La Asamblea de Madrid aprueba la ley de Dinamización Comercial

La licencia express que permitirá reducir burocracia en la apertura de nuevos comercios

Los comercios podrán abrir 24 horas 365 días al año

Aguirre: Es "un paso de gigante en la liberalización de la economía madrileña"

madrid

| 07.06.2012 - 13:49 h
REDACCIÓN

El pleno de la Asamblea de Madrid aprobó este jueves la Ley de Dinamización de la Actividad Comercial de la Comunidad de Madrid, que permitirá a los comercios abrir 24 horas 365 días al año y eliminará las trabas burocráticas que impiden una ágil apertura de empresas en la región.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha afirmado este jueves que La Ley de Dinamización de la Actividad Comercial cambiará el aspecto de la economía comercial madrileña. "Es una ley importantísima que va a cambiar el aspecto de la economía comercial madrileña. Se suprimen las licencias y al mismo tiempo se permite a los comerciantes que abran y cierren cuando consideren que es más oportuno", ha afirmado Aguirre en el pleno del Parlamento regional en relación a la ley de Dinamización Comercial.

Para Aguirre es "un paso de gigante en la liberalización de la economía madrileña", del cual se siente "francamente satisfecha". "Creo que hemos hecho lo que había que hacer y los resultados se van a ver enseguida", ha concluido.

Tras su paso por el Parlamento regional, la ley ha sufrido varias modificaciones como su cambio de nombre, ya que ha dejado atrás su denominación de 'Ley de Dinamización del Comercio Minorista' para pasar a ser la 'Ley de Dinamización Comercial de la Comunidad de Madrid', ya que ahora la norma no afecta sólo al comercio, sino a otros sectores como el asegurador, inmobiliario y financiero.

Se trata de una enmienda del Grupo Popular, ya incorporada en el dictamen de la ley, por la que la eliminación de trabas burocráticas para la apertura de comercios se amplía también a estos ámbitos.

En su paso por la comisión del ramo, la norma contó con el apoyo del PP, la abstención de UPyD y la oposición de PSOE e IU, que consideran que genera "importantes distorsiones en el tejido comercial" y perjudica al pequeño comercio.