Una mujer de 79 años muere calcinada en Carabanchel en un incendio en su dormitorio

3incendio_20101215V0.wmv

Una mujer de 79 años de edad ha fallecido en torno a las 3.00 horas de la madrugada de este miércoles a consecuencia de un incendio registrado en su dormitorio, y cuyas causas todavía se desconocen, aunque se están investigando. Los hechos han tenido lugar en el piso bajo del número 4 de la plaza Francisca Pacheco (distrito de Carabanchel), según ha informado Emergencias Madrid.

Al lugar se desplazaron tres dotaciones de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid. Al llegar los efectivos desalojaron a los residentes en la primera planta del edificio y localizaron el incendio en uno de los dormitorios de la vivienda y, tras extinguirlo "en apenas cinco minutos", se percataron de que sobre el colchón calcinado se hallaba el cuerpo sin vida de la víctima.

En el mismo piso vivían además el hermano de esta, de 81 años, la sobrina y una segunda anciana. Miembros del Samur han certificado la muerte y han atendido al varón, "que presentaba una intoxicación por inhalación de humo y sobre todo una fuerte crisis de ansiedad". Este hombre ha sido dado de alta en el lugar, mientras que los vecinos del primero han podido volver a sus casas sobre las 4.00 horas.

Los vecinos de la víctima coincidieron en calificarla como una "mujer muy buena" y aseguraron desconocer las causas que provocaron el siniestro. Lorenza, que reside en el bloque de enfrente a la fallecida, explicó que "sobre las tres de la mañana" se despertó y vio la vivienda "toda llena de luces" y que minutos después llegaron al edificio "médicos y más de 30 bomberos", que, según dijo, "han estado trabajando hasta las cinco o más".

Esta vecina sostuvo que ayer, tras venir de comprar, se encontró con la fallecida y con su hermana, que residen en el mismo barrio, y aclaró que la familia vive en la zona desde hace "muchísimos años".

Por su parte, Victoriano Martín, que vive en la misma plaza, dijo haberse enterado del fallecimiento de su vecina "esta misma mañana", después de dar un paseo por el barrio y calificó a la fallecida como "una mujer muy mayor y muy buena", con cuya familia "nunca ha habido un problema".