Fallece en Madrid "Sor María", imputada en dos casos de niños robados

Alegó "motivos de salud" para no comparecer ante el juez el pasado 18 de enero

Fiscal: Los casos con "sor María" como imputada están abocados al archivo

Una de las denunciantes lamenta que la clériga se "haya llevado a la tumba" el paradero de sus hijas

SOS Bebés robados se replanteará la estrategia judicial para seguir buscando la verdad

(Archivo)

madrid

| 24.01.2013 - 08:52 h
REDACCIÓN

La religiosa María Gómez Valbuena, conocida como "Sor María", imputada en dos casos de supuestos niños robados, falleció el pasado martes en Madrid, han confirmado a Efe fuentes del convento de las Hijas de la Caridad de San Vicente Paúl.

"Sor María", de 87 años, que estaba "muy enferma", según las mismas fuentes, alegó "motivos de salud" para no comparecer ante el juez el pasado 18 de enero como imputada tras la denuncia presentada por Purificación Betegón por la presunta desaparición de dos mellizas que alumbró en la Clínica de Santa Cristina en 1981.

La religiosa declaró como imputada el pasado 12 de abril después de que María Luisa Torres la acusara de haberle arrebatado a la hija que tuvo en 1982 en la misma Clínica de Santa Cristina, en la primera denuncia de la causa de "niños robados" que llegó a un Juzgado.

Torres presentó la denuncia ante la Fiscalía, que apreció indicios de delito en la actuación de la religiosa, y trasladó la denuncia a los Juzgados, donde fue admitida a trámite, en marzo de 2012, por el titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, Adolfo Carretero.

María Luisa Torres, que se reencontró con su hija Pilar en 2011 después de confirmarse su relación biológica por unas pruebas de ADN, ratificó ante el juez el 3 de abril de 2012 que "Sor María" le quitó a la niña "por adúltera", ya que el padre no era su marido.

Unos días después, el 12 de abril, la religiosa se acogió a su derecho a no declarar, aunque en una carta abierta a los medios de comunicación rechazó las acusaciones y dijo que le "repugnaba" separar a un recién nacido de su madre.

En los meses de septiembre y octubre de 2012, el juez Carretero citó a declarar a veinticuatro testigos, en su mayoría médicos, además de requerir pruebas documentales, como las partidas de nacimiento y la escritura de adopción de la supuesta "niña robada" y la historia clínica de la madre biológica.

Varios médicos confirmaron en sus declaraciones que la religiosa era la única responsable de las adopciones y que tenía un poder omnímodo para entrar y salir en la zona de los nidos y las incubadoras.

"Sor María" estaba imputada en este procedimiento por los delitos de detención ilegal y falsedad en documento público.

Además, podría estar implicada en, al menos, otros tres casos que se están investigando en Madrid.

Otros de los casos es el de Purificación Betegón, que dio a luz a dos niñas mellizas el 23 de febrero de 1981 en la maternidad de Santa Cristina y el de una otra mujer que, en 1966, dio a luz a un varón en la Casa de la Maternidad y que ha identificado a "Sor María" en su declaración ante el juez.

Precisamente por la denuncia de Betegón, que investiga el Juzgado de Instrucción número 50 de Madrid, la monja fue de nuevo imputada por la supuesta desaparición de las mellizas.

El 23 de febrero de 1981 Betegón dio a luz dos mellizas en la Clínica Santa Cristina, escuchó que decían "avisar a Sor María" y, cuando ella dejó claro que no quería dar en adopción a sus hijas, las niñas "casualmente" se murieron.

La religiosa, que estaba citada a declarar el 18 de enero de 2013, alegó "motivos de salud" para no comparecer en el Juzgado.

El letrado de la religiosa presentó un escrito y aportó un informe médico, alegando "una insuficiencia cardiaca" para no comparecer en el Juzgado que investiga el caso.

El consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, ha mostrado su respeto por el curso que tome la instrucción judicial sobre el caso de los niños robados en hospitales españoles después de que una de las imputadas, María Gómez Valbuena, conocida como 'Sor María', haya fallecido esta semana.

Preguntado en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno por si considera que se debe seguir investigando su implicación en el caso pese a que ya no esté, Victoria ha dicho que respeta el curso de la instrucción judicial y ha añadido que "desde luego", si había indicios "de cualquier conducta, esos indicios se deben continuar por parte del juez instructor".

No obstante, ha explicado que el fallecimiento de una de las personas, por lo establecido en el Código Penal, "pone fin a esta investigación. No obstante, ha insistido en mostrar su respeto por la decisión que tome el juez al respecto y que será él el que tenga que tomar el impulso para continuar con la investigación judicial.

En la misma linea el fiscal superior de Madrid, Manuel Moix, ha dicho hoy que los dos presuntos casos de robo de bebés, que se investigan en juzgados madrileños y en los que la religiosa María Gómez Valbuena, conocida como "sor María", es la única imputada, "están abocados al archivo", tras el fallecimiento de la monja.

Por otra parte Purificación Begetón, que denunció a sor María por un presunto robo de sus hijas, ha lamentado que, con su fallecimiento, se haya "llevado a la tumba" el paradero de sus descendientes y espera que la investigación continúe para que pueda aclararse dónde se encuentran.

SOS BEBÉS ROBADOS SE PLANTEARÁ LA ESTATEGIA JUDICIAL

La asociación SOS Bebés Robados se replanteará la estrategia judicial tras la muerte de la religiosa María Gómez Valbuena, cuya responsabilidad penal en las dos causas en la que está imputada queda extinguida, si bien las causas en las que se investigan casos de desapariciones de niños que la vinculan seguirán adelanten para depurar nuevas responsabilidades penales.

Así lo ha manifestado el abogado de la asociación Guillermo Peña, quien ha señalado que era previsible que 'Sor María' pudiera morir debido a sus últimos achaques, pero no tan repentinamente. La monja falleció el pasado martes, cuatro días después de que no acudiera a los juzgados para declarar sobre un caso de la desaparición de dos gemelas.

"Cuando un imputado fallece se extiende la responsabilidad penal sobre él. Pero ello no quiere decir que en la causa no vaya haber más imputados, ya que Sor María no trabajaba solo, sino que estaba con un entramado profesional que refrendaba sus decisiones", ha recalcado.

A su juicio, sería una ingenuidad pensar que los 3.000 casos de adopciones irregulares solo sea Sor María la responsable. Ahora, replantearemos nuestra estrategia de cara al procedimiento y seguiremos trabajando en busca de la verdad", ha aseverado.

Además, ha recordado que hay casos de niños robados en los que están imputados médicos como en varios procedimientos en el País Vasco. "Vamos a seguir buscando la verdad. No debe cundir el desánimo", ha dicho.