La Comunidad pone en marcha un plan para acabar con la pobreza

Elaborará una Estrategia Regional para la Inclusión (2016-2019)

El consejero de Políticas Sociales y Familia, Carlos Izquierdo, visitó un centro de acogida y asistencia

madrid

| 21.07.2015 - 15:02 h
REDACCIÓN

La Comunidad de Madrid tiene previsto elaborar una Estrategia Regional para la Inclusión (2016-2019), que contará con medidas concretas de lucha contra la pobreza y la exclusión, de acuerdo a la Ley 15/2001 de Renta Mínima. El consejero de Políticas Sociales y Familia, Carlos Izquierdo, visitó hoy el centro de acogida y asistencia para personas sin hogar en situación de dependencia de Rais Fundación, donde detalló que la Comunidad de Madrid cuenta con el programa Sal de la calle , en colaboración con Cáritas, que atiende cada año a más de 1.500 personas y al que este año se destinan casi 300.000 euros.

Según informó la Comunidad de Madrid en una nota, Izquierdo indicó que todas las medidas que el Gobierno autonómico pondrá en marcha durante esta legislatura buscan cumplir tres objetivos básicos: hacer frente a las situaciones de pobreza, combatir la exclusión social y eliminar cualquier tipo de discriminación, sea cual sea su naturaleza.

Para garantizar estos objetivos, el consejero de Políticas Sociales y Familia resaltó que se va a mantener la Renta Mínima de Inserción (RMI) como un derecho subjetivo para satisfacer las necesidades básicas de las familias que lo necesitan mientras dure su situación de dificultad. Además, se comprometió a agilizar la tramitación de la RMI para que en ningún caso supere los tres meses.

"En definitiva, estas medidas vienen a corroborar el compromiso de la presidenta y del Gobierno regional para combatir la pobreza y la exclusión social", afirmó Izquierdo, puesto que a pesar de que la Comunidad de Madrid ha avanzado mucho en esta materia, "todavía queda mucho por hacer".

Actualmente, según el Ejecutivo regional, la Comunidad de Madrid cuenta con uno de los índices de pobreza y exclusión social (Tasa AROPE) más bajos de España, con un 19,2, diez puntos inferior a la media nacional (29,2). Este indicador, armonizado a nivel europeo, permite comparar la medición de la pobreza basándose en aspectos de exclusión, factores de renta, privación material severa y baja intensidad del trabajo.