El centro de Madrid se prepara para las restricciones al tráfico

Área Restringida en el centro
Área Restringida en el centro

Las normas de entrada a la futura área de acceso restringido de prioridad residencial y bajas emisiones 'Madrid Central' se fijarán en septiembre y en noviembre entrarán en vigor.

Está previsto que el Pleno del Ayuntamiento de la capital apruebe a finales de septiembre la norma que regulará el régimen de gestión y el calendario de implantación de 'Madrid Central'.

Durante dos meses, agentes de la Policía Municipal y de Movilidad informarán a los conductores, pero no los multarán por acceder indebidamente a esta zona de bajas emisiones, según fuentes del Consistorio madrileño.

Con posterioridad, el control será automático, mediante cámaras, con el apoyo puntual de agentes municipales, y el incumplimiento de las normas de acceso estará regulado por la legislación estatal vigente, así como por la ordenanza de movilidad sostenible.

En principio, las multas, según las mismas fuentes, serán iguales a las actuales, de manera que el acceso indebido a Madrid Central acarreará una sanción leve, por un importe de 90 euros, que se podrá reducir a la mitad, en el caso de pago voluntario en el plazo de los veinte días naturales a partir del día siguiente al de la recepción de la notificación.

El Ayuntamiento de Madrid ha comenzado a instalar la señalización vertical en las vías de acceso al perímetro de 'Madrid Central', unos trabajos que consisten en la instalación de 61 placas informativas y que se prolongarán hasta la primera quincena de septiembre.

El pasado mes de julio ya se pintó sobre la calzada una línea roja de 10 kilómetros delimitando el perímetro de la zona, así como 57 pictogramas con el logotipo en las calles de acceso.

'Madrid Central' será un área de acceso restringido de prioridad residencial y bajas emisiones con una superficie de 472 hectáreas, el doble que las cuatro áreas de prioridad residencial actuales.

Cuando se implante 'Madrid Central', las cuatro áreas de prioridad residencial existentes en estos momentos (Letras, Cortes, Embajadores y Ópera) se integrarán en la nueva zona de bajas emisiones, que casi coincidirá con los límites del distrito Centro.

Su puesta en marcha evitará un 37 por ciento de los kilómetros recorridos actuales y un 40 por ciento de las emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2).

Sólo podrán circular los residentes y sus invitados (un máximo de 20 al mes), el transporte público, servicios sanitarios, vehículos industriales, de reparto con permiso, las personas con movilidad reducida, los titulares de plazas de garaje, los profesionales con limitaciones y vehículos con etiqueta ambiental cero y eco.

Los que tengan etiquetas B o C solo podrán entrar para aparcar en un garaje privado, reserva o aparcamiento de uso público.

El acceso a 'Madrid Central' mediante el transporte público está garantizado por seis líneas de Metro (1 a 5 y 10), así como diversas líneas de Renfe y Cercanías (Sol, Atocha, Embajadores y Recoletos).