Aguirre: "El PSOE es como los pirómanos, que se quejan cuando llegan los bomberos"

En el pleno de la Asamblea de Madrid

Maru Menéndez (PSOE) cree que la reforma da el poder a los empresarios que supone un trato discriminatorio a los trabajadores de las pymes

Gregorio Gordo acusa a Aguirre y a la patronal de conducir a la exclusión social a la clase trabajadora

Aguirre: "Decir socialismo es decir paro"

madrid

| 01.03.2012 - 17:51 h
REDACCIÓN

La presidenta regional, Esperanza Aguirre, ha tachado hoy de "vergüenza" la actitud del PSOE ante la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy, y ha señalado que los socialistas son "como los pirómanos, que se quejan cuando llegan los bomberos" para apagar el fuego que han provocado.

Aguirre ha respondido así, durante la sesión de control al Gobierno en la Asamblea de Madrid, a una pregunta de la portavoz adjunta del PSM, Maru Menéndez, sobre la reforma laboral. La presidenta ha pedido a los socialistas que "reflexionen" antes de criticar la nueva reforma, que supone "dejarse por fin de pamplinas y de chau chau con los sindicatos", como a su juicio hizo el PSOE en el Gobierno, cuando pactó "nada más que reformas de la señorita Pepis que sólo han traído más paro a España".

"Es una vergüenza, ustedes son como los pirómanos, que se quejan cuando llegan los bomberos; dejan 5,2 millones de parados, y cuando llega el PP en forma de bombero a arreglarlo se quejan, y pretenden con algaradas callejeras ganar lo que no han ganado en las urnas", ha recriminado Aguirre, antes de vaticinar a los socialistas que "volverán a perder otra vez la mitad de los votos que ya perdieron".

Aguirre ha instado al PSOE a "dejarse de pamplinas" al criticar el abaratamiento del despido porque si eso fuera lo que genera el paro, durante los años de Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero podrían haber aprobado un "despido hipercarísimo" y no lo hicieron. El problema, ha continuado, es que las propuestas socialistas no favorecen la contratación, y ha acusado al PSOE, "a los sindicalistas y a sus amigos" de querer impedir que se contrate libremente.

Aguirre ha vuelto a insistir en que quien conculca los derechos de los trabajadores no es el PP, sino el PSOE, puesto que "decir socialismo es decir paro". "Comprendo que les moleste, lo lamento muchísimo", ha añadido, ante las quejas de la bancada de la oposición.

Por el contrario, según Aguirre la nueva reforma favorecerá la contratación de los jóvenes y estimulará que se hagan contratos. "Está ideada pensando no en los sindicalistas, sino en los parados".

PSOE CREE QUE LA REFORMA DA UN TRATO DISCRIMINATORIO A LOS TRABAJADORES

Maru Menéndez, en su intervención, ha insistido en que la reforma laboral del PP ataca frontalmente los derechos tanto de los que tienen trabajo como de quienes aspiran a encontrar uno, y ha señalado que además se aleja del principal objetivo, que es la creación de empleo.

Según ha dicho, la reforma otorga todo el poder a los empresarios, vulnera los derechos constitucionales y supone un trato discriminatorio para los trabajadores de las empresas de pequeño tamaño.

Por eso, ha asegurado que su partido presentará un recurso de inconstitucionalidad a una "contrarreforma" que no es más que "el autorretrato de la gran patronal" y "supone un retroceso en los derechos de los trabajadores".

Y como ejemplo de esto, ha exhibido un anuncio de un seminario de una escuela privada de negocios, que para dar a conocer la nueva reforma laboral se publicita con frases como "¿Despido más barato? Ahora sí que sí", "Reducción de salarios: por fin será una posibilidad real", "Despidos colectivos para los que basta la decisión del empresario", "Nuevo contrato (...) ¡y con un año de periodo de prueba!" o "Adiós 'despido express'... hola 'nuevo despido express'".

"No es un argumentario sindical, es propaganda de expertos de derecho laboral", ha señalado la diputada socialista. Menéndez ha asegurado que hasta ahora la conflictividad laboral había estado "en cotas mínimas" gracias a instrumentos como la prórroga de los convenios colectivos durante la negociación, elemento que suprime la nueva reforma.

"La conflictividad no la promueve el PSOE, ni Rubalcaba, ni los sindicatos, sino Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy con una contrarreforma que suprime los instrumentos de la negociación colectiva", ha zanjado.

AGUIRRE ACUSA A IU DE QUERER "HELENIZAR" A ESPAÑA

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha acusado hoy al portavoz de IU en la Asamblea, Gregorio Gordo, de pretender "helenizar" España, es decir, "que España se parezca a Grecia", por oponerse a la reforma laboral y por "aferrarse a un marco laboral absurdo y fracasado".

Aguirre ha contestado así en el pleno de la Asamblea a Gregorio Gordo, que ha dicho que "el futuro de España es el presente de Grecia" y ha anunciado que su grupo presentará un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma laboral.

La presidenta ha defendido que dicha reforma "facilita la contratación" y "permite encontrar soluciones diferentes y alternativas al despido", y ha espetado al portavoz de IU que, si él "se preocupara un poquito más por los parados y menos por los sindicalistas, estaría de acuerdo" con ella.

"Yo que le considero una persona inteligente, creo que debería abrir su mente y convencerse de que sus doctrinas y sus teorías sólo han conseguido 2,7 millones de parados. ¡Tiene usted que cambiar el chip y modernizarse un poquito!", le ha espetado la presidenta al portavoz de IU.

Aguirre ha puesto, como ejemplo, que en el Ayuntamiento de Collado Villalba, ante una "inflación de personal" el alcalde ha propuesto a los sindicatos bajar un 5% los salarios o hacer un ERE con 39 despidos, y los sindicatos han preferido que se eche a 39 personas.

Gregorio Gordo, por su parte, ha acusado a Aguirre y a la patronal de "cargar ilegalmente contra el hombro de la mayoría social trabajadora y conducirlos a la exclusión social". Además, ha defendido que el paro "tiene que ver más con la economía y la producción que con el modelo laboral", como prueba, a su juicio, que unas comunidades tengan una tasa de desempleo del 30% y otras -ha dicho- del 13%.