Un sabotaje en Metro de Madrid deja atrapados a unos 600 pasajeros

Cinco trenes de las líneas 8, 5 y 3 de Metro sufren sabotajes esta tarde

Al accionarse varias veces el freno de emergencia de uno de los vagones

Catorce pasajeros han tenido que ser atendidos por crisis de ansiedad leves

Metro Madrid

madrid

| 13.12.2012 - 19:34 h
REDACCIÓN

Cinco trenes en las líneas 8, 5 y 3 de Metro han sufrido sabotajes a lo largo de la tarde por la activación del freno de emergencia o por la rotura de las llaves de apertura de las puertas de los coches, según han informado fuentes de la Consejería de Transportes.

Los sabotajes han tenido lugar entre las 18.30 y las 19.30 horas, un rato después de que comenzaran los paros convocados por los sindicatos (que se iniciaron a las 17.30 horas).

El sabotaje más grave ha tenido lugar en la línea 8, entre las estaciones de Nuevos Ministerios y Colombia, cuando un tren ha permanecido una hora en el interior del túnel con 600 pasajeros en su interior, después de que alguien activara el freno de emergencia.

Cada vez que el conductor del convoy conseguía volver a poner en marcha el tren, volvían a tirar del freno, según estas fuentes, que han señalado que desde el centro de control de Metro no se han podido ver imágenes en tiempo real del interior de los vagones, por lo que se deben buscar las grabaciones para localizar a los autores del sabotaje.

La Policía ha tenido que desplazarse en otro tren hasta el lugar donde estaba parado el convoy y, tras colocar ambos vehículos en paralelo, han ido rescatando a los pasajeros, que han sido trasladados a la estación de Colombia, en la que varias dotaciones del Samur-Protección Civil aguardaban a la salida.

Catorce pasajeros han tenido que ser atendidos por crisis de ansiedad leves. Un portavoz de Metro ha indicado que la empresa presentará una denuncia ante la Policía Nacional para que se investiguen los hechos.

Por otro lado, otros cuatro trenes han sufrido también sabotajes, en estos casos por la rotura de la llave de apertura de puertas.

Se trata de tres coches que circulaban por la línea 5 (uno de ellos en la estación de Casa de Campo), y otro en la línea 3, en la estación de Callao. Al quedar inutilizada la apertura de las puertas, los trenes no llevaban pasajeros.