Tres detenidos por doce delitos de robo en viviendas de Toledo y Madrid

Agentes de la Guardia Civil
Agentes de la Guardia Civil |Guardia Civil

La Guardia Civil ha detenido a tres personas -dos hombres y una mujer- por doce delitos de robo cometidos en viviendas situadas en distintas urbanizaciones de Toledo y en los municipios madrileños de Torrejón de Ardoz, Guardarrama y Arroyomolinos.

Según informa este jueves la Guardia Civil, la investigación denominada operación "Cachaco" se abrió tras detectar un aumento de delitos robo con fuerza en las cosas, cometidos en viviendas ubicadas en urbanizaciones de las localidades de Bargas y Toledo.

Actuaban en horario matinal

Los agentes comprobaron que los delincuentes actuaban de una forma organizada y en horario matinal tras comprobar que los propietarios no se encontraban casa, y para entrar forzaban alguna puerta o ventana.

Se desplazaban utilizando hasta tres vehículos, propiedad de terceras personas, con el fin de dificultar la labor policial en caso de ser detectados, y después recorrían a pie la zona para seleccionar la vivienda.Uno de ellos se quedaba a la entrada de la calle haciendo labores de vigilancia mientras que el otro delincuente forzaba el acceso y sustraía efectos fácilmente manejables como dinero, joyas o material informático.

Se hacían pasar por operarios de alguna empresa de servicios

Si eran sorprendidos por algún vecino o por el mismo propietario, se hacían pasar por operarios de alguna empresa de servicios.

La Guardia Civil comprobó que se estaban produciendo robos de este tipo en varias poblaciones de las provincias de Toledo y Madrid, y logró identificar a estos dos delincuentes, que residían en las localidades toledanas de Recas, donde uno de ellos había ocupado la vivienda de forma ilícita, y en Lominchar.

También se logró la identidad de una tercera persona, pareja sentimental de uno de los anteriores y encargada de vender las joyas en tiendas de compro-oro ubicadas en la provincia de Madrid.

Una vez analizados todos los datos, la Guardia Civil realizó un registro domiciliario en Recas, donde se intervinieron numerosos efectos procedentes de los robos y se detuvo a los dos hombres en sus respectivos domicilios, mientras que la mujer fue detenida unos días después.

La Guardia Civil ha puesto a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Toledo a estos tres delincuentes como autores de 12 delitos de robo con fuerza en las cosas cometidos en localidades de Toledo -Bargas, Magán, Toledo, Nambroca, Argés, Illescas y Esquivias-, y en los municipios madrileños de Torrejón de Ardoz, Guardarrama y Arroyomolinos, y no descarta el esclarecimiento de más hechos delictivos de estas características.