En libertad los 32 ocupas detenidos en el desalojo de La Morada

Quedan imputados por los delitos de resistencia y desobediencia y usurpación de bienes inmuebles

Rita Maestre critica por "represiva" la intervención policial en La Morada

La Policía habilita un teléfono 900100301 para que los ciudadanos denuncien ocupaciones ilegales

Varios centenares de personas protestan ante La Morada contra las detenciones

La defensa de los okupas de 'La Morada' solicita al juez que se les devuelva el inmueble

madrid

| 21.04.2016 - 12:17 h
REDACCIÓN

Las 32 personas detenidas ayer, tres de ellas menores, durante el desalojo del centro social ocupado "La Morada" de Madrid han quedado en libertad tras declarar ante la Policía, aunque imputados por los delitos de resistencia y desobediencia y usurpación de bienes inmuebles.

Así lo ha explicado hoy el jefe superior de Policía de Madrid, José Alfonso Fernández, en una rueda de prensa en la que ha informado de la desarticulación de una banda especializada en robar bancos junto a la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, y el comisario jefe de la Brigada de Información de Madrid, José Luis Conde.

El jefe superior ha detallado que el teléfono (900100301) que se habilitó el pasado martes para que los ciudadanos denuncien ocupaciones ilegales se vio colapsado ayer por la gran cantidad de llamadas que se registraron. Por eso ha pedido paciencia y ha prometido que se escucharán "todos y cada uno de los requerimientos".

En cuanto a los arrestos de ayer, el jefe superior ha relatado que las detenciones se practicaron después de que, recientemente, el propietario del inmueble, situado en la calle Casarrubuelos, decidiera cambiar la cerradura y poner vigilancia privada aprovechando un momento en el que no había nadie en el inmueble, que había sido ocupado.

El propietario había denunciado la ocupación y la madrugada del miércoles, en virtud de una orden judicial, la Policía procedió a desalojar a los moradores, sin mayores incidentes.

Pero ayer por la tarde un grupo entró de nuevo en el inmueble, mientras otro grupo les apoyaba desde el exterior, lo que finalmente motivó una intervención con los antidisturbios que acabó con los 32 detenidos.

El jefe superior ha detallado que una llamada alertó ayer de que varios jóvenes habían entrado en la vivienda "arrollando a los vigilantes jurados" contratados por el propietario, por lo que la Policía intervino.

RECLAMA COLABORACIÓN A LAS DIFERENTES ADMINISTRACIONES PARA LUCHAR CONTRAS LOS OKUPAS

Durante la mañana de hoy se han congregado en la puerta del inmueble varias personas, sin que se hayan registrado incidentes, ha precisado.

Alfonso José Fernández ha incidido en la necesidad de que la diferentes instituciones colaboren contra las ocupaciones ilegales y en que se de una solución social a las familias que lo necesiten.

La delegada del Gobierno ha incidido, como hizo el pasado martes al presentar al inspector jefe de coordinará las investigaciones y actuaciones contra ocupaciones ilegales de viviendas, en que todas las instituciones tienen que colaborar en este ámbito.

Ha precisado que hoy habrá una reunión convocada por el Ayuntamiento de Madrid a la que asistirán representantes de la Delegación y de Policía Nacional para tratar el asunto de las ocupaciones ilegales, y ella pedirá que el Consistorio designe a una persona como única interlocutora.

Preguntada por si la Policía Municipal debería tener una unidad específica para luchar contra las ocupaciones ilegales, Dancausa ha dicho que es el Ayuntamiento el que debe tomar esa decisión, si lo considera oportuno, y ver si tiene capacidad para ello.

EL AYUNTAMIENTO CRITICA POR "REPRESIVA" LA INTERVENCIÓN POLICIAL

El Ayuntamiento de Madrid (Ahora Madrid) ha considerado hoy "claramente desproporcionada" y "represiva" la actuación policial en el centro social ocupado "La Morada", en el barrio de Chamberí, donde "no se produjo un desalojo" porque, de haber sido así, se habría hecho "contra el criterio del juez", según el Consistorio. La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, se ha referido con estas palabras a la detención ayer de 32 personas durante el desalojo del centro social ocupado "La Morada" de Madrid, que han quedado en libertad tras declarar ante la Policía.

Rita Maestre ha considerado que la actuación policial, "claramente desproporcionada", no se corresponde con el "sentir del barrio" de Chamberí hacia La Morada, que ha sido un "espacio de creación" y un lugar "positivo" donde compartir experiencias y talleres.

"Es una pena que se resuelva de esta manera desproporcionada y, digamos, puramente represiva", ha lamentado Rita Maestre.

LA DEFENSA DE LOS OKUPAS SOLICITA AL JUEZ QUE SE LES DEVUELVA EL INMUEBLE

La abogada de los okupas detenidos ayer miércoles ha presentado una denuncia en la que solicita al juez que ordene la devolución del inmueble a sus poseedores, el Centro Social Autogestionado 'La Morada', en el estado en que se encontraba con anterioridad a la comisión del ilícito. Así consta en una denuncia presentada este jueves, a la que tuvo acceso Europa Press, en la que la defensa alega que ninguna instancia judicial ha acordado el desalojo del inmueble, por lo que la restitución posesoria se ha llevado a cabo al margen de la legalidad.

En la denuncia esgrime que se han incurrido en una serie de ilícitos penales entre los cuales y sin ánimo de ser exhaustivas, se encuentra el delito de allanamiento de persona jurídica, el de desobediencia judicial, el de daños y el de coacciones.

La denuncia se presenta después de que ayer la Policía Nacional detuviera a una treintena de personas por un delito de desobediencia en relación a la okupación de este centro. 'La Morada', fue okupada en septiembre de 2012. Desde entonces, en el edificio se han celebrado varias actividades desde jornadas antirrepresivas, hasta asambleas de vivienda, Coordinadora 25S- y culturales.

Se trata de un local de dos plantas, situado en el número 5 de la calle Casarrubuelos, con una superficie total de 1.200 metros cuadrados, y propiedad de una inmobiliaria.

En las alegaciones, se explica que desde 2012 existe en la calle Casarrubuelos un Centro Social llamado 'La Morada', que es quien ha estado haciendo uso del espacio desde dicha fecha, realizando infinidad de actividades sociales para todos los vecinos del barrio de Chamberí y de la ciudad de Madrid.

Este extremo, según la denuncia, ha quedado acreditado "tanto por la documentación obrante en la causa, como por la declaración de sus defendidos, como por los documentos aportados por la propia acusación particular como un dossier sobre los colectivos participantes en el Centro Social y las múltiples actividades sociales que en él se realizan".

La abogada ha explicado que el pasado 18 de septiembre de 2015, la nueva propietaria del inmueble, 'Glaciar Viedma Slu', solicitó el desalojo del inmueble, y se acordó mediante auto de fecha 16 de octubre de 2015 que no accedía a dicha solicitud y que no procedía el desalojo.

La propiedad no recurrió dicha decisión. El 11 de diciembre de 2015 se acordó el sobreseimiento provisional de la causa, y en fecha 22 de diciembre fue recurrido por la propiedad.

VARIOS CENTENARES DE PERSONAS PROTESTAN ANTE LA MORADA CONTRA LAS DETENCIONES

Varios centenares de personas han protestado hoy en las proximidades del centro social La Morada, ubicado en el distrito madrileño de Chamberí, contra las 32 detenciones realizadas ayer durante el desalojo del edificio okupado.

Un amplio despliegue policial ha impedido a los participantes en la concentración acercarse a la calle Casarrubuelos, donde se encuentra el local, por lo que se han reunido en la calle Escosura para corear lemas como "Libertad, libertad, detenidos por luchar" y "presos políticos, libertad".

También han gritado contra el propietario del edificio, al que han calificado de "especulador"; y han advertido a viva voz que tras el desalojo habrá "otra ocupación".

La concentración se ha producido después de que los okupas desalojados ayer hayan interpuesto una denuncia ante el juez en la que piden que se les devuelva el inmueble por no exister resolución alguna que haya acordado la restitución a su propietario.