El cadáver hallado en el río Henares es el de Richard Angel desaparecido hace 20 días

No presenta signos de violencia

madrid

| 21.02.2015 - 13:02 h
REDACCIÓN
Más sobre: SucesosSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El análisis de las huellas ha confirmado que el cadáver hallado en el río Henares a su pasó por Alcalá es el de Richard Ángel, el joven desaparecido hace veinte días, mientras que la autopsia realizada ha determinado que no hay signos de violencia.

Fuentes de la Jefatura Superior de Policía han confirmado a Efe que la necroreseña -la comprobación de las huellas dactilares- ha confirmado la identidad del joven.

Además, la autopsia que se le practicó ayer al cuerpo ha determinado que no hay signos de violencia, aunque estas fuentes no han podido especificar si la muerte se produjo de forma accidental o natural.

El cadáver fue encontrado ayer por un pescador en el río Henares a la altura de la calle Entrepeñas, en Alcalá, sobre las 16:30 horas, y desde el primer momento la Policía Nacional sospechó que podía tratarse del joven, tanto por la zona donde fue hallado como por la ropa que llevaba puesta.

Richard Ángel, menor de edad, desapareció en Alcalá la madrugada del 1 de febrero en las inmediaciones de la discoteca Decano, ubicada a escasos metros del caudal del río Henares. Vivía con su padre en la cercana localidad de Meco y salió con unos amigos a celebrar un cumpleaños la noche del viernes 31 de enero.

Ya en la madrugada del día 1, según relataron sus amigos a su familia, había bebido y golpeó sin querer a una chica, lo que motivó que el novio de ésta y unos amigos comenzaran a pelearse con él y le golpearan.

Entonces sus amigos intervinieron en su defensa, tras lo que el joven se fue solo de la discoteca y no le volvieron a ver. La familia denunció la desaparición al día siguiente y desde entonces se le ha buscado por diferentes lugares, aunque fundamentalmente por el río Henares.

En la búsqueda han participado unidades acuáticas, perros adiestrados e incluso el GEO, y unos días después de la desaparición la Policía concluyó que no había indicios objetivos de que el joven hubiera sufrido una agresión o un acto violento, por lo que las pesquisas se centraron a que pudo tener un accidente o un problema de salud.