Magdalena Álvarez dice que no dimitirá y que demostrará la "injusticia" que sufre

La vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Magdalena Álvarez, ha afirmado que no va a dimitir, sino que va a seguir trabajando y a defender su inocencia, pues tendrá "suficiente energía" para que "todo el mundo" se dé cuenta de la "injusticia" que -en su opinión- se está cometiendo con ella.

Álvarez se ha pronunciado así a su llegada al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para la firma con el ministro, Miguel Arias Cañete, de un contrato de financiación del proyecto Forestry and Coastal Management.

La exministra de Fomento y exconsejera andaluza de Economía y Hacienda ha sido preguntada por la fianza de 29,5 millones que le ha impuesto la juez Mercedes Alaya por su actuación en el caso de los ERE fraudulentos. Álvarez ha dicho no querer hablar sobre un asunto que está en los tribunales, pero ha recalcado que lo recurrirá y defenderá su inocencia.

"Tendré la suficiente energía para que todo el mundo se dé cuenta de la injusticia que se está cometiendo conmigo", ha añadido. También ha subrayado la exministra que su problema es "menor" comparado "con lo que está pasando la gente" en España y "lo que está sufriendo".

CAYO LARA CREE QUE DEBERÍA DEJAR EL BEI

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, ha asegurado que la exministra Magdalena Álvarez debería haber abandonado la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones (BEI) después de que la juez que instruye el caso, Mercedes Alaya, le haya impuesto "una fianza tan importante".

"A estas alturas si debería haber puesto su cargo a disposición", ha asegurado Lara en rueda de prensa en la sede federal de IU, debido a "la incompatibilidad" de su tarea en el BEI con "la actividad por la que se le está imputando una situación tan grave".

Aunque el código ético de IU contempla que los cargos imputados dimitan solo cuando se inicia su procesamiento -fase en la que aún no se encuentra Álvarez-, Lara ha asegurado que este es un caso distinto porque está "en una fase diferente a la fase inicial de imputación" después de que la juez le impusiese una fianza civil que supera los 29 millones de euros.