El profesor acusado de abusos era cercano y cariñoso, según los padres de alumnas

madrid

| 07.04.2014 - 16:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Dos padres de alumnas del colegio Valdeluz Agustinos Madrid y de la academia de música Melodía Siglo XXI han asegurado ante el juez que el docente Andrés D., detenido por abusos, es un "gran profesor", "cercano y cariñoso", y que sus clases y barbacoas transcurrían con normalidad.

Ramón Muñoz, el abogado del profesor, que propuso la comparecencia de los dos testigos, ha indicado que era frecuente que se produjeran interrupciones de las clases de la academia por parte de las secretarias para llevar algún papel, pero "nunca, durante tantos años, se observó nada anormal por padres, secretarias y alumnos de la academia".

El letrado ha explicado que, en las barbacoas que tenían lugar en el chalé del profesor, había treinta o cuarenta personas entre menores y adultos, a los que el docente tenía que atender, como anfitrión, por lo que ha considerado extraño que "además fuera capaz de estar pendiente de llevarse a una chica a un sitio apartado, luego a otra y luego a otra, como si fuera la carnicería".

Las barbacoas tenían lugar en un chalé, con una piscina pequeña, donde las treinta o cuarenta personas presentes podían observar lo que ocurría, ha detallado Muñoz.

Los testigos han definido a Andrés D. como un gran profesor, "cordial, cercano, amable y cariñoso", que se preocupaba por los problemas de sus alumnos, a los que enviaba felicitaciones de cumpleaños y navideñas por WhatsApp.

Los padres han sostenido que jamás han recibido ninguna queja de sus hijas, que han defendido "a capa y espada" a Andrés como profesor y como persona, y "nunca han oído ningún comentario o rumor de ninguna compañera o alumna".

Por su parte, Paloma Gutiérrez, abogada de algunas de las denunciantes, ha resaltado que las alumnas querían a su profesor, de ahí "lo que les ha costado denunciar los hechos".

Gutiérrez ha estimado que los testimonios de hoy "no tienen trascendencia", ya que puede haber otros padres a cuyas hijas Andrés no haya tocado y que tengan un trato "excelente" con él, pero hay unas cuantas que denuncian unos hechos muy determinados.

El profesor Andrés Díez se encuentra en prisión provisional por siete delitos de abusos sexuales desde el 14 de febrero en la cárcel de Soto del Real (Madrid).

La defensa del docente ha señalado que, al padre de una denunciantes, Javier R., que declaró ante el juez el pasado viernes, en el Centro Especializado de Intervención en Abuso Sexual Infantil (Ciasi) de la Comunidad de Madrid le dijeron que el testimonio de su hija "no era creíble" y que "era cuestión de meterse en un procedimiento judicial para ver si eso iba a tener viabilidad o no, pero no lo hicieron".