Nueva Rumasa pidió al Santander 30 millones al 20 % de interés en 2010

Nueva Rumasa pidió al Santander 30 millones al 20 % de interés en 2010

Incertidumbre en las empresas de la Nueva Rumasa por la situación del grupo. La familia Ruiz Mateos ha anunciado que declarará el concurso de acreedores para varias de sus sociedades. Según varias cartas dirigidas al presidente del Banco Santander, José María Ruiz Mateos pidió a Botín ayuda para evitar la caída de sus empresas.

Así, pidió a la entidad financiera un crédito de 30 millones de euros a un tipo de interés disuasorio del 20 % en agosto de 2010, a través del despacho de abogados DLA Piper, según figura en el dossier de cartas que ha difundido Nueva Rumasa.

La misiva, destinada al director general de riesgos de Banco Santander, Javier Peralta, la suscribe el socio director en España de DLA Piper, Juan Picón, despacho que desde marzo de 2010 había sido contratado por Nueva Rumasa para que les asesorara en la refinanciación de las deudas con Banco Santander y Banesto.

El consejero delegado de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, indicó ayer que la deuda del grupo con el grupo Santander ascendía a 400 millones de euros, más de la mitad de los 700 millones de la deuda bancaria de este grupo de alimentación.

En la carta, Picón le recuerda una conversación anterior en la que Peralta le indicó antes del verano de 2010 la necesidad de vender activos y reducir la deuda y que en caso de no hacerlo el banco "iniciaría las acciones de ejecución que por derecho le corresponde".

Picón solicita a Banco Santander que firme a la mayor brevedad la refinanciación sin esperar a la materialización de una venta.

En nombre de Nueva Rumasa, Picón solicitaba, para evitar tensiones puntuales de tesorería que "pudiesen poner a Nueva Rumasa en una "situación incómoda", una línea de 30 millones de euros a un tipo de interés "disuasorio" del 20 % "que forzase su utilización sólo en circunstancias extremas".

Picón les pone al corriente de operaciones que en aquella fecha llevaba en marcha Nueva Rumasa para vender activos, entre ellos cuatro hoteles al grupo de medios Carat, que estaban hipotecados a favor del Santander, y que supondría la sustitución del deudor hipotecario y sacar del balance de Nueva Rumasa 45 millones de euros

Además, menciona otra transacción más relevante, que tampoco se ha producido a fecha de hoy, para la venta y alquiler posterior de inmuebles de Clesa, Carcesa y Bodegas Garvey, que supondría una reducción de la deuda de Nueva Rumasa con el grupo Santander de entre 70 y 107 millones de euros.

El dossier incluye una carta manuscrita del patriarca de la familia, José María Ruiz-Mateos, dirigida al presidente del Banco Santander, Emilio Botín, en la que le dice "Emilio, por favor, no nos dejes caer! sería horrible. De consecuencias inusitadas y además innecesario".

En otra de las cartas dirigida a Botín, en esta caso mecanografiada, Ruiz-Mateos padre le ruega que reciba a sus hijos varones, lo que en caso contrario "sería un grave error por tu parte, pues dejarías de ser el ombligo de oro del mundo, y debes saber que los banqueros sois los más odiados de la sociedad en la que vivimos. Tu sabrás...".