Ex alumnas del Valdeluz, víctimas de abusos, no querían ir a clase, según los padres

Seis padres de exalumnas del colegio Valdeluz Agustinos de Madrid han corroborado este viernes ante el juez que sus hijas sufrieron abusos sexuales por parte de un profesor del centro y han asegurado que las niñas no querían ir a clase con el docente porque estaban "incómodas". Ha sido una nueva jornada de comparecencias ante el juez que investiga este caso, por el que se encuentra en prisión provisional el profesor Andrés Díaz, acusado de siete delitos de abusos sexuales.

Los padres de las exalumnas han comparecido a propuesta de los abogados de algunas de las chicas, mientras que dos secretarias de la academia de música Melodía Siglo XXI, anexa al colegio, -una de ellas hijastra del profesor- y dos alumnas del centro lo han hecho a propuesta de la defensa del docente.

Las dos secretarias y las dos alumnas han destacado ante el magistrado la "total normalidad" que había en las clases de la academia y la relación "cordial" que tenían con el docente, según fuentes jurídicas. Sin embargo, los padres han confirmado los síntomas que presentaban las chicas, a quienes "no les gustaba ir a clase, ponían pegas y estaba claro que no estaban cómodas", ha explicado el abogado de una de las denunciantes, José Carlos Velasco.

UN PADRE NO DENUNCIÓ EN 2007

El padre de una exalumna del colegio Valdeluz Agustinos de Madrid ha declarado ante el juez que su hija le comunicó que su profesor de música estaba abusando de ella en el año 2007, pero que entonces decidió no denunciar los hechos para evitar la "criminalización" de la menor en el proceso judicial.

De esta forma lo ha expresado a los periodistas tras comparecer, a petición de los abogados de las víctimas, ante el titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Madrid, Hermengildo Barrera, que investiga el caso.

Javier R. ha relatado que su hija comenzó a sufrir trastornos alimentarios, por lo que acudieron a un centro de salud de la Comunidad de Madrid, y cuando la menor le comunicó que había sufrido abusos por parte de su profesor de música, fue derivada al Centro Especializado de Intervención en Abuso Sexual Infantil (Ciasi).

Ha detallado que su hija recibió tratamiento psicológico en el Ciasi durante seis meses y, con posterioridad, el psicólogo los puso en contacto con una letrada del Ciasi que les explicó el proceso judicial a seguir en estos casos, si bien decidió no denunciar los hechos para evitar la "criminalización" de la menor durante el procedimiento.

UNA RELACIÓN "MUY ESTRECHA"

El profesor tenía una relación "muy estrecha" con algunos de los padres, lo que podía ayudar a que las alumnas se mantuviesen en las clases de la escuela, porque "en casa no querían dar ninguna explicación de lo que estaba sucediendo", ha indicado Velasco.

El letrado del docente, Ramón Muñoz, ha estimado que los padres y madres han incurrido en "contradicciones" y se ha preguntado cómo es posible que unos padres a los que se les cuenta a principios de enero que están sucediendo unos hechos de abuso permitan que su hija siga yendo a la academia hasta el mes de febrero, en lugar de "cortar radicalmente" con esas clases. Todas las puertas de las aulas de la academia de música tienen "un ojo de buey" que permite observar desde fuera todo lo que ocurre dentro de la clase, sin que "nadie viera nada extraño, anormal o algún movimiento raro", a pesar del continuo trasiego de alumnos que entran y salen y las frecuentes interrupciones de las clases por parte de las secretarias, ha señalado Muñoz.

El representante legal del profesor ha calificado de "firmes, coherentes, verosímiles y convincentes" las declaraciones de las secretarias de la academia y de dos alumnas del profesor. Muñoz ha atribuido este proceso a "la histeria colectiva" y al "efecto arrastre" provocado por las redes sociales y los medios de comunicación, que ha llevado a una persona a presentar una denuncia en la que dice que el profesor abusó de ella hace 34 años.

ANDRÉS DÍEZ, "MAL", AUNQUE "TRANQUILO"

El docente, Andrés Díez, que desde mediados de febrero se encuentra en prisión provisional por siete delitos de abusos sexuales, está "mal", aunque "tranquilo" porque "no ha hecho nada", según Muñoz.

La defensa ha pedido su puesta en libertad por entender que "no hay riesgo de fuga" y no hay posibilidad de que pueda influir en los testimonios de las niñas, llamarlas o contactar con ellas, puesto que sus declaraciones judiciales ya se han producido. "Si no estuviera convencido de la inocencia de mi representado, yo no le defendía", ha afirmado el letrado, quien ha considerado que, en este proceso, hay intereses ocultos de "intentos de relación sentimental" con el profesor o "un enamoramiento oculto", ante la dificultad de entender por qué denuncian abusos y permanecen fieles a sus clases.

Jesús Mandri, representante legal del exdirector y del exjefe de estudios del colegio, se ha mostrado satisfecho con las declaraciones de hoy, ya que ninguno de los testigos ha relacionado ni al director ni al jefe de estudios con los hechos.

Ninguno de los padres y madres que han prestado declaración hoy ha dicho que se le comunicara nada ni que se le hiciera ningún comentario ni al director ni al jefe de estudios, ha apuntado Mandri. La tutora del colegio recibió un comentario, pero en ningún caso consta que ella comunicara nada a la dirección del centro, ha resaltado Mandri.

Para los próximos días 7 y 10 de abril, el titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Madrid, Hermenegildo Barrera, que investiga el caso, ha fijado las comparecencias como testigos de otras cuatro personas, a instancias del letrado del profesor.

OTRAS PRUEBAS

Ante el magistrado instructor, ya han prestado testimonio un total de 17 chicas. De ellas, quince han confirmado que sufrieron abusos a manos de su profesor de Música.

Las comparecencias se realizan a instancias de los abogados personados en la causa. En concreto, están señalados los días 4, 7 y 10 de abril. También el próximo viernes comparecerá como testigo la hijastra de Andrés D. D., el profesor que cumple prisión preventiva por siete delitos de abusos sexuales a menores

Por otro lado, la abogada Paloma Gutiérrez, que representa a varias de las chicas, tiene previsto solicitar al juez que testifiquen varios de los profesores de los que se tiene constancia de que algo sabían en relación a los presuntos abusos. En concreto, dos de los docentes de este centro escolar manifestaron en sede policial que tenían conocimiento de lo que estaba pasando.

Según las mismas fuentes, uno de ellos contó que la joven que recibió durante un año tratamiento psicológico en el Centro Especializado de Intervención en Abuso Sexual Infantil (CIASI) ya le comentó en 2007 lo que le sucedía.