Los Mossos dicen que en mayo les llegó la alerta de un atentado y que no era creíble

Fuentes de la lucha antiterrorista han confirmado que los Mossos d'Esquadra, las fuerzas de seguridad del Estado y el CNI recibieron a finales de mayo un aviso de la CIA alertando de los planes del autodenominado Estado Islámico (EI) para atentar en verano en Cataluña, "específicamente en la Rambla".

El Periódico de Cataluña publica hoy esa información, que confirman las citadas fuentes, que añaden que la Policía Nacional alertó ese mismo día al jefe de Información de los Mossos, Manel Castellvi. Esa nota de los servicios de inteligencia estadounidenses rezaba "Información no corroborada de veracidad desconocida de finales de mayo del 2017 indicaba que el Estado Islámico de Irak y Ash-Sham (ISIS) estaba planeando llevar a cabo ataques terroristas no especificados durante el verano contra emplazamientos turísticos muy concurridos en Barcelona, España, específicamente en la calle La Rambla".

Las fuentes antiterroristas, que subrayan que este mensaje afecta "única y exclusivamente al ámbito de la prevención en materia de protección de seguridad ciudadana", consideran que ese aviso debería haber obligado a los Mossos a reforzar la presencia policial en las Ramblas durante los meses de julio y agosto.

El aviso de la CIA advertía de que éste no podía utilizarse "de ninguna manera que exponga o comprometa las fuentes o métodos de inteligencia, y no puede ser utilizada en relación con procedimientos judiciales extranjeros o nacionales ni para otros fines legales, judiciales o administrativos", según han informado las fuentes.

En esa alerta de los servicios de inteligencia de Estados Unidos no figuraba ningún dato, como filiaciones, direcciones o matrículas de vehículos, que pudiera ser utilizado más allá de la mera prevención en materia de seguridad ciudadana que, recuerdan las fuentes, es competencia exclusiva de los Mossos en Cataluña.

Esa comunicación fue recibida por los Mossos, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la Guardia Civil, la Policía Nacional y el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), en el que también participa la policía catalana.

INTERIOR SE DEFIENTE: EL AVISO LLEGÓ POR OTRAS VÍAS Y NO ERA CREÍBLE

El conseller de Interior, Joaquim Forn, y el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, han admitido hoy que el 25 de mayo recibieron un aviso sobre un posible atentado en la Rambla, pero han alegado que no era de la CIA y que, tras contrastarlo, concluyeron que su credibilidad era "muy baja". En rueda de prensa, Forn ha detallado que la consellería de Interior comunicó este aviso "al Estado", que tampoco dio "veracidad" a la amenaza, por lo que no se habló de ello en las reuniones de las mesas de evaluación antiterrorista del 25 de mayo y del 8 de junio, pese a lo cual los Mossos sí que ampliaron el dispositivo de seguridad en la Rambla.

El conseller, que ha denunciado una campaña de "intoxicación y desprestigio" contra los Mossos, ha destacado que, días después del atentado en la Rambla, "el Estado" les confirmó que ninguno de los avisos recibidos con anterioridad sobre la amenaza terrorista tenía relación con los ataques perpetrados finalmente en Cataluña.

Forn y Trapero han precisado que los Mossos d'Esquadra reciben cada día "decenas de avisos" sobre amenazas terroristas, especialmente en centros de culto, como la Sagrada Familia, eventos deportivos, conciertos, nudos de transporte y en lugares concurridos como La Rambla, que siempre son tratados por igual, ya que se evalúan y se intercambia información sistemáticamente para comprobar su veracidad. En el caso concreto del aviso sobre la Rambla, Trapero se ha negado a revelar quién era su fuente, pero ha indicado que la recibieron el 25 de mayo pasado y que no se lo remitió ni la CIA ni el National Counterterrorism Center (NCTC) de Estados Unidos, ni directa ni indirectamente.

Tras hacer las comprobaciones pertinentes, los Mossos concluyeron que el aviso tenía una veracidad "baja", como también había determinado el Gobierno, según ha indicado Forn, que tampoco ha querido precisar a qué organismo gubernamental lo comunicaron. El conseller ha indicado que se habló de este aviso "a nivel político con el Gobierno", para contrastar si tenían algún tipo de información al respecto, y que les respondieron que tampoco daban "ninguna veracidad" a esta alerta.

Trapero ha sostenido que los Mossos cuentan con dos "confirmaciones" de que este aviso no tenía credibilidad, ya que por una parte los terroristas del 17-A atentaron en la Rambla pese a que inicialmente "no era lo que tenían previsto", y porque posteriormente el CITCO les confirmó por escrito que ninguno de los avisos recibidos con antelación tenía relación con los atentados finalmente cometidos. "Era un aviso de muy baja fiabilidad. Se contrastó también con el Estado. No se evaluó como algo fiable en las dos mesas de evaluación de la amenaza terrorista. No teníamos que hacer nada más de lo que hemos hecho", ha indicado Trapero, que ha lamentado que se pretenda transmitir a la opinión pública que si hubieran hecho caso de la alerta no se habría producido el atentado.

PUIGDEMONT DENUNCIA QUE SE HA QUERIDO COLOCAR A LOS MOSSOS EN "PUNTO DE MIRA"

Por su parte, el presidente catalán, Carles Puigdemont, denunció hoy durante una visita a Dinamarca que los Mossos d'Esquadra han sido objeto de una campaña de desprestigio tras los recientes atentados en Barcelona y en Cambrills. "Desde el primer momento algunos han querido poner a los Mossos en el punto de mira, cuando han demostrado ser capaces de gestionar de manera muy correcta una crisis tan compleja como esta", afirmó tras una reunión con parlamentarios daneses.