La transformación histórica de la Carretera de Extremadura

Foto aérea de la Carretera de Extremadura
Foto aérea de la Carretera de Extremadura |RTVE

La carretera de Extremadura vertebra una serie de barrios del suroeste madrileño que han ido creciendo en torno a esta vía principal, dentro de los distritos de Latina y Carabanchel.

Carabanchel Alto y Bajo fueron municipios, lugar de pasto y de uso agrícola que se han ido urbanizando al ritmo que marcaba el crecimiento de la ciudad. Y, por supuesto, también las infraestructuras.

Los caminos naturales fueron cediendo su espacio a las calles, las vías férreas y las carreteras. En el otro extremo permanece la Casa de Campo.

Más alejados de la ciudad proliferaron los cuarteles, surgidos en torno a un polvorín a mediados del siglo XIX. Los asentamientos castrenses dieron nombre al barrio de Campamento.

Por aquella época se inauguró también la hoy desaparecida estación de Goya, cabecera del ferrocarril que cubría la ruta Madrid-Navalcarnero-Almorox. La estación (la primera construida al sur del Manzanares) tomó su nombre de la también desaparecida “Quinta del Sordo”, residencia de Francisco de Goya. La ruta se cerró a finales de los 60 para dar paso a la línea de Cercanías. El trazado lo ocupa en la actualidad la calle Sepúlveda.

En los años 50 el tranvía era el único medio de transporte público para los vecinos de estos barrios. El 53 (y posteriormente 54) recorrían Puerta del Ángel, Paseo de Extremadura, Campamento y Cuatro Vientos, “El fin del mundo”, como se le denominaba entonces. En 1963 la EMT suprimía la circulación de tranvías abiertos para sustituirlos paulatinamente por líneas de autobuses como la 36, 39, 25, 138, 17, 31, N-19…

Precisamente en los años 50 comenzó la expansión demográfica. El paisaje agrícola de zonas como el arroyo Luche, hoy Aluche, enterrando pequeñas historias de la ciudad como la Torre de los señores de Bofarull y dejando paso al paisaje urbano. A ambos lados de la carretera de Extremadura se levantaban colonias residenciales como El Batán, un proyecto liderado por Sáenz de Oíza.

Las carreteras, cada vez más concurridas, fueron creciendo al mismo ritmo que el tráfico rodado hasta convertirse en autopistas. Con ellas, también los barrios aledaños y las demandas de sus vecinos que reclamaban menos tráfico y menos ruido en sus casas.

Las vías rápidas encajadas en la misma ciudad, como es el caso de la carretera de Extremadura, esperan el próximo episodio de su historia que pasa por la transformación en vías urbanas, con aceras, menos carriles y velocidad controlada a 50 km/hora, según ha anunciado hoy el Ayuntamiento de Madrid.

Y en la memoria reciente, la Operación Campamento, un viejo proyecto que podría haber transformado definitivamente el eje Extremadura. Pero el acuerdo entre administraciones quedó enterrado, al menos de momento, por la burbuja urbanística y el fallido Eurovegas.

Para saber más:

- historias-matritenses.blogspot.com

- carabanchelesperdidos.wordpress.com

- www.docomomoiberico.com

- www.espormadrid.es

- elmadridquenofue.blogspot.com.es

- José María Sánchez Molledo