que le financia su partido", y ha instado a Podemos a votar a favor de una propuesta conjunta que presentarán varios grupos parlamentarios "para defender los derechos humanos en Venezuela".

ACUSACION "GRATUITA", SEGUN PODEMOS

El presidente de Ciudadanos ha lanzado la acusación sobre la financiación un día después de que el diario 'ABC' publicara una información según la cual Podemos se financió ilegalmente a través de pagos que el Gobierno venezolano de Hugo Chávez habría realizado a la Fundación CEPS entre 2004 y 2011. Iglesias y otros fundadores del partido morado trabajaron en esa entidad antes de crear Podemos en enero de 2014.

Tras escuchar a Rivera, el portavoz de Podemos, Iñigo Errejón, ha pedido la palabra por alusiones al presidente del Congreso, Patxi López, alegando que el líder de C's había acusado a su formación de "un delito de financiación ilegal" y de haber recibido dinero de un país extranjero. "No es de nuestro agrado que se nos acuse gratuitamente", se ha quejado.

Aunque López no le ha dado la palabra, Errejón ha aprovechado para recordar que el Tribunal Supremo ya ha archivado hasta en tres ocasiones este asunto y, sin citarle expresamente, ha retado a Rivera a ser "valiente" y volver a llevar el tema a los tribunales si "requiere una cuarta aclaración" al respecto.

SANIDAD UNIVERSAL

Por otro lado, el líder de la formación naranja ha rechazado las palabras de Iglesias sobre el pacto de legislatura firmado por el PSOE y Ciudadanos. El secretario general de Podemos ha criticado que los socialistas lleguen a acuerdos "con quienes querían negar la tarjeta (sanitaria) a personas que solamente estaban huyendo de la pobreza".

Rivera le ha invitado a "hacer menos ruedas de prensa" y leerse el acuerdo de gobierno, señalando que en ese documento el PSOE y Ciudadanos hablan de "derechos universales para la sanidad pública española". "Ya sé que a usted le gustaría que no lo dijera, pero lo dice", ha añadido.

INTERIOR DESMIENTE QUE ESTÉ FILTRANDO LAS NOTICIAS SOBRE PODEMOS Y VENEZUELA

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha desmentido "rotundamente" que su departamento, la Dirección General de la Policía o la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), esté filtrando a la prensa informaciones sobre la financiación de Podemos a cargo del Gobierno de Venezuela.

Fernández Díaz se ha referido así a las informaciones del diario ABC sobre la financiación de Podemos que apuntan a que el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez consideraba a Pablo Iglesias y a Juan Carlos Monedero como "aliados naturales de la revolución bolivariana" y apostó por ellos para traer su movimiento a España.

En declaraciones en los pasillos del Congreso, Fernández Díaz ha negado que su ministerio sea el responsable de esas supuestas filtraciones periodísticas o de que incluso esas filtraciones se estén dosificando por intereses políticos en el actual momento de negociaciones para la investidura.

"Como ministro del Interior niego rotundamente que ni el Ministerio del Interior, ni la Dirección General de la Policía, ni la UDEF hayan filtrado ninguna documentación ni ninguna información, y estoy seguro que nadie está en condiciones de desmentir este radical desmentido que estoy haciendo", ha proclamado.

Fernández Díaz no ha querido abundar en la veracidad o no de esas informaciones ya que se trata de materia reservada y sería "un absoluto irresponsable" si hiciera referencia a investigaciones "que pueda estar haciendo o no" la Policía.

CHÁVEZ VEÍA EN IGLESIAS, MONEDERO Y VESTRYNGE 'ALIADOS NATURALES'

El fallecido presidente venezolano Hugo Chávez consideraba a los "profesores españoles" Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y Jorge Vestrynge como "aliados naturales de la revolución bolivariana" y apostó por ellos para traer el bolivarismo a España, según publica ABC.

Este diario destaca que el documento firmado por Chávez y su entonces ministro de Finanzas Rafael Isea -que recoge el pago de más de 7 millones de euros a la fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), germen de Podemos- prueba que la intención del Gobierno venezolano era extender el movimiento bolivariano en España.

En el documento se defiende la contratación de Iglesias, Monedero y Verstrynge, a los que se refiere como "destacados profesores" con el argumento de que "representan una escuela de pensamiento de avanzada revolucionaria, aliados naturales de la revolución bolivariana».

Podemos ha negado haberse financiado con dinero procedente de Venezuela y ha atribuido estas acusaciones a quienes tienen miedo de que en España haya un gobierno de coalición progresista, un asunto por el que el resto de formaciones políticas han reclamado explicaciones.

Asimismo, Jorge Verstrynge ha negado también haber cobrado "ni un céntimo de euro" por asesorar a las Fuerzas Armadas de Venezuela y que "en ningún momento" ha pertenecido o trabajado para la fundación CEPS.