La Guardia Civil interviene el punto de votación de Puigdemont en Sant Julià de Ramis (Girona)

La Guardia Civil ha entrado a la 9.20 horas en el pabellón deportivo de Sant Julià de Ramis, que era el punto previsto para que votara a las 9.30 el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Más de 50 agentes han empezado a acordonar el exterior desde las 9.05, y en un cuarto de hora han entrado forzando la puerta, dejando atrás a los casi 200 concentrados. Tras fuertes forcejeos, los agentes consiguieron entrar en el centro, de donde sacaban a los presentes, tomaban posesión de los distintos espacios y bloqueaban las puertas. Una persona ha resultado herida por una caída en lso enfrentamientos y equipos sanitarios han acudido al polideportivo para atenderla y trasladarla a un centro sanitario.

Ha habido tensión durante la formación del cordón policial con más de 50 agentes ante el pabellón deportivo, mientras un helicóptero sobrevuela la zona.

Poco antes, adentro, los responsable s del colegio electoral han guardado todas las urnas y papeletas que ya se habían instalado, para ocultar todo este material, y Puigdemont no había llegado al entrar la Benemérita.

Finalmente, el presidente de la Genralitat, Carles Puigdemont, ha votado en el referéndum de independencia de este domingo en un colegio electoral de Cornellà de Terri (Girona) en lugar del que tenía inicialmente asignado, en Sant Julià de Ramis (Girona).

Mientras agentes antidisturbios de la Policía Nacional se han personado en al menos cuatro puntos de votación de Barcelona, donde han intentado superar el cordón establecido por personas concentradas frente a los colegios electorales para proceder a su cierre, como ha ordenado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Agentes de la Policía Nacional se han llevado las urnas de la escuela Ramon Llull de Barcelona, situada en el Eixample, arrancándolas de las manos de los miembros de las mesas electorales, que se han resistido a entregarlas, y entre gritos de "fascistas" de más de 200 concentrados en el exterior de las instalaciones. Según ha constatado Europa Press, los agentes de los antidisturbios han roto a martillazos el cerrojo de una de las puertas de entrada y han accedido al interior, donde han tenido que apartar a la gente para poder llevarse el material del referéndum, viviendo momentos de tensión. Los miembros han respondido cantando 'Els Segadors' y los agentes, pocos minutos después y protegidos por un amplio dispositivo, se han llevado las urnas en furgonetas entre gritos, insultos y agarrones de los manifestantes

Agentes antidisturbios de la Policía Nacional también se han personado en el instituto Jaume Balmes, en la calle de Pau Claris de Barcelona, donde han logrado llegar hasta la puerta y

retirar las urnas del referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional.

En ambos casos se están produciendo escenas de tensión y algún forcejeo entre los concentrados y la Policía, que lleva material antidisturbios que no ha utilizado por el momento, como escopetas de pelotas de goma.

La Policía Nacional se ha activado después de que los Mossos d'Esquadra se personasen anteriormente en diversos colegios electorales de Cataluña para levantar acta pero sin impedir el operativo del 1-O en muchos colegios, una votación impulsada por el Gobierno de la Generalitat y las entidades independentistas.

El delegado del Gobierno, Enric Millo, ha explicado este domingo que la Policía Nacional y la Guardia Civil están interviniendo en los colegios electorales por la falta de acción de los Mossos: "Nos vemos obligados a hacer lo que no queríamos hacer". En rueda de prensa en la sede de la Delegación, ha recordado que los Mossos tenían la obligación de evitar que se abrieran los colegios electorales, pero "se ha impuesto la línea política por encima de la profesional" en el cuerpo policial y no ha sido así. Millo ha pedido comprensión a los ciudadanos ante la intervención policial porque, según ha dicho, "el objetivo no son las personas, sino el material electoral" que hay dentro de los colegios.

Los Mossos d'Esquadra han pedido apoyo a la Policía Nacional y a la Guardia Civil en determinados puntos de votación donde necesitan refuerzos de agentes, han informado a Efe fuentes del Gobierno. Los Mossos han remitido a los responsables de la Policía y la Guardia Civil un listado de puntos de votación donde necesitan que sus agentes acudan para reforzar la seguridad y evitar incidentes.

Por el momento, los Mossos d'Esquadra han cerrado más de unos 90 colegios electorales y han requisado las urnas en varios puntos de votación, entre ellas las que iban destinadas a la Escuela Oficial de Idiomas de Barcelona, donde los agentes han quedado rodeados por los concentrados a favor del 1-O.