Un conductor de CC.OO del Metro que filtró un supuesto examen, reconoce el montaje

Un conductor del Metro madrileño afiliado a Comisiones Obreras ha confesado ser el autor de la falsa filtración de los exámenes de conductores del metro del pasado fin de semana. Ha reconocido que la prueba psicotécnica que colgó en las redes sociales, no era el que se hizo en las pruebas del domingo.

El denunciante de la supuesta filtración de los exámenes para maquinista de Metro (con la cuenta de twitter voeljediebass) reconoció este jueves, firmando por escrito un acta ante la dirección de la empresa, que las imágenes que publicó en Twitter no eran de los exámenes que se realizaron el pasado fin de semana para cubrir las 360 nuevas plazas de maquinista de Metro y que todo fue un montaje.

Según informó Metro en una nota, se trata de un trabajador de la compañía que ha reconocido que esas imágenes las rescató de Internet y las publicó en un tweet con un comentario añadido: "¿Filtrando las respuestas de los exámenes?".

Además, el trabajador ha ratificado que esa imagen, la primera que apareció en Internet sobre este asunto, la publicó a las 17.41 horas del domingo, cuando ya había terminado el último turno de exámenes, y no a las 8.41 horas, como se comentó posteriormente en redes y se publicó en algún medio de comunicación.

La imagen se convirtió en viral rápidamente y el trabajador de Metro decidió borrar el tweet, ya que él nunca tuvo acceso a esas pruebas ni encontró ningún rastro de las pruebas que se habían realizado durante el fin de semana en Internet.

El mismo trabajador, según ha reconocido, publicó al día siguiente en Facebook que siendo el responsable del tuit publicado a las 17.41 horas del domingo, las imágenes no valen como prueba para impugnar ninguna parte del proceso.

Además, admite que la última prueba se realizó el domingo 10 de enero a las 15.00 horas, por lo que "mientras no tenga algo que fuera anterior y coincidiera con el horario de examen mis imágenes no son válidas".

El trabajador de Metro así lo ha confirmado hoy ante la Dirección de Recursos Humanos de la compañía. La empresa ha abierto un expediente informativo para aclarar lo ocurrido y también está estudiando posibles medidas legales al respecto.

"La empresa ratifica por tanto que el proceso se ha desarrollado correctamente, sin anomalías ni irregularidades, y que se ha garantizado en todo momento la igualdad de oportunidades para los miles de aspirantes que se presentaron a cubrir las 360 plazas de maquinistas", indica la nota.

Metro "se ratifica por tanto en que ninguno de los aspirantes pudo tener acceso a las preguntas con anterioridad a la celebración del examen, y que todas las informaciones aparecidas en Internet acerca de la supuesta filtración e irregularidades son absolutamente falsas".

Mañana, viernes, se harán públicos los resultados del examen y la compañía continuará con las siguientes fases del proceso de selección, que culminará con la incorporación de estos maquinistas a la compañía a partir del próximo mes de junio.

Desde CCOO, sindicato al que está afiliado ese trabajador, el secretario general de Metro de Madrid, Juan Carlos de la Cruz, ha confirmado que el empleado ha reconocido que colgó el mensaje en Twitter, pero ha asegurado que el empleado ha demostrado ante la empresa que él "lo cogió de otro correo".

"Le quieren cargar el mochuelo a una persona que es una más de los que han colgado el examen y él en ningún momento ha admitido que esté en su origen", ha añadido De la Cruz.