Estas son las 29 nuevas estaciones del metro de Madrid que tendrán tornos abiertos

Torno de acceso al Metro
Torno de acceso al Metro |Telemadrid

Metro de Madrid ha decidido extender la prueba piloto de pasos de acceso abiertos a 29 nuevas estaciones de la red del suburbano entre finales de 2018 y el primer trimestre de 2019, por lo que este modelo llegará hasta 33 estaciones.

La iniciativa de instalar pasos de acceso abiertos en Metro de Madrid arrancó el pasado mes de febrero con una prueba piloto en la estación de Alsacia, tanto para entrar como para salir de la estación.

Ante el "éxito" de la acción, explican a Europa Press fuentes de Metro en relación a la información adelantada por el diario El Mundo, a finales de marzo de 2018 se continuó con las pruebas en otras tres estaciones de distintas características, Pacífico, Lavapiés y Feria de Madrid.

Con ello se pretendía continuar evaluando cómo reaccionaban los viajeros y recopilar "más referencias" y datos de este sistema en diferentes situaciones.

De hecho, estas pruebas piloto se han realizado en estaciones "con mucha y poca demanda" y también con "afluencia masiva" en algunas ocasiones, como es el caso de la estación de Feria de Madrid, cuando en Ifema se realizan ferias que suponen muchos asistentes.

Después de varios meses de pruebas y un resultado positivo, se ha decidido ampliar la experiencia a otras 29 estaciones del suburbano. En concreto las estaciones afectadas serán las siguientes: Avenida de Guadalajara, La Almudena, Las Rosas, Delicias, Palos de la Frontera, Alameda de Osuna, Almendrales, Canillejas, San Fermín - Orcasur, El Capricho, Villaverde Bajo - Cruce, Manoteras, Ciudad de los Angeles, Hortaleza, Valdeacederas, Arganzuela - Planetario, Carpetana, Valdecarros, La Gavia, La Elipa, San Cristóbal, Las Suertes, Bambú, Pinar del Rey, La Peseta, Aviación Española, Carabanchel Alto, San Francisco y Mirasierra.

Ventajas

Con esta medida, Metro de Madrid busca mejorar la "fluidez" de los viajeros en las estaciones, ya que pueden pasar sin tener que esperar a que se abran las puertas, lo cual supone un ahorro en la espera y el paso más rápido de viajeros, sobre todo en momentos de gran afluencia. Además, esta medida supone un "ahorro" en el mantenimiento, ya que las puertas son algunos de los elementos que más se usan de toda la red: se ha calculado que la actividad de las puertas se puede llegar a reducir en un 75%. Este sistema también repercute en el consumo energético, ya que las puertas no necesitan de energía para abrirse y cerrarse constantemente.