Fernández-Lasquetty considera "absolutamente injustificada" la huelga de limpieza en el Ramón y Cajal

madrid

| 13.01.2014 - 15:36 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, calificó este lunes de "absolutamente injustificada" la huelga indefenida que han convocado hoy los trabajadores de la limpieza del Hospital Ramón y Cajal.

"No se ha reducido el salario a nadie, lo único que ha habido es un acuerdo entre las dos partes con unos trabajadores, a los que se les ha dado una indemnización pactada y dejan de trabajar allí. Las personas que se han acogido lo han hecho de forma voluntaria", explicó Lasquetty en una entrevista con Servimedia.

"La limpieza del Ramón y Cajal la llevan realizando empresas externas desde que abrió en el año 1977. Así que no digan que esta huelga es por las privatizaciones del PP", agregó el consejero de Sanidad, quien culpó del paro al sindicato CGT.

"Hemos establecidos unos servicios mínimos suficientes y esperamos que los sindicatos se comporten con seriedad y sin jugar con un servicio público tan importante como es el Ramón y Cajal y esperamos también que la empresa que gestiona la limpieza sea capaz de buscar acuerdos", concluyó.

LOS SINDICATOS HABLAN DE UN SEGUIMIENTO MASIVO

El primer día de la huelga indefinida del servicio de limpieza del Hospital Ramón y Cajal, adjudicado a la empresa Clece, está teniendo un seguimiento del 90% y los servicios mínimos se están cumpliendo en su totalidad, según los sindicatos convocantes CGT, UGT y CCOO.

La huelga empezó pasada la medianoche, en protesta por los planes de reestructuración que la empresa Clece pretende ejecutar en la limpieza del hospital, tras obtener el pasado 1 de octubre la adjudicación de este servicio dentro del contrato integral de limpieza de dieciséis hospitales.

La empresa tenía que "haber subrogado a 344 trabajadores y ahora hay 290 en la plantilla en los tres turnos, tras aplicar bajas incentivadas", según el secretario de Acción Sindical de UGT, José Antonio Fernández.

"El problema es que no se están cubriendo las vacantes. El personal trabaja los 365 días del año, hay una sobrecarga de trabajo. Ello provoca, además, una peor calidad de la limpieza del hospital, con las consecuencias que ello puede ocasionar en un centro sanitario", ha añadido.