Los camiones no podrán circular por Gran Vía del 1 de diciembre al 7 de enero

Habrá dos ciclocarriles y otros dos carriles bus-taxi-moto; el resto del espacio será para peatones

Este año se eliminan las vallas metálicas y se sustituyen por barreras de hormigón decoradas

madrid

| 13.11.2017 - Actualizado: 16:08 h

AGENCIAS

Los coches de los no residentes, salvo excepciones, tendrán restringido el acceso a la Gran Vía, la calle Atocha, la calle Mayor y la Puerta del Sol buena parte de los días que van desde el 1 de diciembre hasta el 7 de enero, a excepción de nueve jornadas: el 4, 11, 12, 13, 14, 18, 19, 20 y 21 de diciembre. Este será el segundo año consecutivo que las calles del centro de la capital permanezcan cerradas al tráfico durante la Navidad, unas fiestas tras las cuales comenzarán las obras en la Gran Vía para su remodelación que permitirá el cierre definitivo a buena parte del tráfico.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha presentado hoy las medidas para cerrar al tráfico de esta arteria por Navidad, que en esta ocasión tendrá como principal novedad que, en lugar de vallas metálicas, la separación de la parte peatonal con la de vehículos se señalizará con vallas de hormigón que la alcaldesa pretende decorar con plantas. "Haremos todo lo posible para que estéticamente sean lo más bellas posible", ha dicho la alcaldesa en referencia a estas barreras de carácter temporal, que pesan entre 700 y 800 kilos cada una.

Como medida de seguridad, del 1 de diciembre al 7 de enero, de 11.00 a 23.00 horas, los vehículos de más de 3.500 kilogramos tendrán prohibido circular por la Gran Vía, salvo excepciones, una medida antiterrorista que ya se puso en marcha el año pasado para la cabalgata de Reyes.

La alcaldesa de Madrid ha recordado hoy que en Navidad "el número de peatones aumenta muchísimo" en la zona centro de Madrid, ya que la mayor parte de las actividades transcurren en el "corazón de la ciudad" que su equipo de Gobierno pretende cambiar para dar protagonismo los peatones.

MÁS ESPACIO PARA LOS PEATONES

A partir del 1 de diciembre, la Gran Vía tendrá dos ciclocarriles y otros dos carriles bus-taxi-moto y el resto del espacio será para peatones. Además, se ampliará la anchura de cuatro pasos de cebra. Las restricciones tendrán lugar en cuatro etapas: del 1 al 3 de diciembre, del 5 al 10, del 15 al 17 y desde el día 22 de diciembre hasta el 7 de enero. El paso estará prohibido desde las 17:00 horas del primer día de cada periodo hasta las 22:00 del último día.

Están exentos de estas restricciones los vehículos de residentes, los que accedan a un hotel, garaje o aparcamiento subterráneo, las motos, bicis, vehículos con tarjeta de estacionamiento para personas con movilidad reducida, entre otros.

La carga y descarga podrá realizarse de 23:00 a 11:00 en Gran Vía y de 8:00 a 13:00 (o 15:00 para vehículos de bajas emisiones) en el resto de las calles restringidas, y no hay limitaciones para la entrega de envíos postales.

En el tramo de la calle Segovia comprendido entre Ronda de Segovia y Puerta Cerrada podrá haber restricciones durante las 24 horas del día o cortes puntuales en función de la congestión del tráfico, al igual que en Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Ronda de Toledo, Gran Vía de San Francisco y Plaza de España.

El Ayuntamiento de Madrid recomienda el uso de transporte público, que será reforzado en coordinación con el Consorcio Regional de Transportes de Madrid, y recuerda que en Navidad hay una gran afluencia de peatones al centro de Madrid.

Preguntada por las quejas de los comerciantes por el cierre de la Gran Vía el año pasado, la alcaldesa se ha mostrado convencida de que cuando "se favorece que haya mas personas que transcurren por las calles se incrementa el comercio" y ha dicho que el análisis que se hizo el año pasado ha ayudado "mucho" al Ayuntamiento a diseñar el dispositivo de este año.