El Gobierno habilitará controladores militares para cubrir las bajas de los civiles

controladore_20_2010720V1.wmv

El ministro de Fomento, José Blanco, ha avanzado que ha acordado junto con el presidente del Gobierno y la ministra de Defensa habilitar a controladores aéreos militares para que trabajen en torres de control civiles en "situaciones excepcionales". Dicen los controladores que los militares carecen de conocimientos prácticos para ejercer con seguridad.

En declaraciones a la cadena SER, Blanco ha explicado que se requiere una orden del presidente del Gobierno para que el personal militar pueda ocupar puestos de trabajo en los aeropuertos civiles, pero que previamente éstos tienen que estar habilitados.

Las causas como el estrés, la ansiedad o la depresión que aducen los controladores aéreos para justificar sus bajas médicas son "incompatibles" con las condiciones que deben reunir estos profesionales, ha dicho Blanco.

En su opinión, si estos motivos se reiteran "probablemente" haya nuevas pruebas para acceder a este tipo de puestos, ya que "podemos estar ante personas que no están capacitadas para desempeñar ese trabajo".

Asimismo, ha anunciado que la Seguridad Social ya ha comenzado con las inspecciones de trabajo para investigar las causas de las bajas médicas, y que si se confirma que éstas no fueron justificadas "puede haber despidos".

CUANDO MÁS DAÑO HACE

Además, Blanco ha criticado que la forma "abusiva" de protesta que los controladores realizan cuando "mas daño" hacen a la economía, al país y las compañías aéreas, no se corresponde con sus condiciones laborales.

Así, ha indicado que los controladores no trabajan más horas que el año pasado aunque ha reconocido que cobran menos al no facturar las horas extraordinarias, las cuales suponían antes un tercio de las horas trabajadas y se cobraban al triple que las ordinarias. "Parece que el dinero da salud", ha opinado.

Respecto a la jornada de este martes, Blanco ha informado de que en el aeropuerto del Prat en Barcelona, el 32 por ciento de los controladores no ha acudido a su puesto de trabajo y que han tomado medidas para asegurar que el retraso medio de los vuelos sean de unos veinte minutos.

DEFENSA Y FOMENTO INICIAN CONTACTOS

Los Ministerios de Defensa y Fomento han iniciado ya los contactos para que controladores aéreos militares reciban el proceso de formación y habilitación que les permita ejercer en aeropuertos civiles, si así lo decide Presidencia del Gobierno.

La Ley de Seguridad Aérea 21/2003 del 7 de julio prevé en sus artículos 4 y 5 que el presidente del Gobierno pueda aprobar una orden para que los controladores aéreos militares ejerzan el control de la seguridad aérea general, cuando se den circunstancias extraordinarias que así lo aconsejen.

Esta decisión se produce después de que en los últimos días se hayan registrado numerosas bajas médicas entre los controladores aéreos de varios aeropuertos de la red AENA, lo que ha hecho sospechar una huelga encubierta de este colectivo.

Las fuentes del Ministerio de Defensa han precisado que, en el caso de que se produzca esa orden del presidente del Gobierno, Fomento deberá determinar el número de controladores que precisa, que procederán de los que efectivos que dispone el Ejército del Aire para regular el tráfico aéreo en las bases militares.

USCA ASEGURA QUE LOS MILITARES CARECEN DE CONOCIMIENTOS PRÁCTICOS DE CONTROL Y QUE PODRÍA VERSE AFECTADA LA SEGURIDAD

El portavoz de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), Daniel Zamit, aseguro que los controladores militares carecen de "conocimientos prácticos" para ejercer estas labores de control, lo que podría afectar a la seguridad. "Las consecuencias de las decisiones precipitadas nunca son buenas", destacó el portavoz.

Por otro lado, el presidente de USCA, Camilo Cela, desmintió hoy en rueda de prensa que exista "ningún pulso" al Gobierno ni que lo vaya a haber, y calificó la situación del pasado fin de semana en los aeropuertos españoles de "normalidad absoluta". Cela recalcó su voluntad de llegar a una solución negociada con Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), a quien ha presentado una primera propuesta del convenio colectivo que recoge nueve de los 16 puntos a tratar. "Estamos esperando a que AENA mueva ficha", apostilló.

Asimismo, incidió en que todas las bajas de controladores registradas estos últimos días fueron reconocidas por médicos facultativos, recalcando que "no cabe en ninguna cabeza que sean medidas de presión".

El asesor legal del sindicato y miembro de BCN Iuris, Francisco Maroto, precisó que durante los tres días comprendidos entre el 16 y el 18 de julio el centro de control de Barcelona registró 133 bajas.

De ellas, explicó, 73 correspondieron a bajas comunicadas con antelación a recursos humanos y reflejadas en la hoja de firmas, 28 fueron permisos de diversa naturaleza, 16 eran guardias legales y otras 16 fueron bajas sobrevenidas comunicadas con poca antelación al inicio del servicio.