Piden al Defensor del Pueblo que investigue sobre la residencia de Arganda

Familiares de los ancianos residentes denuncian que hay poco personal para atenderles y que el que hay no tiene suficiente experiencia

El sindicato CSIT reclama 18 plazas sin cubrir que hay en esta residencia pública

madrid

| 19.07.2017 - 15:29 h
REDACCIÓN

Poco personal y el que hay, no tiene suficiente experiencia. Es la denuncia que hacen familiares de los ancianos de la residencia pública de Arganda del Rey. Al caso de la mujer que en mayo murió como consecuencia de la semi-amputación de una pierna al caer de una cama, se une ahora otra denuncia. Piden al Defensor del Pueblo que abra una investigación.

El trabajador que denunció a la Fiscalía y al Defensor del Pueblo la falta de personal y medios en la residencia de ancianos de Arganda del Rey, Jesús Navarro, tras la muerte de una anciana ha defendido que es "imposible que haya un solo enfermero para 343 residentes". Navarro, quien trató de salvar la vida a la nonagenaria residente que se quedó atrapada al caer de la cama, ha recordado cómo fueron aquellos momentos de tensión, al tiempo que ha alertado de que la falta de personal no ocurre solo en Arganda, sino que "pasa en toda la Comunidad de Madrid".

"Que un enfermero tenga que estar solo, subiendo y bajando desde la primera planta donde está la sala de curas hasta la sexta planta para atender a una señora, es imposible", ha reivindicado el enfermero del centro de mayores.

El profesional ha incidido en que en cuánto descubrió a la anciana, con la pierna semiamputada, tuvo que bajar corriendo al primer piso en ascensor. "Esta mujer llevaba media hora tirada en el suelo. Por suerte solo tuve que bajar una vez a por material y no me dejé nada, por lo que no tuve que bajar más veces. Pero es que mientras tanto, esa señora estaba sola en el suelo y en estado de shock", ha lamentado Navarro.

Sobre el anuncio del alcalde de Arganda del Rey, Guillermo Hita, de solicitar una reunión al consejero de Políticas Sociales y Familia, Carlos Izquierdo, Navarro se ha mostrado satisfecho. "Me alegro de que el Ayuntamiento se posicione. Es normal que si la Comunidad pone en el municipio una residencia de ancianos, el Consistorio exija todas las garantías", ha explicado.

PIDEN QUE SE CUBRAN LAS PLAZAS PREVISTAS

Por otra parte, los trabajadores de la residencia de mayores de Arganda del Rey, de titularidad pública, llevan esperando desde mayo a que la Consejería de Políticas Sociales y Familia cubra las 18 plazas de nuevos auxiliares de enfermería que anunció al comité de empresa a primeros de año.

"Para paliar el déficit de personal que arrastramos, el 31 de enero la dirección del centro anunció que iba a meter 14 nuevos puestos de auxiliares de enfermería más otros cuatro que no se habían cubierto del proceso de consolidación", ha indicado a Efe Carlos Muñoz López, de CSIT Unión Profesional y presidente del comité de empresa de la residencia de Arganda.

"Cuando salimos de la reunión nos aseguraron que se iban a cubrir las 18 plazas en mayo, pero hasta la fecha no se ha incorporado nadie", se queja Muñoz, quien ha vuelto a denunciar la situación de "deterioro" del servicio que se presta a los alrededor de 350 internos de la residencia de Arganda por la falta de personal. La Consejería de Políticas Sociales y Familia, a su vez, ha abierto de oficio un proceso interno de diligencias informativas.

La Agencia Madrileña de Atención Social, de la que dependen las residencias, considera que fue "un accidente fortuito" y que aquella noche estaban "de servicio 10 auxiliares de enfermería", lo cual, sostiene, supera las ratios establecidas por la normativa, además de un diplomado en enfermería y un auxiliar de control e información.

En opinión del presidente del comité de empresa, el nuevo director (desde noviembre) de la residencia de Arganda, Pablo F. Corujo, es "como un mueble y no soluciona nada". "Dos meses después de los hechos no se ha molestado en hablar con el enfermero que denunció el accidente ni con la familia de la fallecida", según Muñoz, quien también ha criticado que siguen sin solucionarse los problemas de "déficit de material" del residencia.

Critica además que el servicio de lavandería, privatizado hace cinco años, no cubre las necesidades del centro. "Se cambian las toallas cada quince días y se utilizan de manera habitual toallas de papel", ha añadido.

El trabajador que denunció el caso de la residencia de Arganda: "Es imposible que un enfermero esté con 343 residentes"

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El trabajador que denunció a la Fiscalía y al Defensor del Pueblo la falta de personal y medios en la residencia de ancianos de Arganda del Rey, Jesús Navarro, tras la muerte de una anciana ha defendido que es "imposible que haya un solo enfermero para 343 residentes".

Navarro, quien trató de salvar la vida a una nonagenaria residente que se quedó atrapada al caer de la cama, ha recordado a Europa Press cómo fueron aquellos momentos de tensión, al tiempo que ha alertado de que la falta de personal no ocurre solo en Arganda, sino que "pasa en toda la Comunidad de Madrid".

"Que un enfermero tenga que estar solo, subiendo y bajando desde la primera planta donde está la sala de curas hasta la sexta planta para atender a una señora, es imposible", ha reivindicado el enfermero del centro de mayores.

El profesional ha incidido en que en cuánto descubrió a la anciana, con la pierna semiamputada, tuvo que bajar corriendo al primer piso en ascensor. "Esta mujer llevaba media hora tirada en el suelo. Por suerte solo tuve que bajar una vez a por material y no me dejé nada, por lo que no tuve que bajar más veces. Pero es que mientras tanto, esa señora estaba sola en el suelo y en estado de shock", ha lamentado Navarro.

Sobre el anuncio del alcalde de Arganda del Rey, Guillermo Hita, de solicitar una reunión al consejero de Políticas Sociales y Familia, Carlos Izquierdo, Navarro se ha mostrado satisfecho. "Me alegro de que el Ayuntamiento se posicione. Es normal que si la Comunidad pone en el municipio una residencia de ancianos, el Consistorio exija todas las garantías", ha explicado.

"Y si el edificio son siete plantas y no hay personal, y hay que cerrar tres plantas, pues se cierran y somos coherentes", ha zanjado el enfermero, que también ha considerado que las instalaciones no son "coherentes con los residentes". "Aquí no hay válidos ya, todos los usuarios comen en los comedores de las plantas y no en los comedores centrales de la primera planta porque siempre hay tropiezos, problemas", ha denunciado.

Jesús Navarro ha recibido numerosas felicitaciones a través de sus redes sociales por haber dado un paso adelante denunciando. Muchas de estas loas se han dado en las redes sociales bajo una etiqueta, #PorCecilia, en memoria de la usuaria que falleció en mayo.