Los candidatos convierten la pradera de San Isidro en escenario electoral

madrid

| 15.05.2011 - 13:31 h
REDACCIÓN

Los candidatos de los principales partidos políticos (PP, PSOE e IU) han convertido este domingo la pradera de San Isidro en escenario electoral de cara a las elecciones del próximo domingo. A falta de una semana para que voten los ciudadanos, todos han querido estar en las fiestas del 15 de mayo.

El más madrugador ha sido el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, que ha visitado la pradera y ha bebido el agua de San Isidro. Puntual como un reloj a las 8.30 horas, Gallardón ha hecho acto de presencia en la ermita del Santo, mientras los feriantes comenzaban a desperezarse y a colocar las tradicionales rosquillas en los puestos, a la espera de que comenzaran a llegar los madrileños, deseosos de honrar a su patrón.

Todavía con poca gente, el primer edil y sus acompañantes han entrado en la ermita para beber la tradicional agua del Santo, momento que algunas señoras han aprovechado para charlar con él. "Que vuelva el año que viene", le ha deseado una mujer, a lo que Gallardón ha respondido: "Seguro que volveré, no sé en calidad de qué, pero seguro que volveré".

Tras pasar por la ermita y besar la imagen del Santo, Gallardón ha explicado a los medios de comunicación que su deseo para este año es que "además de las medidas concretas" para crear empleo, que haya "voluntad colectiva, ánimo" para salir de la crisis económica.

"Que todos tengamos la oportunidad de hacer que nuestros deseos se hagan realidad. Sé que otros años pedimos prosperidad, salud, felicidad... pero esta año tenemos que concentrarnos en pedir lo que más necesita la gente: el empleo para Madrid. Estoy convencido de que, además de las medidas concretas, tiene que haber una voluntad colectiva, un ánimo detrás del cual estemos todos para conseguirlo", ha explicado.

Además, se ha mostrado convencido de que San Isidro Labrador "seguro que hará que eso sea posible" y que va a ayudar a los vecinos de la capital a que "Madrid tenga lo que mas quieren los madrileños: empleo".

Preguntado por su deseo personal de cara a las elecciones del próximo 22 de mayo, Gallardón se ha limitado a señalar que "está bien" pedirle al Santo "cosas para todos, no sólo para unos". "Así que, que nos ayude a todos, pero ganar las elecciones es algo que tenemos que hacer nosotros solos", ha concluido.

GOMEZ Y LISSAVETZKY, JUNTOS

Los candidatos socialistas al Ayuntamiento y a la Comunidad, Jaime Lissavetzky y Tomás Gómez, han cumplido este domingo con la tradición de San Isidro con deseos al patrón de la capital y degustando las tradicional rosquillas 'tontas', las favoritas del exsecretario de Estado para el Deporte, como ha confesado, y con recomendaciones del segundo para que tampoco se olvidara de las 'listas', quien ha rememorado a Enrique Tierno Galván y se ha encomendado al santo.

Gómez no ha desvelado si ha pedido algo a San Isidro en su día de fiesta y se ha remitido a una anécdota en la que unas monjas se ofrecieron a rezar por el exalcalde de Madrid en la fase final de su enfermedad y él, agnóstico confeso, les contestó que "todo ayuda".

Poco antes de las 10.30 horas llegaban los dos socialistas a una soleada pradera cumpliéndose, un año más, el refrán: San Isidro Labrador, quita el agua y pone el sol.

Acompañados por otros socialistas, como Juan Barranco, Maru Menéndez, Amparo Valcarce o Pedro Zerolo, los cabeza de lista no han dudado en recorrer la pradera y dejarse fotografiar con todo aquel que se lo pedía. Eso sí, las parpusas y los claveles reventones se los han dejado en casa.

También han tenido tiempo para escuchar críticas, aunque pocas, y las peticiones de algunos madrileños. "Espero que ganéis y podáis hacer algo por mi hijo, que lleva mucho tiempo de interino", le explicaba una mujer a Tomás Gómez, quien se ha encontrado con un par de madrileños procedentes de Parla. "Yo vengo justo de allí", les comentaba.

Para Lissavetzky, este San Isidro es el primero que festeja con la vista puesta en el Ayuntamiento. Este castizo de nacimiento, del barrio de Chamberí, aunque con un apellido impronunciable, ha contado a los periodistas que para él la de hoy es una fecha muy especial: el 15 de mayo la familia del candidato celebraba el cumpleaños de su madre, fallecida hace dos años, en reuniones en las que las rosquillas no podían faltar.

"Mis preferidas son las tontas", ha confesado. Después de comprar algunas, Gómez le ha recomendado a su compañero que le gusten "un poco más las listas". Maru Menéndez se decanta por las de Santa Clara. Poco después ambos candidatos han apostado por la suerte comprando décimas para el Sorteo del Oro de la Cruz Roja.

Y mientras que los socialistas abandonaban la pradera, los madrileños iban llegando poco a poco a ella. Parpusas, mantones, barquillos y, por supuesto, mucho chotis han tomado Carabanchel para demostrar un año más el respeto de la ciudadanía por el patrón de la ciudad.

IU A LAS PUERTAS DE LA PRADERA

Por su parte, los candidatos de Izquierda Unida a la Presidencia de la Comunidad y la Alcaldía de la capita, Gregorio Gordo y Angel Pérez respectivamente, se han quedado a las puertas de la pradera porque se han desplazado hasta la sede de su partido en el distrito de Carabanchel.

Eso sí, después si han hecho un pequeño paseo de unos 200 metros y se han adentrado algo más en el ambiente festivo con motivo del Día de San Isidro.

El candidato de Izquierda Unida-los verdes a la Presidencia regional, Gregorio Gordo, ha afirmado este domingo, fiesta de San Isidro, es "una cita inmejorable" para que PP y PSOE "se sitúen en la realidad que hay en la Comunidad" aunque ha reconocido que en estas cosas va "escaso de fe", por lo que se teme que ambos partidos comentaran "que hoy es San Isidro y es la fiesta de Madrid; y es lo más concreto que dicen en la campaña".

AGUIRRE DE CHULAPA Y CON CHOTIS INCLUIDO

Por último, la presidenta regional y candidata del PP a la reelección, Esperanza Aguirre, ha sido la que más ha tardado en llegar a la Pradera de San Isidro y lo ha hecho vestida de chulapa con un traje blanco que le regalaron hace cuatro años pero ha preferido estrenar este domingo.

Aguirre, que ha repartido dulces típicos de este día, ha sido recibida por un grupo de mujeres que cantaban un chotis que aludía al candidato socialista, Tomás Gómez.

La propia presidenta ha hecho alusión al color blanco de su traje típico en relación con el que lleva en el cartel electoral de su candidatura para el próximo 22 de mayo.