La FMM pide el rescate de los municipios madrileños "inviables"

Reclama un "plan de rescate financiero para refinanciar o condonar la deuda"

Municipios como Moraleja de Enmedio, Cenicientos, Navalcarnero o Parla, gravemente afectados

González Taboada recuerda que el Plan de Inversión Regional tiene en cuenta a los municipios endeudados

madrid

| 07.07.2016 - 21:17 h
REDACCIÓN

El presidente de la Federación de Municipios de Madrid (FMM) y alcalde de Arganda del Rey, Guillermo Hita, pidió hoy una "actuación de urgencia" por parte de la Comunidad de Madrid o el Estado para los "municipios inviables financiera y económicamente por la deuda que están arrastrando".

Hita declaró en los pasillos de la Asamblea de Madrid que es necesario un "plan de rescate financiero para refinanciar o condonar la deuda de los ayuntamientos inviables de la región, como Moraleja de Enmedio, Cenicientos, Navalcarnero y Parla".

"Hay municipios inviables financiera y económicamente por la deuda que están arrastrando y necesitan una actuación de urgencia por la propia Comunidad o por el Estado", reiteró Hita, quien aseguró que "de seguir el camino que llevan son inviables", porque "los acreedores están yendo contra el patrimonio de los alcaldes".

Indicó que "no se puede permitir que por las deudas heredadas tengan que sufrir en la cuenta corriente los alcaldes estos encontronazos de proveedores" y agregó que estos municipios "necesitan un plan completo de rescate financiero para refinanciar o condonar esa deuda en caso de no ser reconocible".

Pidió un plan para sacar a estos ayuntamientos de la situación en la que se encuentran y explicó que los municipios pueden utilizar el 90% del plan de inversiones Prisma para cubrir su gasto corriente, pero, a su juicio, esto es "completamente insuficiente".

LA ALCALDESA DE CENICIENTOS: NO SABEN QUE HACER CON NOSOTROS

Por otra parte, la alcaldesa de Cenicientos, Natalia Núñez, informó de que esta localidad, que cuenta con un presupuesto de 1,4 millones de euros, tiene una deuda de 11 millones. Tras destacar que ya hay "órdenes" contra su cuenta, indicó que aunque se tomen medidas y se ahorre, "no se podrán generar los recursos suficientes para pagar esa deuda y serán necesarias medidas excepcionales para casos excepcionales".

La alcaldesa aseguró que la Comunidad y el Gobierno central "no saben qué hacer con nosotros y estamos abandonados".

GONZÁLEZ TABOADA: PODRÁN UTILIZAR HASTA EL 90% DEL PIR PARA PAGAR GASTOS

En respuesta a estas demandas, el consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Organización del Territorio, Jaime González Taboada, dijo que a estos ayuntamientos "inviables se les tratará de una manera diferente al resto y tendrán una mayor asignación económica para poder paliar los gastos que tienen".

González Taboada ha anunciado que Parla, Navalcarnero, Cenicientos y Moraleja de Enmedio podrán usar el 90 % de lo que reciban del Plan de Inversión Regional para pagar gastos de personal, bienes, servicios y transferencias corrientes.

El nuevo Plan de Inversión Regional, el antiguo Plan Prisma, contempla esta posibilidad en el caso de "municipios que acrediten una especial dificultad económica", en respuesta a los alcaldes de los cuatro municipios y del presidente de la Federación de Municipios de Madrid (FMM), el socialista Guillermo Hita, que pedían un "rescate financiero". El resto de municipios pueden destinar hasta el 25 % de su asignación en estas partidas.

El consejero ha indicado que el plan es una prueba del "compromiso municipalista de este Gobierno".

La Comunidad de Madrid destinará 700 millones de euros al nuevo Programa de Inversión Regional -antiguo Plan PRISMA- para financiar y mantener infraestructuras, zonas verdes y equipamientos en los 178 municipios de la región. Además, el consejero ha destacado que los municipios podrán cogestionar y cofinanciar -con distintas horquillas- sus proyectos, lo que implica corresponsabilidad y mayor autonomía para las localidades, y para Taboada da "carta de madurez" a los municipios.

Taboada ha indicado que en los próximos días el Consejo de Gobierno aprobará mediante decreto el plan, que desde ese momento tardará tres meses en entrar en vigor.

Sin embargo, el plan no ha convencido a Podemos ni al Partido Socialista, que han pedido que se retire el decreto, al considerar que era un plan opaco y poco participado. Además, ambos grupos han criticado que la financiación del plan está sujeta, por una cláusula, a disponibilidad presupuestaria, lo que para el diputado Rafael Gómez Montoya (PSOE-M), y ha pedido que garantice a los alcaldes que "dispone del dinero desde el principio hasta el final".

Tanto el PSOE como Podemos han considerado que de no dotar de fondos al programa éste sería un "brindis al sol".

Por su parte, el diputado de Ciudadanos Enrique Veloso ha considerado que el Plan no incluye criterios nuevos y ha criticado que los municipios de menos de 2.500 habitantes no puedan gestionar en solitario sus inversiones.

El consejero de Administración Local se ha defendido de las críticas aludiendo a la prioridad de ayudar a los municipios con dificultades y ha sostenido que le "duele" que Podemos y el PSOE pidan retirar el decreto "porque muchos ayuntamientos no pueden hacer nada y el programa es vital para que paguen nóminas".