Cifuentes y el Jefe Superior de Policía visitan la sede del CSI de la Policía Nacional en Madrid

La Policía Científica madrileña ha identificado en 2012 a 1.100 personas relacionadas con delitos

Cifuentes y el Jefe Superior de la Policía Nacional en Madrid

madrid

| 29.11.2012 - 16:17 h
REDACCIÓN

La Brigada de la Policía Científica de Madrid es la de mayor volumen de trabajo y diversidad de casuística de España, como así lo acreditan algunas de sus cifras, puesto que en lo que va de año, ha realizado 9.900 inspecciones oculares relacionadas con delitos, con el resultado de 1.100 identificados, 650 de ellos por huellas y 450 por ADN, a lo que se suman más de 300 informes periciales sobre armas. Así lo ha destacado la delegada del Gobierno en Madrid durante su visita este jueves a esta Brigada junto al jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díaz. Allí ha destacado también la creación de nuevos grupos, como los de Desaparecidos e Informática Forense, para hacer frente a problemáticas específicas relacionadas con el delito.

"La Policía Científica hace un trabajo fundamental para poder resolver todo tipo de delitos que se cometen en Madrid. Quizá es una de las brigadas que tiene una mayor efectividad. A pesar de que las instalaciones tienen algunas deficiencias, cuentan con unos medios tecnológicos muy avanzados y hay una plantilla de policías nacionales que están realmente preparados, cualificados y muy especializados en todos los campos, desde balística, documentación, huellas, análisis de todo tipo", ha indicado la delegada.

ALTA ESPECIALIZACIÓN

También ha hecho hincapié en "la especialización de cada uno de los departamentos de la Brigada para recoger y gestionar información, lo que incrementa la operatividad de un servicio imprescindible para garantizar la eficacia policial". "El trabajo que hacen es realmente impresionante e imprescindible para que la Policía tenga el grado alto de efectividad y eficacia en un grado alto de resolución de los delitos", ha añadido Cifuentes.

La Brigada, localizada en el madrileño distrito de Moratalaz, cuenta con especialistas en cada una de las tres secciones en las que se divide desde el punto de vista operativo --Identificación, Inspecciones Oculares y Criminalística--, que, a su vez, se subdividen en grupos especializados.

Sus agentes tienen competencia directa en la ciudad de Madrid, y en delitos graves, accidentes o catástrofes con múltiples víctimas en toda la Comunidad, coordinando además a los policías que prestan servicio en esta especialidad en las comisarías.

Entre los distintos grupos de la Brigada, destaca el Grupo de Delitos Violentos (DEVI), que funciona las 24 horas del día y está encargado de las inspecciones oculares en homicidios, agresiones sexuales o secuestros, mediante la recogida de vestigios biológicos, químicos, o balísticos, y revelado de huellas. También efectúa las inspecciones oculares en los atracos a bancos y butrones. Los vestigios recogidos en las inspecciones oculares son trasladados a la Brigada para su tratamiento por el Grupo de Fotografía e Imagen, que, además, se encarga de realizar los reportajes fotográficos y DVD en aquellos asuntos que se precisan.

Por su parte, el Grupo de SAID (Sistema Automático de Identificación Dactilar) se encarga del cotejo diario de todas las huellas introducidas en el sistema, contra las bases de datos de huellas anónimas de asuntos sin resolver que ya se encuentran grabadas en este Sistema.

La delegada también ha visitado el Grupo de Lofoscopia, responsable de la recepción, control, remisión y depósito de las huellas que se reciben para su estudio mediante la utilización de reactivos químicos, llevando a cabo la identificación de las coincidencias de puntos característicos en las huellas, y emitiendo informes técnico-policiales y peritajes de identificación.

La labor investigadora de la Brigada Provincial de Policía Científica se complementa con las actividades ya tradicionales del Grupo de Balística Operativa, que se encarga de efectuar informes técnicos sobre armas de fuego y elementos balísticos empleados en un delito, y del Grupo de Documentoscopia, que centra su actividad en el estudio de falsedades documentales, manuscritos, y patentes y marcas, especialmente en este último caso, en lo que se refiere a falsificaciones de objetos y productos para su posterior venta, así como en la vulneración de la propiedad intelectual

NUEVOS GRUPOS

Resultan también especialmente relevantes, las actividades de dos grupos recientemente creados para dar respuesta a la problemática generada por las desapariciones y las nuevas tecnologías. En el primer caso, se ha puesto en marcha el Grupo de Desaparecidos, cuya función se centra en vincular las denuncias referentes a personas desaparecidas, con los cadáveres o restos humanos que aparecen inicialmente sin identificar.

En el segundo caso, se ha creado el Grupo de Informática Forense, que analiza los diferentes soportes de almacenamiento de datos y los aspectos relacionados con telefonía y electrónica, que guarden relación con un hecho delictivo concreto y sean requeridos por la autoridad judicial. Investiga casos relacionados con pornografía infantil, extorsiones, estafas y falsificación de documentos, entre otros.